domingo, 17 de septiembre de 2017


Hasta ahora este blog ha tenido 23,855 visitas.
El Sultán Hassanal Bolkiah de Brunei y su riqueza obscena

Brunei, un sultanato con apenas 5,700 km2 y medio millón de habitantes. El país está localizado en la costa norte de la isla de Borneo. Fue protectorado británico desde 1884 hasta 1984 y durante ese período favorecieron a la autocrática dinastía que estaba en el poder desde hacía varios siglos. El Sultan Hassanal Bolkiah fue coronado en 1968 (bajo poder colonial británico), se mantuvo al declararse la independencia y todavía permanece en el poder.
Debido a la riqueza petrolera y gasífera del país el Sultán se ha transformado en uno de los hombres más ricos del mundo.
Sus bienes se estiman alcanzar unos $ 20 mil millones según Forbes.
Una riqueza obscena
El Sultán es famoso por su gran colección de automóviles. Se ha dicho que tiene al menos 7.000 coches y ha gastado más de $ 789 millones de dólares en coches de alto rendimiento.
Según Guinness World Records, la colección personal privada del Sultán tiene más de 600 Rolls-Royces,  más de 450 Ferraris y 134 Koenigseggs, la colección más grande de esa marca en el mundo. Durante la década de 1990, su familia representó casi la mitad de todas las compras de Rolls-Royce, la compra más grande de vehículos ligeramente modificados para los diplomáticos y la adición de coches únicos a su propia colección. También posee el último Rolls-Royce Phantom VI, un landaulette estatal de 1992.
El palacio Istana Nurul Iman, es la residencia oficial del sultán, ofrece a los visitantes una vista espectacular. Es el palacio más grande del mundo, mucho más grande que el palacio del Vaticano. US $ 350 millones fueron gastados en erigir el palacio. Cuenta con 1788 habitaciones, 257 baños y la superficie total es de 2.152.782 pies cuadrados.
El sultán continúa gastando abundantemente: en 2010 se compraron 48 bolsos, 24 paraguas "pato" de la tienda Lederer de Paris en Nueva York. El caso contra su hermano el príncipe Jefri, acusado de robar 15.000 millones de dólares del sultanato, sigue en los tribunales. El Sultán es famoso por su gran colección de automóviles.

La pregunta que uno se formula: ¿como es posible que alguien posea esa tamaña fortuna en un país tan pequeño?
La respuesta se debe a la forma como está estructurada internacionalmente la distribución de los ingresos por la comercialización de hidrocarburos.
El colonialismo británico es cómplice de la asunción y permanencia en el poder del  Sultán Hassanal. Las grandes corporaciones petroleras que explotan el petróleo y el gas en Brunei, también son responsables.
Estas riquezas obscenas son financiadas por quienes pagan precios claramente excesivos (por algo existen están inmensas ganancias) en todo el mundo.
Obviamente Brunei es solo un pequeño ejemplo de este tipo de malversación dolosa de los dineros de los ciudadanos del mundo que permiten que existan gobernantes plutocráticos enfermizos como el Sultán Hassanal.
D.A.

viernes, 15 de septiembre de 2017


Desde Gaza con esperanza


En agosto pasado, los palestinos conmemoraron el tercer aniversario del fin de la devastadora guerra de Israel contra la Franja de Gaza.  La guerra había matado a más de 2.200 palestinos -la gran mayoría entre ellos civiles- y 71 israelíes, la mayoría de ellos soldados.
La guerra dejó Gaza en ruinas con más de 17.000 hogares completamente destruidos, y miles de otros edificios, incluyendo hospitales, escuelas y fábricas, destruidos o gravemente dañados. La guerra destrozó completamente cualquier apariencia de una economía que la Franja de Gaza tenía. Hoy, el 80 por ciento de todos los palestinos en Gaza viven por debajo de la línea de pobreza, la mayoría de los cuales dependen de la ayuda humanitaria.

