lunes, 15 de mayo de 2017

Palestina, un pueblo sin hogar

Danilo Antón  

Es el 69 aniversario de la "naqba", la "catástrofe", ocurrida en 1948, año en que los palestinos perdieron su país y pasaron a ser una población dependiente y discriminada. 

Un pueblo sin hogar, consecuencia de los acuerdos geopolíticos de las principales potencias occidentales durante la posguerra, y del apoyo masivo tanto económico como militar de los EEUU. De estos acuerdos, surgió al estado de Israel que se instaló en Palestina desplazando al pueblo que lo ocupaba desde hacía decenas de generaciones. La "catástrofe" todavía continúa ante la indiferencia internacional.

Un poco de historia demográfica de Palestina

En 1922 la población de Palestina era predominantemente árabe. Se estima que Palestina estaba poblada por unos 750,000 habitantes. Aproximadamente un 88 % eran árabes, de los cuales 10% eran cristianos y 78% musulmanes. La comunidad judía estaba integrada solamente por 12 %.

En 1931 la población había crecido a 1 millón de habitantes. De ellos los árabes eran 85%, (musulmanes 76 %, cristianos 9%) y la comunidad judía había aumentado a un 17%.
Inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial, previa a la primera guerra judío-árabe, en Palestina y a la instalación del estado de Israel, la población de Palestina ascendía a 2 millones de habitantes de los cuales 60% eran musulmanes, 7% cristianos y 30% judíos.
Luego de varios décadas de enfrentamientos entre árabes e israelíes, todo el territorio de Palestina pasó a estar controlado directa o indirectamente por el estado Israelí. 

En la actualidad la población total bajo dominio israelí es de más de 11 millones. En territorio israelí propiamente dicho viven 6,400,000 judíos y 1,800,000 árabes. En la Banda Occidental del Jordán habitan 2,800,000 árabes y 370,000 colonos judíos. En Gaza hay 1,850,000 personas, prácticamente todos árabes. En total en el conglomerado tutelado por Israel hay unos 6,800,000 judíos (incluyendo los colonos en la Banda Occidental) y 6,450,000 árabes.
Además la ocupación israelí de Palestina generó campos de refugiados y comunidades palestinas dando lugar a una diáspora palestina de más de 5 millones en campos de refugiados en los países vecinos a Palestina, y en colonias de palestinos en el resto del mundo.
En total, los palestinos son unos 12 millones. De ellos, algo más de la mitad todavía están en el territorio de la antigua Palestina hoy ocupado o controlado por Israel.

El futuro

Para el Estado de Israel no será fácil culminar la tarea de eliminar completamente la población árabe de la antigua Palestina, incluyendo el territorio oficialmente gobernado por Israel.
Más de 6 millones de palestinos viven un vida cotidiana de controles, restricciones, discriminación, explotación económica, y cuando es necesario represión, prisión y muerte.
El pueblo palestino perdió la mayor parte de las tierras tradicionales y está en camino de perder las restantes.
Pero este proceso no parece sostenible. Puede ocurrir que el Estado de Israel y quienes lo apoyan en los EEUU, Europa y otras partes del mundo, no puedan evitar que esta situación de apartheid descarado puede continuar demasiado tiempo.
Una parte importante de las comunidades judías de Israel y otras partes del mundo, que conservan las memorias del apartheid nazi, están comenzando a reconocer que esta situación es inaceptable.
Seguramente la principal vulnerabilidad del Estado de Israel no es ni militar ni económica, sino de carácter ético, que tarde o temprano se va a expresar en los desarrollos políticos del futuro.   
D.A.


No hay comentarios: