viernes, 23 de septiembre de 2016


Tierras de Pocas Lluvias y Mucha Sangre. 


Un análisis del drama que están viviendo varios países del Medio Oriente. Bombardeos, destrucción, muerte, pobreza, cientos de miles de refugiados. ¿Cual es la razón histórica de esta tragedia?. ¿Que rol cumplen las potencias? En el libro se plantean respuestas para estas interrogantes. 
Sale el 10/10. Se reserva en dantonster@gmail.com

domingo, 18 de septiembre de 2016



Las guerra son crueles y siempre lo fueron


En las "Tierras de Pocas Lluvias" del Medio Oriente para controlar a los pueblos se utilizaron muchos métodos, pero el más común fue la guerra y el dominio por la fuerza.
El objetivo de la guerra es causar daño al enemigo para derrotarlo. Para ello se requiere, matar, destruir, si fuera posible, aniquilar las fuerzas oponentes y sus bastiones principales.
En los 5,000 años de historia del Medio Oriente hubo cientos de guerras, decenas de miles de batallas, cientos de millones de muertos, innumerables obras humanas destruidas, sociedades enteras eliminadas, culturas excluidas, emigraciones en masa, limpiezas étnicas, esclavitud, torturas sistemáticas.
No consideremos que las sociedades del Medio Oriente son peores que otras sociedades que hay en el mundo. Tan solo son más antiguas, y por tanto tuvieron más tiempo para desarrollar el expansionismo estatal y el imperialismo, expresados en sus múltiples formas.
Tampoco debemos olvidar que durante mucho tiempo y en múltiples ocasiones, las sociedades del Medio Oriente fueron víctimas del expansionismo y el imperialismo de potencias externas. En los últimos siglos estas agresiones fueron muy frecuentes. Las potencias de Europa Occidental, la Rusia zarista y más tarde soviética, los Estados Unidos, comenzaron a intervenir en el Medio Oriente con el fin de apoderarse de sus recursos. Para ello aprovecharon las disensiones internas, que ya existían, en su propio beneficio. Promovieron las luchas sectarias, cristianos contra musulmanes, musulmanes contra judíos, chiitas contra sunitas. Las guerras de Afganistán e Irak en la primera década del siglo XXI (que todavía siguen) y la guerra de Siria, desatadas por los Estados Unidos y sus aliados con variadas excusas, y a partir de las contradicciones existentes, desencadenaron fuerzas de odio y agresión que llevaron a matanzas y destrucción en esos países. A ello se agregó la intervención política y militar de Rusia que tiene sus propios intereses en la región medio-oriental. Las potencias externas inyectaron armamentos, cada vez más mortíferos, que multiplicaron la muerte y la destrucción.
El precio es la sangre vertida por los pueblos que ya no pueden trabajar, relacionarse pacíficamente o vivir vidas productivas y armoniosas. Solo queda la muerte, la destrucción, la emigración.
En fin, en las Tierras de Pocas Lluvias sigue habiendo mucha sangre derramada.
Del libro "Las Tierras de Pocas Lluvias y Mucha Sangre, de D.Antón, Piriguazú Ediciones.
Reflexiones acerca de la guerra en Irak y la aparición del Estado Islámico (ISIS)

Danilo Antón
La situación en el norte de Iraq es extremadamente compleja. Al noreste predomina la población de origen kurdo. El Kurdistán iraquì está constituido por unos 8 millones de habitantes en 78,000 km2 con capital en la ciudad de Erbil que posee 1.5 millones de habitantes. La mayoría de esta población es bilingüe en idioma kurdo y árabe. También se hablan el arameo (neo-arameo asirio), el turkomano y el armenio por sus respectivas comunidades.
El Islam de afiliación sunita es la principal religión con escasa expresión de los musulmanes shiitas (que son mayoría en el sur de Iraq). Existen otros grupos religiosos de diversa importancia. Los  asirios de lengua aramea (unas  80,000 personas) son cristianos, los yezidis,  que étnicamente son kurdos pero no son musulmanes (estimados en unos 500,000) tienen su propia religión que se emparenta con el antiguo zoroastrismo persa.
Para hacer más compleja la situación se estima que el Kurdistán iraquí contiene vastos yacimientos de hidrocarburos (por lo menos 45,000 millones de barriles) que lo hacen la sexta reserva petrolífera del mundo. Varias compañías han firmado acuerdos con el gobierno kurdo (generalmente con oposición de Bagdad) entre ellas Exxon, Total, Chevron, Talisman, GenEnergy, Hunt Oil, Gulf Keystone Petroleum y Marathon Oil. La extracción efectiva bajo control kurdo comenzó en el año 2007. Debido a su poder económico y posición geopolítica el estado kurdo (que no es reconocido internacionalmente) en los hechos está funcionando como tal.
El sector noroccidental de Iraq (fuera del Kurdistán) constituido por zonas montañosas y áridas está atravesado por el río Tigris cuyos sedimentos dan lugar a las principales tierras agrícolas. La población de esta zona es predominantemente sunita con pequeñas minorías shiitas, asirio-cristianas y yazidis. La principal ciudad de este sector es Mosul con más de 1.5 millones de habitantes.
Las sucesivas guerras en Iraq, la invasión de los EEUU, el derrocamiento y la muerte de Saddam Hussein, dieron lugar a una profunda  inestabilidad desencadenando contradicciones que estaban controladas durante la dictadura d Hussein.
Los kurdos aprovecharon la situación creando una zona controlada (con el apoyo de los EEUU e intereses petroleros) que prácticamente se ha transformado en un estado independiente.
Por otro lado la continua intervención militar, política y cultural de las potencias occidentales en Medio Oriente llevó a una reacción enérgica de los sectores radicales del Islam, en particular los iraquís y los sirios sunitas, que los llevó a conectarse con los grupos violentistas de Al Qaeda. De esta alianza surgió un movimiento ultra-radical que busca construir un estado islámico (que llaman “califato”) el E.I, en el norte de Iraq y Siria  Este grupo es extremadamente fundamentalista, cargado de un proselitismo autoritario que busca convertir por las buenas o por las malas a los grupos no-islámicos. Estas comunidades (principalmente asirio-cristianas y yasidís) que han logrado conservar sus religiones por muchos siglos no se convierten al Islam fácilmente. En los hechos la estrategia de forzar la conversión llevó a medidas de extrema crueldad con estas poblaciones. No se conocen los detalles de estos atropellos y hay imágenes perturbadoras que han aparecido en los medios. Aùn restando las exageraciones que pueda haber, es claro que EI está violando sistemáticamente los derechos humanos de los asirio-cristianos y yasidís y probablemente de las comunidades kurdas en el territorio que controlan. La única fuerza capaz de detener este avance del EI parece ser el ejército kurdo de los peshmergas. Con el apoyo de EEUU y países europeos occidentales los kurdos han recuperado parte de las àreas previamente bajo poder del EI. La complejidad de la situación hace difícil pronunciarse en forma definitiva. Sin embargo no cabe duda que hay dos causas étnico-religiosas que merecen respeto:  la sobrevivencia de los grupos minoritarios religiosos y el derecho de los kurdos de tener su propio estado. El Estado Islámico,  por el contrario, representa la reacción desaforada, discriminadora y fundamentalista a los cambios culturales y políticos que se han dado en la región iraquí.Reflexiones acerca de la guerra en Irak y la aparición del Estado Islámico (ISIS)

La situación en el norte de Iraq es extremadamente compleja. Al noreste predomina la población de origen kurdo. El Kurdistán iraquì está constituido por unos 8 millones de habitantes en 78,000 km2 con capital en la ciudad de Erbil que posee 1.5 millones de habitantes. La mayoría de esta población es bilingüe en idioma kurdo y árabe. También se hablan el arameo (neo-arameo asirio), el turkomano y el armenio por sus respectivas comunidades.
El Islam de afiliación sunita es la principal religión con escasa expresión de los musulmanes shiitas (que son mayoría en el sur de Iraq). Existen otros grupos religiosos de diversa importancia. Los  asirios de lengua aramea (unas  80,000 personas) son cristianos, los yezidis,  que étnicamente son kurdos pero no son musulmanes (estimados en unos 500,000) tienen su propia religión que se emparenta con el antiguo zoroastrismo persa.
Para hacer más compleja la situación se estima que el Kurdistán iraquí contiene vastos yacimientos de hidrocarburos (por lo menos 45,000 millones de barriles) que lo hacen la sexta reserva petrolífera del mundo. Varias compañías han firmado acuerdos con el gobierno kurdo (generalmente con oposición de Bagdad) entre ellas Exxon, Total, Chevron, Talisman, GenEnergy, Hunt Oil, Gulf Keystone Petroleum y Marathon Oil. La extracción efectiva bajo control kurdo comenzó en el año 2007. Debido a su poder económico y posición geopolítica el estado kurdo (que no es reconocido internacionalmente) en los hechos está funcionando como tal.
El sector noroccidental de Iraq (fuera del Kurdistán) constituido por zonas montañosas y áridas está atravesado por el río Tigris cuyos sedimentos dan lugar a las principales tierras agrícolas. La población de esta zona es predominantemente sunita con pequeñas minorías shiitas, asirio-cristianas y yazidis. La principal ciudad de este sector es Mosul con más de 1.5 millones de habitantes.
Las sucesivas guerras en Iraq, la invasión de los EEUU, el derrocamiento y la muerte de Saddam Hussein, dieron lugar a una profunda  inestabilidad desencadenando contradicciones que estaban controladas durante la dictadura d Hussein.
Los kurdos aprovecharon la situación creando una zona controlada (con el apoyo de los EEUU e intereses petroleros) que prácticamente se ha transformado en un estado independiente.
Por otro lado la continua intervención militar, política y cultural de las potencias occidentales en Medio Oriente llevó a una reacción enérgica de los sectores radicales del Islam, en particular los iraquís y los sirios sunitas, que los llevó a conectarse con los grupos violentistas de Al Qaeda. De esta alianza surgió un movimiento ultra-radical que busca construir un estado islámico (que llaman “califato”) el E.I, en el norte de Iraq y Siria  Este grupo es extremadamente fundamentalista, cargado de un proselitismo autoritario que busca convertir por las buenas o por las malas a los grupos no-islámicos. Estas comunidades (principalmente asirio-cristianas y yasidís) que han logrado conservar sus religiones por muchos siglos no se convierten al Islam fácilmente. En los hechos la estrategia de forzar la conversión llevó a medidas de extrema crueldad con estas poblaciones. No se conocen los detalles de estos atropellos y hay imágenes perturbadoras que han aparecido en los medios. Aùn restando las exageraciones que pueda haber, es claro que EI está violando sistemáticamente los derechos humanos de los asirio-cristianos y yasidís y probablemente de las comunidades kurdas en el territorio que controlan. La única fuerza capaz de detener este avance del EI parece ser el ejército kurdo de los peshmergas. Con el apoyo de EEUU y países europeos occidentales los kurdos han recuperado parte de las àreas previamente bajo poder del EI. La complejidad de la situación hace difícil pronunciarse en forma definitiva. Sin embargo no cabe duda que hay dos causas étnico-religiosas que merecen respeto:  la sobrevivencia de los grupos minoritarios religiosos y el derecho de los kurdos de tener su propio estado. Para que ello ocurra las comunidades kurdas se han comprometido íntegramente en la lucha autonomista. En particular, se hacen notar las brigadas femeninas peshmergas que combaten a la par de los hombres defendiendo los derechos de su pueblo. Este hecho, en sociedades violentamente patriarcales, muestra un aspecto social, político y militar que llama la atención y permite abrigar esperanzas de que en el futuro esta situación discriminatoria puede empezar a cambiar.  El Estado Islámico,  por el contrario, representa la reacción desaforada, discriminadora y fundamentalista a los cambios culturales y políticos que se han dado en la región iraquí.
En esta complejidad política, religiosa y cultural no caben maniqueísmos simples y esquemáticos. Solo podemos esperar que el desarrollo de la situación lleve a que los diferentes pueblos del norte iraquí sean respetados en sus culturas y religiones  más allá de los intereses geopolíticos y económicos en juego.
En esta complejidad política, religiosa y cultural no caben maniqueísmos simples y esquemáticos. Solo podemos esperar que el desarrollo de la situación lleve a que los diferentes pueblos del norte iraquí sean respetados en sus culturas y religiones  más allá de los intereses geopolíticos y económicos en juego.

Reflexiones acerca de la guerra en Irak y la aparición del Estado Islámico (ISIS)

Danilo Antón
La situación en el norte de Iraq es extremadamente compleja. Al noreste predomina la población de origen kurdo. El Kurdistán iraquì está constituido por unos 8 millones de habitantes en 78,000 km2 con capital en la ciudad de Erbil que posee 1.5 millones de habitantes. La mayoría de esta población es bilingüe en idioma kurdo y árabe. También se hablan el arameo (neo-arameo asirio), el turkomano y el armenio por sus respectivas comunidades.
El Islam de afiliación sunita es la principal religión con escasa expresión de los musulmanes shiitas (que son mayoría en el sur de Iraq). Existen otros grupos religiosos de diversa importancia. Los  asirios de lengua aramea (unas  80,000 personas) son cristianos, los yezidis,  que étnicamente son kurdos pero no son musulmanes (estimados en unos 500,000) tienen su propia religión que se emparenta con el antiguo zoroastrismo persa.
Para hacer más compleja la situación se estima que el Kurdistán iraquí contiene vastos yacimientos de hidrocarburos (por lo menos 45,000 millones de barriles) que lo hacen la sexta reserva petrolífera del mundo. Varias compañías han firmado acuerdos con el gobierno kurdo (generalmente con oposición de Bagdad) entre ellas Exxon, Total, Chevron, Talisman, GenEnergy, Hunt Oil, Gulf Keystone Petroleum y Marathon Oil. La extracción efectiva bajo control kurdo comenzó en el año 2007. Debido a su poder económico y posición geopolítica el estado kurdo (que no es reconocido internacionalmente) en los hechos está funcionando como tal.
El sector noroccidental de Iraq (fuera del Kurdistán) constituido por zonas montañosas y áridas está atravesado por el río Tigris cuyos sedimentos dan lugar a las principales tierras agrícolas. La población de esta zona es predominantemente sunita con pequeñas minorías shiitas, asirio-cristianas y yazidis. La principal ciudad de este sector es Mosul con más de 1.5 millones de habitantes.
Las sucesivas guerras en Iraq, la invasión de los EEUU, el derrocamiento y la muerte de Saddam Hussein, dieron lugar a una profunda  inestabilidad desencadenando contradicciones que estaban controladas durante la dictadura d Hussein.
Los kurdos aprovecharon la situación creando una zona controlada (con el apoyo de los EEUU e intereses petroleros) que prácticamente se ha transformado en un estado independiente.
Por otro lado la continua intervención militar, política y cultural de las potencias occidentales en Medio Oriente llevó a una reacción enérgica de los sectores radicales del Islam, en particular los iraquís y los sirios sunitas, que los llevó a conectarse con los grupos violentistas de Al Qaeda. De esta alianza surgió un movimiento ultra-radical que busca construir un estado islámico (que llaman “califato”) el E.I, en el norte de Iraq y Siria  Este grupo es extremadamente fundamentalista, cargado de un proselitismo autoritario que busca convertir por las buenas o por las malas a los grupos no-islámicos. Estas comunidades (principalmente asirio-cristianas y yasidís) que han logrado conservar sus religiones por muchos siglos no se convierten al Islam fácilmente. En los hechos la estrategia de forzar la conversión llevó a medidas de extrema crueldad con estas poblaciones. No se conocen los detalles de estos atropellos y hay imágenes perturbadoras que han aparecido en los medios. Aùn restando las exageraciones que pueda haber, es claro que EI está violando sistemáticamente los derechos humanos de los asirio-cristianos y yasidís y probablemente de las comunidades kurdas en el territorio que controlan. La única fuerza capaz de detener este avance del EI parece ser el ejército kurdo de los peshmergas. Con el apoyo de EEUU y países europeos occidentales los kurdos han recuperado parte de las àreas previamente bajo poder del EI. La complejidad de la situación hace difícil pronunciarse en forma definitiva. Sin embargo no cabe duda que hay dos causas étnico-religiosas que merecen respeto:  la sobrevivencia de los grupos minoritarios religiosos y el derecho de los kurdos de tener su propio estado. El Estado Islámico,  por el contrario, representa la reacción desaforada, discriminadora y fundamentalista a los cambios culturales y políticos que se han dado en la región iraquí.Reflexiones acerca de la guerra en Irak y la aparición del Estado Islámico (ISIS)

La situación en el norte de Iraq es extremadamente compleja. Al noreste predomina la población de origen kurdo. El Kurdistán iraquì está constituido por unos 8 millones de habitantes en 78,000 km2 con capital en la ciudad de Erbil que posee 1.5 millones de habitantes. La mayoría de esta población es bilingüe en idioma kurdo y árabe. También se hablan el arameo (neo-arameo asirio), el turkomano y el armenio por sus respectivas comunidades.
El Islam de afiliación sunita es la principal religión con escasa expresión de los musulmanes shiitas (que son mayoría en el sur de Iraq). Existen otros grupos religiosos de diversa importancia. Los  asirios de lengua aramea (unas  80,000 personas) son cristianos, los yezidis,  que étnicamente son kurdos pero no son musulmanes (estimados en unos 500,000) tienen su propia religión que se emparenta con el antiguo zoroastrismo persa.
Para hacer más compleja la situación se estima que el Kurdistán iraquí contiene vastos yacimientos de hidrocarburos (por lo menos 45,000 millones de barriles) que lo hacen la sexta reserva petrolífera del mundo. Varias compañías han firmado acuerdos con el gobierno kurdo (generalmente con oposición de Bagdad) entre ellas Exxon, Total, Chevron, Talisman, GenEnergy, Hunt Oil, Gulf Keystone Petroleum y Marathon Oil. La extracción efectiva bajo control kurdo comenzó en el año 2007. Debido a su poder económico y posición geopolítica el estado kurdo (que no es reconocido internacionalmente) en los hechos está funcionando como tal.
El sector noroccidental de Iraq (fuera del Kurdistán) constituido por zonas montañosas y áridas está atravesado por el río Tigris cuyos sedimentos dan lugar a las principales tierras agrícolas. La población de esta zona es predominantemente sunita con pequeñas minorías shiitas, asirio-cristianas y yazidis. La principal ciudad de este sector es Mosul con más de 1.5 millones de habitantes.
Las sucesivas guerras en Iraq, la invasión de los EEUU, el derrocamiento y la muerte de Saddam Hussein, dieron lugar a una profunda  inestabilidad desencadenando contradicciones que estaban controladas durante la dictadura d Hussein.
Los kurdos aprovecharon la situación creando una zona controlada (con el apoyo de los EEUU e intereses petroleros) que prácticamente se ha transformado en un estado independiente.
Por otro lado la continua intervención militar, política y cultural de las potencias occidentales en Medio Oriente llevó a una reacción enérgica de los sectores radicales del Islam, en particular los iraquís y los sirios sunitas, que los llevó a conectarse con los grupos violentistas de Al Qaeda. De esta alianza surgió un movimiento ultra-radical que busca construir un estado islámico (que llaman “califato”) el E.I, en el norte de Iraq y Siria  Este grupo es extremadamente fundamentalista, cargado de un proselitismo autoritario que busca convertir por las buenas o por las malas a los grupos no-islámicos. Estas comunidades (principalmente asirio-cristianas y yasidís) que han logrado conservar sus religiones por muchos siglos no se convierten al Islam fácilmente. En los hechos la estrategia de forzar la conversión llevó a medidas de extrema crueldad con estas poblaciones. No se conocen los detalles de estos atropellos y hay imágenes perturbadoras que han aparecido en los medios. Aùn restando las exageraciones que pueda haber, es claro que EI está violando sistemáticamente los derechos humanos de los asirio-cristianos y yasidís y probablemente de las comunidades kurdas en el territorio que controlan. La única fuerza capaz de detener este avance del EI parece ser el ejército kurdo de los peshmergas. Con el apoyo de EEUU y países europeos occidentales los kurdos han recuperado parte de las àreas previamente bajo poder del EI. La complejidad de la situación hace difícil pronunciarse en forma definitiva. Sin embargo no cabe duda que hay dos causas étnico-religiosas que merecen respeto:  la sobrevivencia de los grupos minoritarios religiosos y el derecho de los kurdos de tener su propio estado. Para que ello ocurra las comunidades kurdas se han comprometido íntegramente en la lucha autonomista. En particular, se hacen notar las brigadas femeninas peshmergas que combaten a la par de los hombres defendiendo los derechos de su pueblo. Este hecho, en sociedades violentamente patriarcales, muestra un aspecto social, político y militar que llama la atención y permite abrigar esperanzas de que en el futuro esta situación discriminatoria puede empezar a cambiar.  El Estado Islámico,  por el contrario, representa la reacción desaforada, discriminadora y fundamentalista a los cambios culturales y políticos que se han dado en la región iraquí.
En esta complejidad política, religiosa y cultural no caben maniqueísmos simples y esquemáticos. Solo podemos esperar que el desarrollo de la situación lleve a que los diferentes pueblos del norte iraquí sean respetados en sus culturas y religiones  más allá de los intereses geopolíticos y económicos en juego.
En esta complejidad política, religiosa y cultural no caben maniqueísmos simples y esquemáticos. Solo podemos esperar que el desarrollo de la situación lleve a que los diferentes pueblos del norte iraquí sean respetados en sus culturas y religiones  más allá de los intereses geopolíticos y económicos en juego.

jueves, 15 de septiembre de 2016


Nuevo libro

Estoy publicando un libro con todos mis artículos sobre el Medio Oriente. Saldrá a fin de octubre su título es:
TIERRAS DE POCA LLUVIA Y MUCHA SANGRE
Medio Oriente: una historia de guerras, oraciones y sufrimiento
Será una edición limitada. Quienes deseen obtenerlo comunicarse con dantonster@gmail.com





Judaismo, Cristianismo e Islam
Danilo Antón
Las religiones monoteístas de Medio Oriente y la búsqueda del poder por cualquier medio (reflexiones)
Estas reflexiones tan solo buscan mostrar algunos aspectos de las religiones monoteístas organizadas que prácticamente desde su comienzo fueron utilizadas como herramientas para obtener y conservar el poder y para lograr el control de los territorios, los recursos, las sociedades y las mentes.
En los países del Oriente Medio surgieron algunas de las religiones más importantes, desde el punto de vista del número de creyentes y su influencia en la geografía política y social de esas naciones.
El judaísmo surgió como un conjunto de tradiciones, al principio trasmitidas por vía oral, que narran la historia legendaria de un pueblo influida por la intervención de un Dios único. Jehová (en hebreo יהוה transliterado YHWH). Esta historia está contenida en la Torah, un libro sagrado que contiene la narrativa fundacional del pueblo judío: sus pruebas y tribulaciones, y su pacto con su Dios, que consiste en seguir una forma de vida plasmado en un conjunto de obligaciones morales y religiosas y leyes civiles. Si bien el primer profeta (Abraham) habría vivido en el siglo XX AEC y el segundo profeta que recibió los mandamientos divinos en el siglo XII AC, La mayoría de los expertos bíblicos creen que la Torah fue efectivamente escrita entre los siglos VI y IV AEC, aunque algunos componentes pueden ser anteriores.
Por su parte, la segunda religión monoteísta que adquirió importancia históric
a, derivada del judaísmo, es el cristianismo. Se basa en las enseñanzas de un profeta, Jesús, cuya vida es narrada en un libro sagrado generalmente llamado Nuevo Testamento, que está constituido por cuatro evangelios
oficialmente autorizados o canónicos (Evangelios de Mateo, Marcos, Lucas y Juan). El cristianismo también incluye los libros sagrados del judaísmo, denominados genéricamente Antiguo Testamento. La existencia real de Jesús ha sido solamente confirmada por los diferentes Evangelios, no solo los oficiales, sino también varios otros que se han conservado o se conocen fragmentos, pero que no fueron reconocidos por las autoridades eclesiásticas. Según los historiadores bíblicos los evangelios fueron trasmitidos oralmente y solamente fueron escritos entre los años 65 y 100 DEC o sea más de 30 años después de la fecha en que habría sido crucificado Jesús.
Al igual que el judaísmo, el cristianismo basa su sistema religioso en la existencia de un solo Dios y la confirmación de la llegada del Mesías anunciado por los profetas del Antiguo Testamento, y cuya muerte permitiría redimir a la humanidad de sus pecados. Los libros incluyen enseñanzas morales trasmitidas por Jesús durante su vida.
El Islam, que también es una religión monoteísta, se desarrolló como religión en Arabia donde un profeta (Mahoma), considerado por sus fieles como enviado por Dios (Alá), predicó una fe basada en los antiguos libros judíos y cristianos a los que se agregó un nuevo mensaje último y definitivo, el Corán, que contiene las premisas fundamentales de la nueva religión. En él se establece que “No hay más Dios que Alá y Mahoma es su profeta. El Corán también define las obligaciones de los musulmanes (fieles del Islam) incluyendo los cinco pilares del Islam, profesión de fe, oraciones diarias, zakat (limosna), ayuno en el mes de ramadán y peregrinación a la Meca por lo menos una vez en la vida, y varias enseñanzas morales, muchas de las cuales están comprendidas en los otros libros sagrados (Antiguo y Nuevo Testamento) y relatos de la vida de los profetas anteriores principalmente Abraham, Moisés y Jesús. Al igual que la Torah y los Evangelios Cristianos, el Corán fue memorizado por los seguidores de Mahoma y solamente fue escrito o recopilado varios años más tarde. En definitiva las tres religiones monoteístas comenzaron siendo tradiciones orales y solo más tarde, algunos años, décadas o siglos después fueron registradas por escrito.
Los fieles de estas tres religiones son numerosos. Hay unos 2,000 millones de cristianos, 1,500 millones de musulmanes y 15 millones de judíos. Por esa razón, en gran medida, los pensamientos y acciones de muchas sociedades que abrazan estas fes están influidas directa o indirectamente por los mandatos morales, sociales o políticos cumplidos o no cumplidos de estas religiones.
Ahora bien, todas estas religiones son originarias del Medio Oriente (Palestina, Israel, Arabia) y desde sus comienzos se han disputado la adhesión de los pueblos de esa región. La historia del Medio Oriente es en gran medida la confrontación de grupos organizados que en nombre de estas religiones se enfrentaron en sucesivas guerras por el control de territorios, recursos y sociedades. En los hechos estas religiones fueron el motivo o la excusa de enfrentamientos sangrientos, muertes, violaciones, saqueos, torturas, intolerancia racial o religiosa, esclavización o limpiezas étnicas que comenzaron hace más de veinte siglos y todavía continúan hoy. No solo se han enfrentado violentamente estas tres religiones entre sí, sino también diferentes tendencias o sectas en estas religiones también lo han hecho.
Estos conceptos se refieren a las religiones organizadas, las diferentes iglesias, y sobre todo los estados y gobernantes que basan su poder en la religión. En ese sentido podemos considerar que las religiones monoteístas organizadas, prácticamente desde sus comienzos fueron utilizadas como herramientas para obtener y conservar el poder, y para mejor controlar los recursos, los territorios, las sociedades y las mentes.
Y todavía lo son.

miércoles, 14 de septiembre de 2016

2- Palestina            Serie Naciones y Estados

EL MUNDO:
Geografía, Historia y Algo Más

Capítulo 10

Danilo Antón
                                           Palestina (parte 2)


El lugar donde se desarrolló el reino judío de Salomón NO fue Palestina/ Israel sino Arabia

Gran parte de las descripciones e interpretaciones históricas relacionadas con el territorio tradicional Palestino y la antigua nación de Israel se basan en documentos religiosos, a menudo registrados por escrito muchos años después de ocurridos los hechos que relatan. Esto es así con la Tora judía, la Biblia cristiana y el Corán islámico. Muchos de los hechos que se afirman en dichos documentos religiosos no han podido ser confirmados por otras fuentes. En base a concienzudos estudios de la historia de las tierras de Palestina, Líbano, Siria y Arabia, el historiador libanés Kamel Salibi desarrolló algunas hipótesis sobre lo ocurrido en el primer milenio AC en esos países que consideramos importantes tener en cuenta al desarrollar la historia de Palestina..

El lugar donde se desarrolló en antiguo reino judío de Salomón según Salibi

Hay indicios que permiten deducir que las primeras religiones monoteístas del Medio Oriente, el judaísmo y el cristianismo no se originaron en lo que hoy se considera Palestina e Israel sino más bien en el corazón de Arabia, en las regiones de Hejaz, Asir y el vecino Nejd.  Del mismo modo se suele aceptar que la primitiva ciudad de Jerusalén, donde habitaron los reyes David y Salomón, cuya edad sería superior a 3,000 años, no es la misma población que fue reconocida como tal durante la época romana, en tiempos posteriores y hasta el día de hoy. Sobre este tema últimamente han aparecido opiniones discordes. Desde fines del siglo XX algunos autores notaron contradicciones entre los sitios mencionados en los libros sagrados judíos y cristianos y la toponimia contemporánea de Palestina e Israel. Del mismo modo hay similitudes curiosas entre  los nombres de los lugares bíblicos de la época salomónica y la nomenclatura geográfica de Arabia suroccidental y central.
Kamal.Salibi escribió en su blog: “Zion era la ciudad de David y subsecuentemente la capital de Salomón y los reyes de Juda que lo sucedieron, y estaba ubicada en las alturas montañosas de Qa’wat Siyan en las cercanías de Jerusalem. Estas Alturas de Rijal Alma, estaba al sur de las elevaciones que rodean la ciudad actual de Abha. Jerusalem estaba situada adyacente a este Zion en dirección norte”.[i]
Según Salibí los territorios montañosos de As-Surat se extienden a lo largo del borde occidental de Arabia, entre Yemen y Tabuk. Allí se ubicaría, según Salibi, el país natal de los patriarcas bíblicos. La hipótesis se basa en las repetidas inconsistencias de los diversos libros religiosos judíos y cristianos cuando se refieren a los paisajes geográficos recorridos por los profetas y a la falta de evidencias arqueológicas en Palestina, Siria, Iraq y Egipto que pudieran confirmarlos.
Salibi y otros autores llegaron a la conclusión polémica de que la tierra bíblica de Abraham, David y Salomón era Arabia, y arribaron a esta hipótesis con diferentes métodos de análisis e investigación.  Del mismo  modo consideraron que la antigua ciudad de Jerusalén, la que se menciona en los libros, también habría estado ubicada en la península arábiga. Jerusalén es un nombre judeo-cristiano que se refiere a una urbe que ha jugado un rol protagónico en la historia religiosa de los pueblos del Oriente Cercano. Según algunos autores quiere decir “casa de la paz” (jeru salem) o “casa de salem” (Dios del Sol poniente en las religiones semíticas).


.[i] Esta teoría introduciría cambios importantes en la historia, particularmente la historia religiosa de los países que hoy se llaman Palestina e Israel.         

domingo, 11 de septiembre de 2016

Artículos subidos en el blog sobre temas indígenas

1 Genocidio del pueblo kawésqar 
2 Un genocidio olvidado, la masacre de los nativos tasmanos 
3 El genocidio de los ache guayakí 
4 En el norte de Canadá
5 Los pueblos mayas en la actualidad
6 Declaración del pueblo mapuche
7 Reivindicando a los pueblos aborígenes
8 El genocidio continúa Los guaraní-kaiowa de Mato Grosso do Sul
9 OK es una palabra de origen indígena (Choctaw)
10 Los Menéndez y los Braun, terror de la Patagonia
11 LaNación Kaingang
12 La conquista del Chaco, un genocidio que todavía no termina
13 La expansión territorial de las elites criollas
14 Las naciones nativas del Río Uruguay medio e inferior Oriental
15 Los Chanáes, pueblos canoeros del Sur de América
16 La lengua chaná, un idioma que se resiste a morir
17 La Gran Nación tupi-guaraní
18 La planta de tabaco:reivindicando sus raíces históricas nativas y americanas
19 Un infierno en la tierra: Maranhão (Brasil) en el siglo XVII
Reivindicando al Padre Antonio Vieira
20 La destrucción de las verdaderas Utopías
21 Genocidio de la nación apache
22 América indígena, culturas y poblaciones saludables desarticuladas y eliminadas en poco tiempo
23 Europa está situada al este Los invasores llegaron de Oriente
24 Las indígenas NO son sujetos de derecho
25 Comunicación a distancia en América indígena Elhumo habla
26 El drama de los pueblos de la Patagonia y Tierra del Fuego exterminados
por los gobiernos criollos de Chile y Argentina:
27 Un genocidio actual, la agresión continua y cruel contra las comunidades kaioguá-guaranì
28 La nación Lakota se organiza
29 Los barbados invasores no son hijos de Wirakocha sino hijos del Diablo
30 El país más frío del mundo El mundo de los yakutos
31 América, la mayor biodiversidad natural y cultural del planeta
32 Una geografía ignorada
33 Influencia Quechua en el Idioma Español de las Américas
34 La mal llamada "guerra del desierto" Expansión argentina en territorios mapuches y tehuelches
35 Genocidio reciente en Argentina La conquista criolla del Chaco
36 La Serpiente Emplumada aún vive en México Quetzacoatl Los cielos de la serpiente emplumada
37 Muerte en las Minas de Plata El Diablo de las Minas en Potosí
38 Amerrique, la palabra
39 ¿Porqué América y no Columbia? 2
40 ¿Porqué América y no Columbia? (1)
41 El Origen del Nombre América
42 La nación guenoa- minuán
43 El país charrúa
44 Equivocada referencia de Daniel Vidart sobre estimación de población nativa
45 Un recuerdo para la nación de los minuanes
46 No olvidar la Masacre de Rincón Bomba en el Chaco
47 La Madre Montaña
48 Los delfines del Cunucunuma
49 ¿Porqué América y no Colombia? Historia de un fraude poco conocido
50 Vidas, muertes y posteridades
51 Crónicas de la Peripecia Humana
La ciudad más elevada y más contaminada del mundo

Danilo Antón

La Rinconada en Perú

En la ciudad de La Rinconada en el Departamento de Puno, Perú, viven más de 50,000 personas. La Rinconada y sus aldeas vecinas Ritt'icucho, Yurajpampa, Lunar de oro y Ananea constituyen el núcleo urbano más alto del mundo: 5,100 metros sobre el nivel del mar. La razón de la existencia de esta población es la presencia de yacimientos de oro. El oro es explotado por la Corporacion Minera Ananea S.A.Rinconada. Los mineros trabajan GRATIS todo el mes y un día al mes les permiten retirar todo el mineral que puedan y se quedan con el oro que obtengan en ese único día en un sistema que se llama el "cachorreo": Generalmente lo que obtienen es insuficiente para vivir por lo que las mujeres y niños deben rastrillar los estériles para ver si sacan un poco más. Allí la temperatura promedio anual es solo 1 grado y mucho menos oxígeno en el aire. El oro se obtiene amalgamándolo con mercurio y luego "hirviendo" el mercurio con un soplete. El mercurio gaseoso condensa en los techos de las casas de donde sacan el agua "potable" las familias fundiendo las nieves allí acumuladas. Por lo tanto mucha gente sufre envenenamiento con mercuriio. No hay saneamiento y los servicios municipales y públicos son prácticamente inexistentes. 

La ciudad es extremadamente pobre a pesar de la riqueza mineral. La explotación colonial continúa en términos muy parecidos. Como siempre las riquezas se van y la miseria y el sufrimiento permanecen. En los posteados siguientes incluyo dos videos ilustrativos del grave problema que viven los habitantes de La Rinconada en Perú.

http://www.lucidez.pe/nacional/video-ciudad-peruana-es-descrita-por-un-youtuber-como-la-mas-horrible-del-mundo/

https://www.youtube.com/watch?v=p585wssXMzA

sábado, 10 de septiembre de 2016

Serie  Naciones y estados
Medio Oriente: historia, geografía y algo más


Índice
Introducción  
Capítulo 1 Líbano   (1 parte)
Capítulo 2 Jordania (2 partes)
Capítulo 3 Egipto    (5 partes)
Capítulo 4  Siria      (1 parte)
Capítulo 5  Arabia Saudita (5 partes)
Capítulo 6  Irak        (4 partes)
Capítulo 7 Afganistán (4 partes)
Capítulo 8 Turquía   (2 partes)
Capítulo 9 Irán          (3 partes)
Capítulo 10 Palestina (1 parte)
1- Palestina            Serie Naciones y Estados

EL MUNDO:
Geografía, Historia y Algo Más

Capítulo 10

Danilo Antón
                                           Palestina (parte 1)
.         
Geografía de Palestina
La geografía de Palestina está compuesta por  una llanura costera relativamente angosta sobre la costa del mar Mediterráneo, una cadena montañosa alargada que se extiende norte-sur, una depresión también alargada en dirección norte-sur por donde corre el río Jordán y donde se encuentran los lagos interiores (endorreicos) denominados Mar de Galilea y Mar Muerto, y un área heterogénea árida con mesetas y zonas onduladas, valles (wadis) y llanuras intercalados o marginales. Al este de la llanura del río Jordán hay cadenas montañosas con la misma orientación N-S, que pertenecen hoy al Reino Hashemita de Jordania.   Al sur hay una zona árida con un perfil transversal topográfico similar (llanuras al oeste, montañas al centro y laderas que descienden a la depresión del Mar Muerto al este) que se denomina an-Naqab (Negev en la toponimia israelí).

La zona de montañas y llanuras centrales está compuesta de una zona norte, en Galilea, con altitudes promediales de 500 a 700 metros y una máxima altura de 1208 metros en monte Meron.  Más al sur están las colinas de Samaria que rara vez alcanzan los 800 metros continuadas por las colinas de Judea incluyendo el monte Hebrón.  Las tierras altas centrales tienen una altura promedio de unos 600 metros y están cruzadas por pequeños cursos de agua de caudal permanente en dirección oeste que desembocan en el mar Mediterráneo y otros de caudal más irregular que se dirigen al valle del Jordán y el Mar Muerto.  
Las zonas montañosas tienen áreas angostas mesetiformes irregulares con zonas montañosas asociadas en las partes altas (donde se sitúa la ciudad de Jerusalem), escarpas empinadas hacia el este y valles y rampas menos abruptas en las laderas más humedasd que miran al oeste en dirección del Mar Mediterráneo. Al sur y al este el territorio es árido con pluviosidad de 100 a 300 milímetros. El Mar Muerto que recibe las aguas del río Jordán y de algunos acuíferos y cursos de agua de su margen occidental ha tenido un déficit hídrico pronunciado desde que se cortó su conexión con el mar Mediterráneo que estaba situada en el valle de Marj Ibn Amer (valle Jezreel en la toponimia israelí). En la actualidad el Mar Muerto está a 416 metros bajo el nivel del mar (la menor altitud de las tierras emergidas) y continúa descendiendo.
La franja costera compuesta por suelos más profundos desarrolladas mayormente sobre rocas sedimentarias y aluviones posee un clima subhúmedo a semiárido que permite una agricultura con importante  productividad y donde existen varios núcleos urbanos con elevada densidad de población desde Galilea a Gaza.



Las primeras culturas agrícolas en el territorio de Palestina
                                                                            Primeras ciudades de Canaan  (Palestina)
La región que luego se llamaría Palestina formaba parte de una amplia zona en el Medio Oriente donde se desarrollaron las primeras comunidades agrícolas y sociedades  urbanas. Ya tempranamente, en lo que habitualmente se denomina “Edad del Bronce” se establecieron ciudades-estado independientes. El país era llamado Canaan y allí se experimentaron las influencias de las civilizaciones circundantes en Egipto, Mesopotamia, Fenicia, Creta y Siria. En los años 1550 a 1400 AC, ya se habían desarrollado varias ciudades cananeas que se convirtieron en vasallos del Imperio Nuevo egipcio que se mantuvo en el poder hasta 1178 AC
                                      Templo de Salomón en Jerusalem (siglo IX AC)        

Más tarde (740 AC) la región se incorporó al Imperio neoasirio, cuyo poder fue a su vez reemplazado por el Imperio neobabilónico del año 627 AC.  Según referencias bíblicas la guerra de Babilonia con Egipto culminó en el 586 AC, cuando Jerusalén fue destruida por el rey babilonio Nabucodonosor II. En ese momento los líderes locales de la región de Judea habrían sido deportados a Babilonia. En el año 539 AC, el imperio babilónico fue reemplazado por el Imperio Aqueménida. De acuerdo con la Biblia y el Cilindro de Ciro (cilindro con inscripciones cuneiformes descubierto en 1879) a la población exiliada de Judea se le permitió regresar a Jerusalén.  El sur de Palestina se convirtió en una provincia del Imperio Aqueménida, llamada Idumea que probablemente era una sociedad de tipo nabateo.(siglo IV AC).

Palestina en la antigüedad clásica
En la década de 330 AC el rey macedonio Alejandro Magno conquistó la región que pasó a formar parte de su vasto imperio. A su muerte se produjo la división de los territorios imperiales y finalmente Palestina se incorporó al Imperio Seleúcida en los años 219 AC- 200 AC. En el año 116 AC tuvo lugar una guerra civil que permitió la independencia de varias regiones entre ellas el Principado Hasmoneo en las montañas de Judea,  Los hasmoneos extendieron su autoridad sobre gran parte de Palestina creando una alianza con los pueblos vecinos.
Entre los años 73 AC y 63 AC, los romanos extendieron su influencia en la región, efectuada en el año 63 AC dividiendo el antiguo territorio hasmoneo en cinco distritos..
Supuestamente en esa época tuvo lugar la predicación de Jesús en Palestina durante tres años que culminaría en su crucifixión (posiblemente en los años 28 DC a 30 DC). Una minoría de eruditos disputa la verdad histórica de la existencia real de este profeta bíblico.
                                                                         Jerusalem durante la dominación romana
En el año 70 DC, el emperador romano Titus saqueó Jerusalén,resultando en la dispersión de judíos y cristianos.  Más tarde, en el año 132 DCE, el Emperador Adriano unió la provincia de Judea con Galilea para formar la nueva provincia de Siria-Palestina, y Jerusalén pasó a denominarse "Aelia Capitolina".
Tras la victoria del emperador cristiano Constantino comenzó la cristianización del Imperio Romano y en el 326 DC comenzó la construcción de iglesias y santuarios. Palestina se convirtió en un centro de la cristiandad, atrayendo a numerosos monjes y eruditos religiosos. En el año 614 DC, Palestina fue anexada por otra dinastía persa; los sasánidas, hasta volver a control bizantino en 628 DC.

Palestina en la Edad Media
En el año 636 DC, como resultado de la batalla de Yarmuk en que el ejército árabe islámico derrotó a las fuerzas bizantinas, Palestina se incorporó al nuevo califato. Palestina era denominada Jund Filastin dentro de la provincia de Bilad al Sham (Gran Siria).  
En el año 661 AD, con el asesinato de Ali (el cuarto califa), el gobierno del mundo islámico recayó en Muawiya I quien fue coronado en Jerusalén. En esa época (691 DC) se construyó la Cúpula de la Roca. Fue la primera gran obra monumental de la arquitectura islámica. Por varios siglos la mayoría de la población continuó siendo cristiana y lo habríja de seguir siendo hasta la conquista de Saladino en el año 1187 DC.
El gobierno musulmán omeya aparentemente tuvo poco impacto en los aspectos administrativos y sociales por varias décadas. En ese tiempo, la palabra "árabe" se refería predominantemente a las comunidades nómadas de beduinos, aunque ya se mencionan asentamientos árabes en las tierras altas de Judea y cerca de Jerusalén en el siglo V DC y ya algunas tribus se habían convertido al cristianismo.
La población local de Palestina se dedicaba a la agricultura, actividad que era consideraba degradante por los árabes (era llamada nabat, en referencia a los habitantes de habla aramea). Un hadiz (especie de decreto con base religiosa) instaba a los árabes musulmanes árabes a no instalarse en los pueblos  “porque el que permanece en los pueblos es como si permaneciera en su tumba".
                              Templo de la Roca en Jerusalem

Los omeyas, que habían impulsado un fuerte resurgimiento económico, fueron reemplazados por los abasíes en 750 DC. La ciudad de Ramla se convirtió en el centro administrativo en los siglos siguientes, mientras la ciudad de Tiberias pasó a ser un próspero foco de la erudición musulmana.  
A partir del año 878 DC, Palestina fue gobernada desde Egipto durante casi un siglo. En ese período el carácter sagrado reverencial de la ciudad de Jerusalén aumentó considerablemente, y muchos gobernantes egipcios eligieron ser enterrados allí.
Sin embargo, más tarde se desarrolló una campaña de persecución de los cristianos al aumentar la amenaza de Bizancio.
Los fatimíes, con un ejército predominantemente bereber conquistaron la región en el año 970 DC. Esa fecha marcó el inicio de un período de guerras que destruyeron Palestina, y, en particular, devastaron su población judía.  
Entre los años 1071 DC y 1073 DC, Palestina fue capturada por el Gran Imperio selyúcida turco pero luego pudo ser recapturada por los fatimíes en el año 1098 DC.
                                                                             Cruzados conquistan Jerusalem
En el año 1099 se produjo la invasión de los Cruzados que tomaron control de Jerusalén y la mayor parte de Palestina durante casi un siglo hasta que fueron derrotados por las fuerzas de Saladino en el año 1187 DC.. A partir de entonces la mayor parte de Palestina fue controlada por el Ayúbides. A pesar de ello, un estado cristiano regido por los cruzados sobrevivió en las ciudades costeras del norte durante otro siglo, pero ya entonces los cruzados no eran un peso significativo en la región. La cuarta cruzada, que no llegó a Palestina, pero que afectó el poder del  Imperio bizantino, redujo drásticamente la influencia cristiana en toda la región.    El sultanato mameluco fue creado en Egipto como un resultado indirecto de la Séptima Cruzada. El imperio mongol llegó a Palestina por primera vez en el año 1260 DC. Sus incursiones de los mongoles que fueron rechazados por el ejército mameluco.
Palestina otomana
En el año 1486 DC, comenzaron las hostilidades entre los mamelucos y el Imperio Otomano. Finalmente los otomanos conquistaron Palestina en el año 1516 DC.
Entre mediados de los siglos XVI DC y XVII DC, una estrecha alianza de tres dinastías locales, los Ridwans de Gaza, los Turabays de al-Lajjun y los Farrukhs de Naplusa, gobernaron Palestina en nombre del Gobierno Imperial Otomano.                                                                                                                             En tiempos de dominación otomana
En el siglo XVIII, el clan Zaydani, bajo el liderazgo de Zahir al-Umar, gobernaron autonómamente gran parte del país hasta que los otomanos los derrotaron en su plazas fuertes de Galilea en 1775 DC – 1776 DC.  Zahir había convertido al puerto de Acre en una potencia regional importante, en parte alimentada por el monopolio del comercio de aceite de algodón y aceite de oliva a Europa. El dominio regional de Acre se incrementó aún más bajo el sucesor de Ahmad Zahir al-Jazzar Pasha.
En 1830, en vísperas de la invasión de Muhammad Ali desde Egipto , el Imperio Otomano transfirió el control de Jerusalén y Nablus a Abdullah Pasha, el gobernador de Acre.  Este era un intento que buscaba la creación de una Palestina árabe separada de la Gran Siria (País de Sham).  Dos años más tarde, Palestina fue conquistada por Muhammad Ali, pero el dominio egipcio fue desafiado en 1834 por un levantamiento popular en todo el país contra el reclutamiento obligatorio y otras medidas impopulares. La represión consiguiente devastó muchos pueblos y ciudades de Palestina.
En 1840, Gran Bretaña intervino para reintegrar el control del Levante a los otomanos a cambio de nuevas concesiones.
La muerte de Aqil Agha marcó el último desafío local para la centralización del poder otomano en Palestina  y a partir de la década de 1860, el país vio acelerado su desarrollo económico al integrarse a las redes europeas y globales de comercio.
Los beneficiarios de este proceso fueron los musulmanes y los cristianos que surgieron como una nueva capa dentro de la élite de habla árabe.
El final del siglo XIX comenzó a producirse el comienzo de la inmigración sionista y la recuperación de la lengua y la cultura hebrea.  Este movimiento fue apoyado públicamente por Gran Bretaña durante la Primera Guerra Mundial con la Declaración  de Balfour de 1917.

El Mandato Británico y la partición
Los británicos comenzaron su Campaña del Sinaí y Palestina en 1915.  La guerra alcanzó el sur de Palestina en 1917 DC, progresando a Gaza y los alrededores de Jerusalén al fin de ese mismo  año. Luego avanzaron hacia el valle del Jordán en 1918 conquistando finalmente todo el país.
Gran Bretaña obtuvo el mandato para gobernar la región en 1922. Frente al gobierno colonial británico los palestinos no judíos se rebelaron en 1920, 1929 y 1936.
En 1947, después de la Segunda Guerra Mundial y el holocausto judío, el Gobierno británico  anunció su deseo de dar por terminado el mandato, y la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó en noviembre de 1947 la Resolución 181 recomendando la partición del país en dos estados: un estado árabe y un estado judío, así como un régimen especial Internacional para la ciudad de Jerusalén. El liderazgo judío aceptó la propuesta, pero el Alto Comité Árabe la rechazó. A partir de ese momento comenzó una guerra civil entre árabes y judíos. El Estado de Israel fue declarado en mayo de 1948.                                                                                                                                                    Palestinos evacúan sus comunidades     
Palestina después de 1948
En la guerra árabe-israelí de 1948, Israel capturó e incorporó un 26% del territorio del Mandato, A su vez Transjordania se apoderó de las regiones de Judea y Samaria que cambiaron su nombre a Ribera Occidental (“West Bank") del río Jordán, mientras que la Franja de Gaza fue capturada por Egipto.
Tras el éxodo palestino de 1948, también conocido como al-Nakba, a los 700.000 palestinos que huyeron o fueron expulsados ​​de sus hogares no se les permitió regresar según lo dispuesto por la Conferencia de Lausana de 1949.
En el curso de la Guerra de los Seis Días de junio de 1967, Israel capturó el resto del mandato palestino de Jordania y Egipto, y comenzó una política de asentamientos judíos en sus territorios. De 1987 a 1993, se llevó a cabo la Primera Intifada (rebelión) palestina contra Israel, que incluyó la Declaración del Estado de Palestina en 1988, terminando con los Acuerdos de Paz de Oslo de 1993 y la creación de la Autoridad Nacional Palestina.                       Intifada palestina
En 2000, comenzó la Segunda Intifada (también llamada al-Aqsa), e Israel construyó un muro de separación con la Ribera Occidental. Al retirarse Israel de Gaza en 2005, los colonos que estaban allí volvieron a territorio bajo control israelí, pero el gobierno israelí mantuvo el control  de numerosos aspectos del territorio, incluyendo sus fronteras, espacio aéreo y la costa. En noviembre de 2012, la situación de la delegación palestina en las Naciones Unidas se actualizó a Estado observador no miembro.

Nota: El territorio tradicional de Palestina incluye el área controlada directamente por Israel, la ribera occidental del Jordán (Estado de Palestina), la franja de Gaza y según algunos autores parte de la ribera oriental del Jordán que hoy forma parte de Jordania.

viernes, 9 de septiembre de 2016



4 Irán            Serie Naciones y Estados

EL MUNDO:
Geografía, Historia y Algo Más

Capítulo 9
                                           Irán  (Parte 4)


Danilo Antón

Irán en la II Guerra Mundial
En 1941 Alemania tenía cierta influencia en la economía iraní. Con los ejércitos alemanes avanzando en Rusia, el gobierno iraní esperaba que Alemania ganaa la guerra y estableciera  una fuerza poderosa en sus fronteras. Se rechazaron  las demandas británicas y rusas para expulsar a los alemanes. En respuesta, los aliados invadieron Irán en agosto de 1941 y fácilmente derrotaron al débil ejército iraní.
Irán se convirtió en el conducto principal de los aliados para encaminar ayuda a la Unión Soviética. El objetivo era asegurar los campos petrolíferos iraníes y al mismo tiempo controlar las líneas de suministro. Oficialmente, Irán se mantuvo neutral. Su monarca Reza Shah fue depuesto durante la ocupación posterior y fue reemplazado por su joven hijo Mohammad Reza Pahlavi.
En la Conferencia de Teherán de 1943, los aliados emitieron la Declaración de Teherán que garantizaba la independencia y límites de Irán. Sin embargo, cuando la guerra terminó,  las tropas soviéticas estacionadas en el noroeste de Irán se negaron a retirarse y  respaldaron,  revueltas que dio lugar a formar estados nacionales separatistas pro-soviéticos en las regiones del norte de Azerbaiyán y el Kurdistán iraní, el Gobierno Popular de Azerbaiyán y la República del Kurdistán, respectivamente, a finales de 1945. Las tropas soviéticas no se retiraron de Irán  hasta mayo de 1946, después de recibir una promesa de concesiones petroleras que finalmente fueron anuladas.
Mohammad-Reza Shah (1941-1979).
Inicialmente se esperaba que después de la ocupación, Irán podría convertirse en una monarquía constitutional. El joven Shah Mohammad Reza Pahlavi no intervino directamente en el gobierno. En ese período el funcionamiento del parlamento fue irregular y desde el período de 1947 a 1951 hubo seis primeros ministros diferentes.
Pahlavi incrementó su poder político mediante la convocatoria de la Asamblea Constituyente Irán, de 1949, formando un Senado de Irán, una cámara alta legislativa que estaba permitida desde 1906, pero nunca había sido constituida efectivamente. Los nuevos senadores apoyaron en gran medida a Pahlavi, como este había previsto.
En 1951 el primer ministro Mohammed Mosaddeq recibió los votos requeridos del parlamento para nacionalizar la industria petrolera de propiedad británica, en una situación conocida como la crisis de Abadan . A pesar de la presión británica, incluyendo un bloqueo económico, la nacionalización continuó. Mosaddeq se retiró brevemente del poder en 1952, pero fue rápidamente re-nombrado por el sha, debido a un levantamiento popular en su apoyo. En ese momento el Sha fue obligado a un breve exilio (en agosto de 1953) después de un fallido golpe militar de la Guardia Imperial.

1953: golpe organizado por EE.UU. derroca a Mosaddeq
Poco después, el 19 de agosto, un exitoso golpe fue encabezado por el general retirado del ejército Fazlollah Zahedi, organizado por los Estados Unidos (CIA), con el apoyo activo de los británicos. (MI6) (conocida como Operación Ajax y operación de inicio de los respectivos organismos ). El golpe fue precedido por una campaña de desprestigio de Mosaddeq para malquistar a la población con el Primer Ministro. Finalmente, Mosaddeq fue detenido y juzgado por traición. Se le aplicó una pena de arresto domiciliario mientras que su ministro de Exteriores, Hossein Fatemi, fue ejecutado.  El nuevo Primer Ministro Zahedi le sucedió prohibió varios partidos políticos (entre ellos el Frente Nacional y el Partido Comunista Tudeh).
Bajo el gobierno del Sha Pahlevi Irán fue gobernada como una autocracia con apoyo estadounidense.  El gobierno de Irán firmó acuerdos con un consorcio internacional de empresas extranjeras que controlarían las instalaciones petroleras iraníes durante 25 años dejando como beneficios al país el 50% pero sin permitir auditar las cuentas ni tener presencia en el consejo de adminsitración. En 1961, Irán inició una serie de reformas económicas, sociales, agrarias y administrativas para modernizar el país que se conoció como Revolución Blanca del Sha.
El núcleo de este programa fue la reforma agraria. La modernización y el crecimiento económico prosiguieron a un ritmo sin precedentes, impulsado por las vastas reservas de petróleo de Irán, la tercera más grande en el mundo. Sin embargo, las reformas, incluida la Revolución Blanca, no mejoraron las condiciones económicas y las políticas pro-occidentales liberales alienaron a los grupos religiosos y políticos islámicos. A principios de junio de 1963, cuando el gobierno detuvo al ayatola Jomeini después de un discurso atacando al régimen estallaron disturbios masivos.
Dos años más tarde, el primer ministro Hassan Ali Mansur fue asesinado provocando un aumento en la represión con muchos opositores detenidos, torturados y muertos.  En la década de 1970 se organizaron grupos guerrilleros de izquierda como el Mujaheddin-e-Khalq (MEK), que atacó objetivos del régimen y extranjeros.
En la década de 1970 Irán aumentó considerablemente su presupuesto de defensa transformándose en la mayor potencia militar de la región.
Las relaciones bilaterales con su vecino Irak no eran buenas, principalmente debido a una disputa sobre el canale Shatt al-Arab. En noviembre de 1971, las fuerzas iraníes tomaron el control de tres islas en la desembocadura del Golfo Pérsico; en respuesta, Irak expulsó a miles de ciudadanos iraníes. Tras una serie de enfrentamientos en abril de 1969, Irán abrogó el acuerdo de 1937 y exigió una renegociación.
A mediados de 1973, el Shah volvió a nacionalizar la industria petrolera, pereo no se unió al embargo petrolero árabe contra Occidente e Israel.
Al aumentar los precios del petróleo fue posible aumentar el gasto en obras públicas y defensa.