La historia de los palestinos a los ojos de su gente
Hay toda una generación de palestinos en Gaza que crecieron sin saber nada más que guerra y asedio y nunca han visto el mundo más allá de las fronteras mortales de Gaza.
Estas son las voces de algunos de estos jóvenes habitantes de Gaza, que compartieron sus trágicas historias personales, esperando que el mundo prestara atención a sus llamados a la libertad ya la justicia.

Nuestra Nakba recurrente
Shahd Abusalama - un artista palestino, blogger y un doctorado en la Universidad de Sheffield Hallam
Esto no es sólo una conmemoración de los catastróficos costos humanos, materiales y emocionales que Issrael infligió a Gaza en su ataque más mortífero durante el verano de 2014. Este es un recuerdo de un Naqba en curso que los palestinos han experimentado desde 1948.
Soy una refugiada de tercera generación, nacida y criada en uno de los campamentos de refugiados más grandes de Palestina, Jabalia, originaria de Beit-Jerja, la aldea de mis abuelos que tuvieron que huir bajo fuego israelí hace casi 70 años.
Nací como una superviviente. Mi madre entró en labor durante un toque de queda que las fuerzas militares israelíes impusieron a Jabalia, el lugar desde el cual la primera Intifada estalló unos años antes de que yo naciera.
Mientras temía por su vida y su aún por nacer, caminó por los callejones de Jabalia, apoyándose en mi abuela que sostenía un pedazo de tela blanca y una linterna, esperando la misericordia de los soldados israelíes que dispararon a todos los que se atrevieron romper el toque de queda
Esta es sólo mi historia de nacimiento en resumen, y esta pieza no sería suficiente para cubrir el inmenso trauma que compartí con la población de Gaza desde entonces. En Gaza, ninguna familia podía escapar de la pena de tener un pariente muerto, herido, detenido o exiliado - el mío no es una excepción.

Este contexto es necesario para recordar a todos el ciclo ininterrumpido de violencia que sufrimos desde el inicio de Israel. Tales historias, por más desagradables que parezcan, son la realidad cotidiana de los palestinos durante los últimos 70 años.
¿Cómo puede una población entera, encerrada en un gueto ineludible, ser sometida a tan brutalidad durante tanto tiempo, ya que el mundo entero mira hacia otro lado?
Se podría esperar que una realidad tan inhumana alentaría a los gobiernos mundiales a imponer sanciones a Israel. En cambio, los líderes mundiales compiten por patrocinar el letal aparato de seguridad de Israel, afirmando el derecho de Israel a la "autodefensa" en cada ocasión posible.
Ellos aceptan la narrativa errónea de los medios de comunicación de Israel por su valor nominal y justifican sus crímenes contra mi pueblo, que son retratados como "terroristas", culpando efectivamente a los oprimidos de resistir legítimamente a su opresor colonial para que puedan alcanzar su dignidad y libertad.


Mi identidad: Definida, fragmentada
Sondos Alqutat - un trabajador social palestino; tiene una licenciatura en Literatura Inglesa
La ocupación y el asedio israelíes en curso me hicieron entender al ocupante de la manera en que orgullosamente se retrata: israelí, sionista, judío. Esto ha aumentado mi sentido de identidad como palestino, árabe y musulmán. Pero surgieron nuevos factores tras el asedio que duró una década en Gaza. Ahora, también me siento "Gazan". Al igual que otros dos millones de palestinos, pertenezco a este enclave costero que está sometido a sufrimientos cotidianos.
La división política, debido a la ausencia de un liderazgo unificado que representa tanto a Gaza como a Cisjordania, ha acentuado las diferencias geográficas y culturales entre ambos lugares. La brecha se hace más amplia cada día, lo que resulta en una identidad separada para mí, y muchos otros jóvenes de Gaza, en comparación con la de los que viven en la Ribera Occidental.
Gaza está bajo un estrecho cerco, pero a pesar de todas las dificultades, hay un sentido colectivo de autonomía. Por otro lado, Cisjordania tiene una apariencia de libertad, mientras que en realidad todos los aspectos de la vida, hay controlado por Israel. A lo largo de los años, mi sentido de la identidad nacional se ha fragmentado.
Pero ya sea en Cisjordania o en Gaza, no debemos olvidar, ambos luchamos contra el mismo ocupante militar, y siempre estaremos conectados a través de nuestra resistencia. Sólo a través de la resistencia a la injusticia, nuestra identidad puede, una vez más, convertirse en uno.

Las mujeres de Gaza no son un estereotipo
Sarah Ali - una maestra trabajando en Gaza; tiene una Maestría en Estudios Literarios Ingleses de la Universidad de Durham
Durante años, las mujeres palestinas han sido parte de la lucha contra la ocupación israelí. Sin embargo, sigue siendo difícil escapar de las representaciones estereotipadas que los rodean, con muchos comentaristas incesantemente complaciendo en tropos orientalistas, constantemente refiriéndose al patriarcado enraizado en la sociedad palestina para anotar puntos políticos, justificando así la agresión israelí.
La Franja de Gaza, destrozada por el sitio israelí y las guerras repetidas, no es un refugio para los hombres palestinos. Pero la vida de las mujeres es aún más difícil. En una cultura que se ajusta a los roles tradicionales de género, donde las mujeres hacen la mayor parte del trabajo doméstico, las mujeres en Gaza soportan el peso de los efectos del asedio en el hogar.
Debido a los cortes de energía diarios, las mujeres frecuentemente tienen que despertarse en medio de la noche para usar las escasas horas de electricidad para lavar ropa, planchar, aspirar y hornear pan.
Los pacientes de cáncer de mama que son remitidos a los hospitales israelíes tienen que soportar un proceso largo y burocrático para obtener permisos israelíes para salir de Gaza a través del cruce de Erez (conocido por los palestinos Beit Hanoun). Las autoridades israelíes retrasan con frecuencia los permisos y envían a los pacientes a Gaza entre sesiones de terapia . Las pacientes que no pueden salir de Gaza sufren de la escasez de equipo sanitario y medicamentos.
Durante el ataque israelí de 2014 contra Gaza, cuando cientos de familias huyeron de sus hogares para las casas de sus familiares, las mujeres cocinaban para grupos grandes de hombres y niños todos los días, proveían refugio para parientes y forasteros por igual.
Hoy en día, aunque todavía no está suficientemente representada en la fuerza laboral y las posiciones de poder, ya pesar del bloqueo israelí que sigue estrangulando la educación y la economía palestinas, miles de mujeres palestinas en Gaza van a la universidad. Miles se convierten en maestros, médicos, arquitectos, enfermeras, amas de casa, madres, activistas políticos, educadores y trabajadores sociales.

"Yo soy de aquí, soy de aquí"
Yousef M Aljamal - un candidato palestino de doctorado en el Instituto de Oriente Medio de la Universidad de Sakarya en Turquía
Cuando estoy en mi casa temporal, mi campo de refugiados en Gaza - mi hogar es el pueblo de "Aqir" en la Palestina histórica - siento las presiones combinadas de asedio y guerra y el deseo constante de irme. Muchos jóvenes de Gaza se sienten de la misma manera.
El pueblo de Gaza vive en condiciones extremadamente anormales en las que los servicios básicos y los derechos humanos, como el agua potable, la electricidad y la libertad de viajar, constituyen un privilegio, no un derecho. Nada se da por sentado allí, incluso el derecho a recibir tratamiento médico que salve la vida.
Muchos palestinos en Gaza quieren ver el mundo más allá de los confines de esa pequeña tira, pero si alguna vez lo hacen, quedan atrapados. Quieren permanecer fuera de Gaza, debido a las difíciles condiciones en el hogar, ya la dificultad de adaptarse a la vida exterior. Yo también me siento atrapado entre este sentimiento de atrapamiento en Gaza y el sentimiento exiliado fuera de él; este pesado sentimiento de alienación y exilio no es único para mí. La mayoría de los palestinos lo siente, especialmente los habitantes de Gaza.
Este sentimiento es parte de la complejidad de la identidad palestina después de casi 70 años de desplazamiento después de la Nakba - nuestra "catástrofe colectiva", cuando Israel se estableció encima de las ruinas de nuestros hogares. Este sentimiento de alienación y exilio se transmite de una generación a la siguiente y continuará complicándose a medida que la situación en Palestina se vuelva más difícil.
A medida que el asedio de Gaza llegue a su undécimo año y el sistema de apartheid activo de Israel en Cisjordania se vuelva más atrincherado, la identidad palestina será más dolorosa e intrincada, donde el concepto de hogar y exilio será aún más difícil de definir.
Me temo que este sentimiento de alienación y exilio seguirá obscureciendo a los palestinos, donde quiera que vayan.

Rafah: Mi salvación, mi maldición
Ahmed Salah (no su verdadero nombre) - un estudiante palestino
Soy un palestino de Gaza. Tengo una beca para hacer una maestría en un país europeo. Se suponía que iba a viajar después de la guerra, pero las autoridades egipcias en la frontera de Rafah se negaron a concederme la entrada.
Toda la devastación mortal causada por Israel dejó a muchos jóvenes como yo en estado de desesperación y conmoción. Pero también nos dio una mayor determinación para oponernos a la letal y colonial empresa sionista ya quienes la apoyan.
Durante un tiempo, hubo conversaciones sobre la apertura de un aeropuerto o un puerto marítimo. La idea era muy edificante porque parecía ofrecer una salida de la prisión al aire libre de Gaza. Pero la Autoridad Palestina, encabezada por Mahmoud Abbas, junto con Egipto lo hizo imposible. En cambio, colaboraron para apretar el lazo alrededor del cuello de Gaza. Cada palestino de los dos millones de personas que viven en Gaza es castigado por ser palestino y por resistir la ocupación y el asedio.
Cuando traté de viajar por el cruce fronterizo de Rafah, las autoridades egipcias me enviaron de vuelta sin ninguna razón. Después de meses de espera y largas horas de estar Cuando traté de viajar por el cruce fronterizo de Rafah, las autoridades egipcias me enviaron de vuelta sin ninguna razón. Después de meses de espera y largas horas de ser investigado en el lado egipcio de la frontera, me enviaron de vuelta sin ni siquiera una explicación. Yo era uno de alrededor de 100 personas, en su mayoría estudiantes, pero también había algunos que estaban gravemente enfermos y otros que fueron heridos en la guerra.
Estaba decidido a intentarlo de nuevo, un proceso que tardaría al menos cuatro meses porque en ese momento la frontera fue abierta por Egipto sólo tres días cada dos o tres meses. Pero luego, un amigo me aconsejó que los oficiales egipcios en la frontera prohibieran a tantos viajeros de Gaza como fuera posible forzarlos a sobornar su salida. Y eso es precisamente lo que hice. Me puse en contacto con un coordinador de fronteras que me dijo que yo estaba "en la lista negra" por los egipcios porque tienen un informe sobre mí, y que la única manera de viajar es pagar $ 2,000. Y así, pagué el dinero y, milagrosamente ya no era una "amenaza a la seguridad". Dejé Gaza, y aún estoy por regresar.
Para mí y muchos como yo, el cruce fronterizo de Rafah se ha convertido en una maldición inquebrantable. Por ahora, pienso continuar mis estudios en el extranjero. La decisión es dolorosa porque significa que no podré ver mi familia o mi casa en el corto plazo.

Esperanza a través de mi oud
Mohammed Ahmad Ballour - un músico palestino
Soy un refugiado palestino de 22 años de Gaza y me encanta jugar el oud. Para mí, no es sólo un instrumento de música, sino también de esperanza.
Los jóvenes de Gaza de alguna manera consiguen mantener la esperanza a pesar de la falta de oportunidades y un asedio de una década. No tenemos otra opción que seguir siendo facultados. Somos el futuro de este lugar, y no podemos someternos a la opresión oa la derrota.
A veces, tomamos en las redes sociales para transmitir nuestras historias, nuestras esperanzas y nuestro dolor a cualquiera que quiera escuchar. Para mí, combinar música y medios de comunicación social para enviar un mensaje positivo de Gaza.
La música me inspira. Es un lenguaje universal. Es fácil de entender. Todo lo que se necesita es un corazón abierto. Y puede ser identificado por todos independientemente de su edad, género o antecedentes. Juego mi oud y comparto mis videos en línea. Quiero que el mundo sepa que en Gaza vivimos al máximo todos los días y que encontramos maneras de sobrevivir, vivir y crecer.
No tenemos que aceptar que el dolor es nuestro destino. Me siento feliz y empoderado cuando me aferro a mi oud y transmito la historia de mi gente a través de la música al mundo.
Sobreviviremos a esto y lucharemos para desafiar y, eventualmente, cambiar nuestra dolorosa realidad, sin importar el dolor o el paso del tiempo.
Por Ramzy Baroud
Reproducido de Al Jazeera

http://www.aljazeera.com/indepth/opinion/2017/09/2014-war-eyes-gaza-youth-170912143258604.html
La esclavitud en el sistema penitenciario estadounidense


Si uno quiere encontrar un ejemplo de esclavitud moderna, no se necesita buscar más allá de las prisiones estadounidenses.
Recientemente, 24.000 prisioneros de 29 prisiones en 12 estados protestaron contra las condiciones inhumanas de su trabajo forzado. La protesta se produjo en el aniversario del levantamiento de la prisión de Attica, una huelga de prisioneros hace 46 años.
Ese levantamiento violento los llevaron a cabo prisioneros que se rebelaban contra celdas superpobladas, condiciones insalubres, negligencia médica y abuso. Desde Attica hasta la huelga encabezada por el Comité Organizador de los Trabajadores encarcelados el año pasado, estas protestas llaman la atención sobre una fea verdad: el abuso de los prisioneros es desenfrenado y se ha extendido desarrollándose versiones modernas de la esclavitud. Los organizadores de la huelga del año pasado describieron condiciones similares a la esclavitud en las cárceles en el llamamiento nacional a la acción.
La esclavitud persiste con otro nombre. Jóvenes hombres y mujeres negros e hispanos trabajan en los campos en pleno siglo XXI, siembran manualmente. Y la América corporativa está blandiendo el látigo.
El Congreso de los Estados Unidos, influenciado por el enorme cabildeo corporativo, promulgó el Programa de Certificación de Mejora de la Industria de Prisiones, en el que se permitía a las empresas estadounidenses utilizar el trabajo penitenciario.  Junto con el drástico aumento de la población carcelaria durante este período, los beneficios de las empresas participantes y los ingresos para el gobierno y sus contratistas privados se dispararon. La Oficina Federal de Prisiones ahora dirige un programa llamado Industrias de Prisiones Federales (UNICOR) que paga a los reclusos menos de un dólar por hora. El programa generó 4 500 M. de dólares en ventas en 2016 y muy poco de ese dinero es recibido por los trabajadores penitenciarios.

Esta es la principal causa para que se desarrolle la adicción enfermiza en los Estados Unidos, a a la encarcelación en masa.
Se espera que el programa de trabajo penitenciario de California produzca unos 212 millones de dólares. en ventas en 2017.
Estos trabajadores explotados son desproporcionadamente afroamericanos y latinos - un status quo demográfico resultante de la sentencia draconiana y otras políticas de justicia penal saqueando comunidades minoritarias en todo Estados Unidos, los afroamericanos están encarcelados a una tasa cinco veces mayor que la de los blancos. En estados como Virginia y Oklahoma, uno de cada 14 o 15 hombres afroamericanos están en la cárcel.
Cerramos a la gente de color a un ritmo alarmante. Los ponemos a trabajar. Ganancia de las corporaciones. Esta historia es una antigua tradición americana. A través de la historia, nuestra nación ha logrado retirar la codicia corporativa, pero las corporaciones privadas siempre han encontrado nuevas formas de cosechar una enorme riqueza de la mano de obra barata.
Las circunstancias históricas que siguen a la abolición de la esclavitud proporcionan el contexto necesario para entender cómo funcionan las corporaciones en un reemplazo de facto para la esclavitud. Aunque la Decimotercera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos prohíbe la esclavitud y la servidumbre involuntaria, hizo una excepción - una laguna para "castigo por delito por el que la persona haya sido debidamente condenada", lo que hizo posible el trabajo penitenciario.
El panorama de trabajadores preparando hamburguesas y  patatas fritas por el salario mínimo vestidos con uniformes de McDonald's que fueron fabricados por la mano de obra penitenciaria.

Después de la Guerra Civil, la economía del Sur estaba en ruinas y los esclavos estaban emancipados. Se necesitaba una fuente de mano de obra barata y se inventó el sistema de arrendamiento de presos. Los estados arrendaron a sus convictos a industriales y plantadores para trabajar en lugares tales como ferrocarriles, minas de carbón y plantaciones, y los empresarios compraron y vendieron estos arrendamientos.
Con poca inversión de capital requerida y sin necesidad de cuidar la salud de los prisioneros, el sistema de explotación económica se volvió altamente rentable para las empresas y los estados e incluso más barato que la esclavitud. Por ejemplo, en 1883, el arrendamiento de presos proporcionó a Alabama el 10 por ciento de sus ingresos, el 73 por ciento en 1898. Los presos arrendados fueron tratados en forma inhumana, con índices de mortalidad 10 veces más altos que los presos en estados que no empleaban trabajo forzado. Los cementerios secretos contenían los cuerpos de los prisioneros que habían sido torturados y golpeados hasta la muerte.
La viabilidad del sistema de arrendamiento de los prisioneros exigía que los negros volvieran a su condición de fuente de trabajo. Por lo tanto, los Códigos Negros fueron promulgados para suprimir los derechos de los afroamericanos recientemente emancipados, y criminalizarlos por delitos menores como la vagancia. Bajo las leyes de vagabundeo, cualquier persona negra bajo la protección de una persona blanca podría ser barrida por el sistema con la simple acusación de vagancia, ya que los negros fueron catalogados de esta manera para proporcionar una fuente de trabajo casi gratuito.
Hoy en día, el trabajo penitenciario es una industria multimillonaria, y los beneficiarios corporativos de esta nueva esclavitud incluyen algunas de las corporaciones más grandes y las marcas más conocidas. Por ejemplo, Walmart ha comprado productos de granjas, donde trabajan mujeres presas enfrentando malas condiciones de trabajo, atención médica inadecuada y muy bajos salarios.
Además, UNICOR administra 83 fábricas y más de 12.000 trabajadores penitenciarios que ganan 23 cents por una hora de trabajo, artículos de fabricación tales como armaduras militares, y en años pasados, cascos de combate defectuosos.
En 2013, los presos federales hicieron 100 millones de dólares en uniformes militares. UNICOR también ha proporcionado trabajo penitenciario en el pasado para producir piezas de misiles Patriot para contratistas de defensa Raytheon y Lockheed Martin, y partes para otros como Boeing y General Dynamics.
Empresas como Starbucks, AT & T, Target y Nordstrom también se han beneficiado de la mano de obra penitenciaria en algún momento del pasado también. Algunos críticos se oponen a la caracterización del sistema carcelario estadounidense como un campo de trabajo esclavo. Por ejemplo, James Kilgore argumenta que el trabajo penitenciario se utiliza con poca frecuencia, y la identificación de las corporaciones multinacionales que se benefician de ella pierde de vista las cuestiones clave detrás del encarcelamiento masivo. Kilgore tiene razón en su análisis de que la falta de oportunidades económicas, junto con leyes draconianas, resulta en un perverso incentivo privado para impulsar el encarcelamiento masivo. Debemos mejorar las opciones de empleo para los ex reclusos para reducir la reincidencia e integrar a los ciudadanos que regresan a la sociedad. Sin embargo, esto no significa que las corporaciones no se beneficien de las cárceles y el trabajo de la prisión de hoy y es obsceno que esto todavía sucede.
El gobierno de Trump invierte un cierto orden que había en la era Obama para eliminar las prisiones privadas, promulgando nuevas políticas de ley y orden para aumentar las detenciones y llenar las prisiones. Estas medidas aumentarán las oportunidades de beneficio para los donantes corporativos de Trump y sus muchas inversiones en encarcelamiento masivo. La explotación del trabajo penitenciario es coherente con esta tendencia preocupante.
Más de un siglo y medio desde la abolición de la esclavitud, la temida institución sigue viviendo con otra vestimenta. Aprovechando una laguna constitucional, los especuladores corporativos continúan con la versión moderna del sistema de arrendamiento de presos. En la “tierra de la libertad”, el dólar sigue teniendo prioridad sobre los derechos humanos y lo que puede ser monetizado y explotado con fines de lucro, independientemente de consideraciones éticas o morales.
Una vez más, la raza, la justicia penal y el capitalismo se han unido para privar a los presos cautivos negros y mestizos de sus derechos humanos. En la era del Presidente Donald Trump y del Procurador General Jeff Sessions, el regreso a "la ley y el orden" y una guerra contra las drogas señalan una inversión del progreso que Estados Unidos estaba haciendo señalando una inversión del progreso que los EEUU estaban haciendo hacia la disminución de la expansióndel estado carcelario.
El aniversario de la huelga de prisión del año pasado es un recordatorio escalofriante de que no hay que buscar en los regímenes autoritarios en países lejanos para encontrar ejemplos de flagrantes violaciones de los derechos laborales. Para encontrar esclavitud en los Estados Unidos, no hay que ir más allá de sus penitenciarías, cárceles y centros de detención donde las consecuencias de ser encerrado se extienden mucho más allá del tiempo.
David A. Love y Vijay Das

