sábado, 17 de agosto de 2019

Los nivaclés, un pueblo chaqueño antiguo con parentescos en las naciones del Sur

Los nivaclés, también llamados chulupís, son un pueblo indígena del Chaco que habitan en ambas márgenes del  río Pilcomayo, en zonas rurales de los dapartamentos de Boquerón y Presidente Hayes en Paraguay y en los suburbios de las ciudades de Mariscal Estigarribia y Filadelfia,
La palabra nivaclé en su idioma significa persona, nosotros o nuestra gente, ​ Sus vecinos chorotes los llaman ashuslay o alhulhai. ​
Históricamente han sido plantadores de maíz, porotos, zapallos y mandioca, recolectores de  las vainas de algarrobo y otras plantas silvestres, criadores de aves y pequeños mamíferos y complementariamente cazadores.
Están emparentados lingüísticamente con los wichís, makas y charrúas.
De acuerdo a los resultados del censo de 2012 viven  en Paraguay 16 350 nivaclés, de los cuales 12 829 están en el departamento de Boquerón y 3,300 en el Departamento Presidente Hayes.
​El Listado de Comunidades Indígenas de Paraguay registra unas 75 comunidades nivaclés en el Chaco.
 De acuerdo a fuentes paraguayas los nivaclés emigraron al Chaco Boreal desde el sur del río Pilcomayo en 1913 a causa de la presión militar argentina.​
Desde mediados del siglo XX unos 15 000 menonitas de Canadá, Rusia y Alemania se asentaron en el territorio tradicional nivaclé alterando drásticamente sus costumbres culturales y religiosas, y utilizando frecuentemente a los nivaclés como mano de obra barata, sin que sus derechos sean protegidos por el estado paraguayo.  
En Argentina quedan unos 1,000 nivaclés, que generalmente viven cerca del río Pilcomayo y sus bañados en las provincias de Salto y Formosa, y en menor grado en la provincia del Chaco, que están concentrados en unas 10 comunidades.
Los nivaclés están lingüísticamente relacionados con los wichís (que habitan Salta, Formosa y el Chaco), con los macá (que residen en un barrio suburbano de Asunción, y en menor grado a los charrúas (de acuerdo a investigaciones que yo mismo realicé publicadas en “Los Pueblos del Jaguar”) y tal vez a los minuanes o guenoas.
Adjunto algunas imágenes de una visita que realizamos a comunidades nivaclés cerca de Mariscal Estigarribia en el Chaco paraguayo.