La Revolución Iraní y la República Islámica (1979)
La revolución iraní, también conocida como Revolución Islámica, fue la revolución que transformó a Irán de una monarquía absoluta bajo el  Sha Mohammad Reza Pahlavi, a una república islámica bajo el ayatola Ruhollah Jomeini
El Sha Mohammad Reza Pahlavi debió irse hacia el exilio en enero de 1979, después que  huelgas y manifestaciones paralizaran el país, y el 1 de febrero, 1979 Ayatolá Jomeini regresó a Teherán siendo recibido por millones de iraníes.
El colapso final de la dinastía Pahlavi se produjo poco después, el 11 de febrero, cuando el ejército de Irán se declaró "neutral" después que guerrilleros y tropas rebeldes abrumaron tropas leales al Shah en la lucha callejera armada. Irán se convirtió oficialmente en una República Islámica el 1 de abril de 1979, cuando los iraníes aprobaron por abrumadora mayoría un referéndum nacional para que así fuera.

La ideología de la revolución iraní 1979
La ideología del gobierno revolucionario es islámica chiita,  populista y nacionalistaí Su constitución se basa en el concepto de velayats-e faqih la idea avanzada por Jomeini que los musulmanes requieren "tutela", en forma de reglas emitidas por los juristas islámicos reconocidos.  Jomeini cumplió esta función como líder supremo hasta su muerte en 1989.
La economía capitalista fue reemplazada por políticas populistas e islámicas. Gran parte de la industria fue nacionalizada, las leyes y las escuelas islamizadas, y las influencias occidentales restringidas o prohibidas.
Tras los acontecimientos de la revolución, guerrillas marxistas y partidos federalistas se rebelaron en algunas regiones (Kuzistán, Kurdistán y Gonbad-e Qabus) dando lujgar a graves enfrentamientos entre los rebeldes y las fuerzas revolucionarias. Estas revueltas comenzaron en abril de 1979 y duraron entre varios meses. El levantamiento kurdo, dirigido por el PDKI, fue el más violento, durando hasta 1983 y provocando unas 10,000 muertes.

Crisis de rehenes en Irán (1979-1981)
El 4 de noviembre de 1979, los estudiantes iraníes denunciaron que la Embajada de Estados Unidos era una cueva de espías y la tomaron manteniendo su personal como rehenes. Eran l52 rehenes que fueron mantenidos en cautiverio por 444 días.
La acción fue enormemente popular en Irán, donde miles de personas apoyaron a los secuestradores fortaleciendo el prestigio del ayatolá Jomeini. Fue en este momento que Jomeini comenzó a referirse a Estados Unidos como el "Gran Satán". En Estados Unidos, donde se consideró que el hecho constituía una violación del principio de inmunidad de los diplomáticos se generó una poderosa reacción anti-iraní. Una acción estadounidense para liberar los rehenes fracasó estrepitosamente.

Guerra Irán-Irak (1980-1988)
Durante esta crisis política y social, el líder iraquí Saddam Hussein intentó aprovechar el desorden de la Revolución, la debilidad de los militares iraníes y el antagonismo de la revolución con los gobiernos occidentales para sacar sus propias ventajas.
De mayor importancia a Irak era Juzestán, que no sólo tenía una población árabe autóctona y ricos campos petroleros.
Con estas ambiciones en mente, Hussein planeó un asalto a gran escala contra Irán, prometiendo que sus fuerzas podrían llegar a la capital dentro de los tres días. El 22 de septiembre de 1980, el ejército iraquí invadió Irán en Juzestán, lo que precipitó la guerra. El ataque tuvo el Irán revolucionario totalmente por sorpresa.
Aunque las fuerzas de Saddam Hussein lograron avances al principio, en 1982 los iraníes habían empujado al ejército iraquí de nuevo en Irak 1982. Jomeini trató de exportar su revolución islámica hacia el oeste en Irak, sobre todo en la mayoría chiíta árabes que vivía en Irak. La guerra continuó durante seis años más, hasta 1988, cuando Jomeini, en sus palabras, "bebió la copa de veneno" y aceptó una tregua mediada por las Naciones Unidas.
Irak fue respaldado a nivel internacional por la mayoría de los países árabes y las grandes potencias. Las víctimas iraníes totales de la guerra se estiman entre 500.000 y 1.000.000. Casi todos los organismos internacionales pertinentes han confirmado que Saddam utilizó armas químicas para combatir los ataques de oleadas humanas iraníes; mientras Irán nunca lo hizo.
Comenzando en 1988 y que dura alrededor de cinco meses, el gobierno iraní ejecutó muchos presos políticos en todo Irán.
El objetivo principal fue la Organización Popular Muyahidín del Pueblo de Irán (PMOI), aunque otros presos políticos de otros grupos de izquierda también sufrienro esta persecución.

Los gobiernos islámicos de 1989 a 1997
En su lecho de muerte en 1989, Jomeini designó un Consejo de 25 hombres  presidido por Ali Jamenei que introdujo una serie de cambios en la constitución. Jamenei desarrolló una red de apoyo dentro de las fuerzas armadas de Irán y sus fundamentos económicos.
En 1989 fue elegido presidente de Irán, Ali-Akbar Hashemi Rafsanjani, que sirvió dos términos de cuatro años y se centró sus esfuerzos en la reconstrucción de la economía y la infraestructura dañada por la guerra de Irán. Los precios bajos del petróleo obstaculizaron este esfuerzo. Su régimen también promovio el control de la natalidad, recortó el gasto militar y procuró normalizar sus relaciones con los vecinos como Arabia Saudita. Durante la Guerra del Golfo Pérsico en 1991 el país se mantuvo neutral.

Reformismo y clero conservador (1997-2005)
Rafsanjani fue sucedido en 1997 por el reformista Mohammad Khatami. Su presidencia estuvo marcada por las tensiones entre el gobierno reformista y el clero conservador. Khatami fue reelegido en junio de 2001, pero muchas medidas propuestas fueron bloqueadas en varias ocasiones por los conservadores en el parlamento. Al fracasar las políticas de Khatami los conservadores impusieron sus propias medidas, incluyendo la represión de la disidencia, se generó una creciente apatía política entre los jóvenes.

Elección presidencial del 2005 y consecuencias
En 2005 Mahmoud Ahmadinejad se convirtió en el sexto presidente de Irán, después de ganar el 62 por ciento de los votos contra el ex presidente Ali Akbar Hashemi Rafsanjani.
Durante este tiempo, la invasión estadounidense de Irak, el derrocamiento del régimen y la potenciación de la mayoría chiita en ese país fortaleció la posición de Irán en la región
Durante 2005 y 2006, hubo afirmaciones de que Estados Unidos e Israel estaban planeando atacar a Irán, con la excusa del programa de energía nuclear iraní.
En 2009, la reelección de Ahmadinejad fue muy disputada. Tuvieron lugar protestas que significaron un importante desafío interno a los líderes de la República Islámica con denuncias de irregularidades y muchas personas detenidas y unos 20 muertos en las manifestaciones..
El líder supremo Ali Khamenei y otros funcionarios culparon a las potencias extranjeras de fomentar la protesta.
2013 elección presidencial y la mejora de las relaciones Estados Unidos-Irán (2013-presente)
El 15 de junio de 2013, Hassan Rouhani ganó las elecciones presidenciales. El ganador reiteró su promesa de mejorar las relaciones de Irán con el mundo.
El 2 de abril de 2015, en Suiza, se negociaron las líneas generales de un acuerdo para limitar los programas nucleares de Irán. El acuerdo pretende ser un marco provisional para un acuerdo global que marcará un avance significativo en los 12 años de historia de las negociaciones con Irán por su programa nuclear.