De Al Jazeera 9 de septiembre de 2017

jueves, 14 de septiembre de 2017

El origen del metano (y del petróleo) en la corteza de la tierra

Thomas Gold

U.S.G.S. Documento Profesional 1570, El futuro de los gases de energía, 1993

Abstracto
Los depósitos de hidrocarburos en la corteza de la Tierra han sido considerados desde hace tiempo por muchos investigadores como derivados de materiales incorporados en el manto en el momento de la formación de la Tierra. Procesos de  desgasificación transportaron los líquidos y gases liberados allí a rocas porosas de la corteza. El punto de vista alternativo, que fueron desechos biológicos que sirvieron de base para todos los hidrocarburos de la corteza,
Se encontró que indicios de origen claramente biológico estaba presente en la mayoría de los petróleos crudos comerciales.
La información moderna vuelve a dirigir la atención hacia las teorías de un origen no biológico y primitivo. Entre esta información se encuentra la prominencia de hidrocarburos-gases, líquidos y sólidos- en muchos otros cuerpos del sistema solar, así como en el espacio. Los avances en la termodinámica de alta presión han demostrado que el régimen presión-temperatura de la Tierra pernute la formación de moléculas de hidrocarburos que se mantienen entre la superficie y una profundidad de 100 a 300 km.
La surgencia de fluidos desde tal profundidad traería otros gases presentes en trazas en las formaciones rocosas, lo que explicaría la bien conocida asociación de hidrocarburos con helio.  Por otra parte hay recientes descubrimientos de la presencia generalizada de vida bacteriana en profundidad
Esto es el origen del contenido biológico del petróleo. El balance del carbono en la corteza requiere procesos de ese tipo que han estado activos en todo el registro geológico, así como la información disponible sobre planetas y meteoritos y el manto
Los análisis muestran que el metano y no el CO2 podría ser la mayor fuente de carbono superficial. El fraccionamiento isotópico de metano en su migración a través de las rocas está indicado por numerosas observaciones. Los procesos que se han considerado responsables de tal fraccionamiento. Información de pozos profundos en graníticos y volcánicos
Roca de Suecia ha dado apoyo a la teoría de la migración de gas y petróleo de profundidad, a la aparición de isótopos
Fraccionamiento en la migración, asociación con helio y presencia de microbiología por debajo de 4 km de profundidad.


viernes, 8 de septiembre de 2017




                                  INDICE GENERAL DEL BLOG


Materias
Temas/artículos
Astronomía

Geología
Climatología
Geografía
Brasil
  • Brunei
Biología

Medio Ambiente

Historia
Abasí 
Antropología
Pueblos nativos
Onas 
Sustancias psicoactivas
Sociología
Política
ISIL 

Geopolítica


Sociedades contemporáneas