La dificultad de entender los ceros a la derecha

Se conoce en general la expresión “ceros a la izquierda” referida a alguna cosa o persona sin importancia.  Esto es porque, en el sistema decimal, de nada vale agregar ceros a la izquierda de las cifras porque el valor permanece idéntico.
Ello no pasa con los ceros a la derecha de los números enteros.   
Cada vez que se agrega  un cero a la derecha las cifras aumentan un orden de magnitud (o sea se multiplican por diez)
La mente humana está familiarizada con cifras que se escriben con dos o tres ceros a la derecha (centenas o millares). También es posible imaginar cifras con cuatro, cinco e incluso seis ceros. Por ejemplo decenas, cientos de miles o millones.
Se hace más complicado a medida que seguimos agregando ceros, por ejemplo diez, once, quince o veinte ceros.  En este último caso estaríamos hablando de centenares de trillones.  
Pues bien, en la naturaleza muchos fenómenos se explican con cifras de quince o veinte ceros.
Por ejemplo, los seres humanos tienen unos 20 a 50 billones (20,000,000,000,000 a 50,000,000,000,000) de células según diversas estimaciones.  En cada célula hay una macromolécula de ADN que contiene unos 3,500 millones (3,500,000,000) pares de bases en donde está contenida la información genética de cada individuo. Esto se aplica a todas las especies de organismos pluricelulares aunque en cada una de ellos varía tanto la cantidad de células, de pares de bases y de ceros. O sea que un organismo humano tiene por lo menos 70 miles de trillones de pares de bases (7 seguido por 22 ceros; 7 x 1022).
También podemos detenernos a observar las producciones diarias anuales o las reservas de hidrocarburos.  Por ejemplo, el yacimiento de petróleo Ghawar en Arabia Saudita produce 5 millones de barriles por día, o sea dos mil millones (2,000,000,000) de barriles por año y contiene unos 50 a 80,000 millones de barrlles. Medidos en litros son 2 billones de litros (2,000,000,000.000).
Si nos referimos a las edades de las rocas también nos encontramos con cifras de muchos ceros. Las formaciones geológicas de los escudos (brasileño, canadiense, etc) tienen edades que pueden llegar a los 2,000 millones o 3,000 millones (2,000,000,000 o 3,000,000,000) de años.  La edad de la Tierra se extendería a u nos 5,000 millones (5,000,000 de años)
Cuando nos referimos a fenómenos astronómicos la cantidad de ceros aumenta considerablemente.
Medida en kilómetros la distancia que separa nuestro sistema solar de las estrellas más cercanas es de unos 40 billones (40,000,000,000,000).
La distancia al centro de la Vía Láctea (nuestra galaxia) es de 1 trillón de kilómetros (1,000,000,000,000,000,000).
La distancia a la galaxia Andrómeda (que es una de las galaxias más cercanas) es de unos 30 trillones de kilómetros (30,000,000,000,000,000,000).
A las galaxias más lejanas esta distancia aumenta (por lo menos) a 10 cuatrillones de kilómetros (10,000,000,000,000,000,000,000,000).
Es claro que la mente humana tiene grandes dificultades para imaginar con las propias experiencias el significado sensorial de estas cifras, y solo pueden manejarse haciendo uso de métodos abstractos, como lo son las mátemáticas, y en particular mediante el uso de los ceros a la derecha.
De todas maneras, más allá de estas dificultades, llama la atención e incluso produce admiración que, a pesar de estas enormes dimensiones, la mente humana haya podido llegar a calcular aproximadamente estas cifras y a la vez poder estimar con un cierto grado de aproximación estas magnitudes casi inimaginables.

viernes, 16 de agosto de 2019


Groenlandia defiende su identidad soberana
En momentos en que el presidente de los EEUU manifiesta su deseo de comprar el territorio de la nación groenlandesa vale la pena recordar la existencia de esta gran isla subártica, de los pueblos nativos que la habitan, de su historia colonial y de sus deseos de transformar su estatus autonómico en el reino de Dinamarca en la obtención de su independencia política .
Geografía: Groenlandia, una nación nativa de América del Norte
Groenlandia es un país autónomo bajo la corona danesa ubicado en una isla muy grande de la región noreste del archipiélago ártico norteamericano.
Está situado entre los océanos Ártico y Atlántico, al este del archipiélago ártico canadiense. Fisiográficamente es una parte de América del Norte. Sin embargo, Groenlandia se ha asociado política y culturalmente con Europa (específicamente Noruega y Dinamarca, las potencias coloniales, así como la isla cercana de Islandia) durante más de un milenio.
El área es de 2,166,086 km2, lo que hace de Groenlandia la isla más grande del mundo, su población es de 62,000 personas.
La capital, ubicada en la costa suroeste es Nuuk con 20,000 habitantes.
La mayoría de la población pertenece al grupo étnico inuit groenlandés (en groenlandés: kalaallit: kalaallit, en danés: inuit de Grønlandsk).
La mayoría habla groenlandés (groenlandés occidental, kalaallisut) y se considera étnicamente groenlandés.
Aproximadamente el 90 por ciento de la población de 62,000 habitantes de Groenlandia es inuit groenlandés, o 56,000 personas.
Hay tres grandes grupos groenlandeses nativos:
Los Kalaallit del oeste de Groenlandia, que hablan Kalaallisut
Los Tunumiit de Tunu (Groenlandia oriental), que hablan Tunumiit oraasiat ("Groenlandia oriental").
Los Inughuit del norte de Groenlandia, que habla inuktun ("esquimal polar")
Históricamente, Kalaallit se refería específicamente a la gente de Groenlandia occidental. Los groenlandeses del norte se llaman Avanersuarmiut o Inughuit y los groenlandeses orientales se llaman Tunumiit, respectivamente.
Hoy, la mayoría de los groenlandeses son hablantes bilingües de kalaallisut y danés, y la mayoría remonta su linaje hasta el primer inuit que llegó a Groenlandia. La gran mayoría de los groenlandeses étnicos residen en Groenlandia o en otros lugares del Reino danés, principalmente en Dinamarca (aproximadamente 20,000 groenlandeses residen en Dinamarca). Una pequeña minoría reside en otros países, principalmente en otros lugares de Escandinavia y América del Norte. Hay algunos groenlandeses que son multirraciales, principalmente debido a los colonos daneses y otros europeos que se casan con familias inuit.

Los inuit descienden del pueblo Thule, que se estableció en Groenlandia entre 1200 y 1400 dC. Como el 84 por ciento de la masa terrestre de Groenlandia está cubierta por la capa de hielo de Groenlandia, los inuit viven en tres regiones: polar, oriental y occidental. En la década de 1850, otros inuit canadienses se unieron a las comunidades inuit polares. [13]
Los inuit orientales, o Tunumiit, viven en el área con el clima más templado, un territorio llamado Tunuor o Tasiilaq. Los cazadores pueden cazar mamíferos marinos desde kayaks durante todo el año.
Kalaallisut es el idioma oficial de Groenlandia. Es la variedad occidental del idioma groenlandés, que es uno de los idiomas inuit dentro de la familia esquimal-aleutiana.
 Kalaallisut se enseña en las escuelas y se usa ampliamente en los medios groenlandeses.
Las primeras personas llegaron al noreste de Groenlandia desde la isla canadiense de Ellesmere, alrededor de 2500 a 2000 a. C., desde donde colonizaron el norte de Groenlandia como cultura de independencia y el sur de Groenlandia como cultura Saqqaq. El Dorset temprano reemplazó a estos primeros groenlandeses alrededor del año 700 a. C., y ellos mismos vivieron en la isla hasta c. AD 1.
 Estas personas no estaban relacionadas con los inuit. Ahorre para una recolonización tardía de Dorset en el noreste de Groenlandia c. AD 700, la isla fue deshabitada hasta que llegaron los nórdicos en los años 980. Entre 1000 y 1400, los Thule, antepasados ​​de los inuit, reemplazaron a los Dorset en el Ártico de Canadá y luego se mudaron a Groenlandia desde el norte. Los nórdicos desaparecieron del sur de Groenlandia en el siglo XV, y aunque los escandinavos volvieron a visitar la isla en los siglos XVI y XVII, no se reasentaron hasta 1721. En 1814, el Tratado de Kiel otorgó Groenlandia a Dinamarca.
El método principal de supervivencia para los Thule fue la caza de focas, narval y morsa, así como la recolección de material vegetal local. La evidencia arqueológica de restos animales sugiere que los Thule estaban bien adaptados a Groenlandia y de tal manera que podían permitirse dejar atrás las posibles fuentes de grasa.
Los visitantes europeos al noreste de Groenlandia antes de principios del siglo XIX informaron evidencia de un extenso asentamiento inuit en la región, aunque no encontraron humanos. En 1823, Douglas Charles Clavering conoció a un grupo de doce inuit en Clavering Island. Expediciones posteriores, comenzando con la Segunda Expedición Polar Alemana del Norte en 1869, encontraron los restos de muchos antiguos asentamientos, pero la población aparentemente había desaparecido durante los años intermedios.
En 1979, los groenlandeses votaron para ser autónomos. Hay un movimiento activo de independencia.
La población de inuit groenlandeses ha fluctuado con los años. Un brote de viruela redujo la población de 8,000 a 6,000 en el siglo XVIII. La población se duplicó en 1900 a 12,000 y luego aumentó constantemente en alrededor de 100 personas cada año desde 1883-1919. La tuberculosis causó una caída en la población, pero después de varias décadas de tasas constantes de natalidad y pesca comercial sobre la caza tradicional, la población llegó a 41,000 en 1980.
Los roles de género entre los inuit groenlandeses son flexibles; Sin embargo, históricamente los hombres cazaban y las mujeres preparaban la carne y las pieles. La mayoría de los matrimonios son por elección, en lugar de arreglados, y la monogamia es común. Las familias extensas son importantes para la sociedad inuit.
La dieta inuit de Groenlandia consiste en una combinación de platos locales o tradicionales y alimentos importados, con la mayoría de los inuit, de 18 a 25 y 60 años o más, que prefieren los alimentos locales habituales como la piel de ballena y el bacalao seco a los alimentos importados como salchichas o pollo. Ese estudio también revela que aquellos que crecieron en las aldeas solo consumían alimentos locales de cocina inuit 31 veces al mes y aquellos que vivían en áreas danesas consumían comida local inuit 17 veces al mes. Las razones de la falta de consumo de alimentos tradicionales varían, pero el 48 por ciento de los encuestados afirman que querían tener variedad en su dieta, el 45 por ciento de los encuestados dijo que era difícil obtener alimentos tradicionales, y el 39 por ciento dijo que los alimentos tradicionales eran demasiado caros. . Los tipos de ballenas que han sido cazadas y consumidas históricamente son las ballenas Minke y Fin, ambas bajo la vigilancia de la Comisión Ballenera Internacional (CBI). El Gobierno de Groenlandia implementó cuotas de CBI para la caza de ballenas aborígenes, reduciendo la caza de ballenas Minke a un máximo de 115 por año y las ballenas de aleta a 21 por año.

La sobrevivencia de las sociedades matriarcales 

Hay discusiones entre los antropólogos e historiadores acerca de la existencia pasada de sociedades matriarcales. Se puede deducir su antigua ocurrencia a través de las mitologías en donde las deidades femeninas constituyen el fundamento central de las creencias religiosas. Son los casos de Coyolxauhqui y Tonantzin entre los pueblos mexicanos, o de Gaia y Demeter en la Grecia pre-clásica, la Pachamama entre las culturas quechuas y aymaráes de los valles y mesetas andinas de América del Sur y Iemanjá en las naciones yorubas africanas. En algunos casos estas deidades fueron sustituidas por dioses masculinos como resultado de la irrupción de grupos étnicos patriarcales y guerreristas (p.ej. Huitzilopochtli entre los aztecas y Apolo en la Grecia clásica).
Además de estos fuertes indicios de antiguas sociedades con componentes religiosos  matriarcales, en la actualidad de registran numerosos ejemplos de comunidades donde las mujeres constituyen la base de su existencia y funcionamiento .
Algunos ejemplos de comunidades matriarcales
“Hace 13 años, un grupo de mujeres en Kenia creó la aldea de Umoja que significa “la unidad”, en el idioma swahili. Una aldea dirigida completa y exclusivamente por mujeres, donde sentirse protegidas del maltrato y donde ir en busca de ayuda o simplemente consejo.
Rebecca Lolosoli es la matriarca de este pueblo. A los 13 años de edad fue obligada a casarse con un hombre que le triplicaba en edad. Violada y abandonada a su suerte, supo luchar por sus ideales y crear esta aldea con ayuda de sus compañeras.
Los Mosuo, en China, viven en la región del lago Lugu, un lugar aislado (hoy día para llegar hacen falta 9 horas en jeep) que ha permitido que el sistema de línea materna floreciera y perdurara. Es, quizá, el legado de una época en la que era frecuente que los padres murieran en guerras, vivieran como nómadas o fueran monjes budistas. En ausencia de los hombres, las mujeres recogían las cosechas, daban de comer a las familias e imponían las normas.
Como en otras comunidades matriarcales, no hay violencia; son comunes el buen trato y la hospitalidad. Entre los Mosuo no tienen ninguna palabra para los conceptos de “asesinato”, “guerra”, “violación” o  “cárcel” En este lugar, las mujeres son las únicas propietarias. La herencia se transmite de madre a hija. En cada una de las familias hay una matriarca , y ella cuida y administra todos los asuntos económicos y sociales del clan y de todas sus posesiones: la casa, los campos, los animales domésticos y el alimento. El clan está formado por una mujer, sus hijos, su madre, sus hermanos, sus hermanas y los hijos de esas mismas hermanas. No existen los maridos.
No existe el matrimonio. Los hombres y las mujeres nunca viven juntos; el hombre se encuentra, por las noches, a solas con su amada. Se mantienen enlazados sólo por el afecto, así que cuando éste desaparece nada los liga y se separan. Casi sin excepción, los hombres siguen viviendo, incluso después de ser padres, en casa de su madre, y ayudan a criar a los hijos de sus hermanas.
Frente la costa de Guinea Bissau, en Orango Grande, hay una sociedad matriarcal (etnia Bijagó) donde las mujeres  gestionan la economía, el bienestar social, la ley… y el amor. En el tema del amor, son las mujeres, y no los hombres, quienes eligen. Ellas proponen públicamente colocando a sus futuros novios un plato de pescado marinado en aceite de palma roja. Una vez hecha la oferta, los hombres no pueden negarse. Rechazarlo hubiera significado deshonrar a su familia.
Juchitan está en Oaxaca, México. La expectativa de vida es la más alta de México. El 81.6% de los niños están bien alimentados, algo llamativo teniendo en cuenta que la desnutrición infantil en otros lugares de México llega al 80%.
El comercio tradicional en Juchitán ha estado y está en manos femeninas, y se basa en la buena comida autóctona y en la economía de prestigio. En Juchitan se celebran mas de 600 fiestas al año, en las que se produce una constante redistribución de la riqueza material y humana. El honor y prestigio se adquiere mediante estas suntuosas fiestas de abundante comida y bebida.
Las mujeres exiliadas de Sáhara Occidental son los pilares sobre los que se asientan los campamentos de refugiados. Los Comités y Subcomités están dirigidos prácticamente por mujeres en todas las dairas. Ellas mantienen en pie las jaimas, articulan la vida social y económica de los campamentos y llevan, en definitiva, la administración de una supervivencia digna durante los casi 40 años que dura el exilio.”
Tomado parcialmente de las siguientes referencias.
http://revistamito.com/existe-el-matriarcado/
Pueblos, drogas y serpientes, D.A., Piriguazú Ediciones

Reflectividad de planetas, satélites, asteroides y cometas
La reflectividad (albedo) de los cuerpos planetarios, asteroides y cometas de una pauta de la composición de sus superficies o atmósferas. Los cuerpos de alta reflectividad (por ejemplo más de 50 %) suelen tener superficies con abundancia de hielos o atmósferas cubiertas de nubes. 
Las cuerpos con baja reflectiviidad (menos de 10%) generalmente poseen superficies ricas en compuestos de carbono.

Algunos conceptos
El albedo es el porcentaje de radiación que cualquier superficie refleja respecto a la radiación que incide sobre ella. Las superficies claras tienen valores de albedo superiores a las oscuras, y las brillantes más que las mates.
En los cuerpos planetarios y cometarios el albedo varía de acuerdo a las sustancias que tapizan sus superficies o las características de sus atmósferas. 
Los planetas con atmósfera tienen albedos elevados, Venus tiene un albedo de 0.75, Júpiter, 0.52, Saturno, 0.47, Urano, 0.51, Neptuno, 0.41. El propio Plutón con una atmósfera rala tiene 0.49 a 0.66 y algunos satélites de Júpiter y Saturno, también tienen un mayor albedo (p.ej. Ganímedes, 0.43 y Titán, 0.21).
Los planetas sin atmósfera (Mercurio) y muchos satélites y asteroides tienen albedos bajos. La Luna, 0.12, Ceres, 0.09, Phobos y Deimos, 0.06
Excepcionalmente hay satélites que  tienen albedos elevados: Encelado satélite de Saturno, 0.99 y Europa, satélite de Júpiter, 0.67 (ambos con superficie de hielo), Io, satélite de Júpiter (tapizado de compuestos de azufre y hielo), 0.63.
Los asteroides más pequeños, incluyendo los cuerpos de menor dimensión en el cinturón de Kuiper y los cometas tienen albedos muy bajos, generalmente inferiores a 0.06.
Algunos asteroides muy pequeños con órbitas cercanas a la tierra tienen albedos de 0.04 a 0.05 (Ryugu 0.044 a 0,050, Bennu: 0,046), Ultima Thule que está muy lejos en el cinturón de Kuiper también tiene albedo muy bajo:  0.04
Este albedo es parecido a los cometas. Ejemplo de esto son el cometa Halley con 0.04, el cometa 67P/Churyumov–Gerasimenko con 0.06 y el cometa Encke con 0.046.
Hay que notar que la nieve tiene un albedo de 0.99 y el carbón de 0.05. De ello se desprende que los cometas y pequeños asteroides tienen un albedo igual o inferior al carbón, o sea son de color casi negro o gris muy oscuro.
Según se deduce de los registros realizados por las sondas planetarias y cometarias, la superficie de esos cuerpos estaría cubierta de moléculas orgánicas, algunas muy complejas. Estas moléculas se denominan con el término genérico de tolinas. 
Este tipo de composición de los cuerpos pequeños lleva a pensar que su química interna y exterior está fuertemente relacionada con el carbono y sus moléculas complejas. Hay quienes consideran que la presencia de estos compuestos puede ser un indicio de la existencia de organismos, probablemente de tipo bacteriano en sus interiores (Fred Hoyle, Chandra Wickramasinghe, varios trabajos). Estos organismos, podrían estar durmientes en el frígido (o no tan frígido), núcleo sólido de estos cometas y asteroides, apoyando la hipótesis de la panspermia que explicaría también el origen de la vida en la Tierra..

Algunos albedos característicos
Planetas
Marte: 0.29
Venus: 0.65
Tierra: 0.30
Mercurio: 0.06
Jupiter 0.52
Saturno 0.47
Urano 0.51
Neptuno 0.41
Pluton 0.49 a 0.66
Satélites
Ganímedes (satélite de Júpiter) 0.43
Europa (satélite de Júpiter) 0.67
Encelado (satélite de Saturno) 0.99
Charon (satélite de Plutón) 0.36 a 0.39
Luna (satélite de la Tierra) 0.12
Phobos (satélite de Marte) 0.06
Deimos  (satélite de Marte) 0.06
Asteroides 
Ceres 0.09
Vesta 0.423
Pallas 0.159
Ryugu 0.044 a 0,050, 
Bennu: 0,046 
Ultima Thule 0.04
Cometas
Halley 0.04
67P/Churyumov–Gerasimenko 0.06
Encke 0.046


jueves, 15 de agosto de 2019

El arduo problema de la terminología en las sustancias psicotròpicas 

Es obvio que no se sabe que hacer con las drogas. Ni con los que las usan. Ni tan siquiera se sabe cómo hablar de ello, que es más grave. . En muchas ocasiones se apela a causas demasiado falsas, vagas e inexactas para atacar los psicotropos. Afirmar que la droga mata es tan necio como declarar que el agua ahoga o que las drogas iluminan. Nuestros gobiernos, la burda prensa de masas y un aparente gran número de occidentales dicen estar contra el consumo de ciertas substancias psicoactivas. Bueno. Cuando uno se interesa por sus argumentos, descubre que su grosero bagaje lingüístico se limita al término drogas. Máxime lo amplían con las drogas matan o con un mal usado estupefacientes o narcóticos. Lo que queda así reflejado es la descomunal ignorancia y confusión que reina sobre este tema, que mal conjuga con opiniones pretendidamente sólidas y con actitudes enjuiciadoras. Por ejemplo, hay la costumbre de hablar de alucinógenos como genérico de todas las substancias prohibidas cuando, en realidad, solo se conocen cuatro compuestos que sean literalmente alucinógenos y ninguno es de uso popular ni están perseguidos… porque no son usados por el pueblo llano (me refiero a la ketamina, escopolamina, hiosciamina y atropina). Así mismo, se habla de narcóticos para referirse, por ejemplo, a la cocaína o al MDMA cuando se trata de estimulantes del SNC. Sería, literalmente, como etiquetar de hortaliza al hígado de oveja porque ambos son alimentos y se desarrollan en el campo. Por su parte, la mayoría de usuarios suelen conformarse con expresiones tipo pillar un globo, estar colocado, andar ciego, volarse con una pasti y poco más que esto. Es de una pobreza espiritual e intelectual atroz que contrasta con la riqueza léxica de otras culturas. Cada psicotropo tiene efectos, duración e intensidad propios. Nada tiene que ver la euforia causada por los opiáceos con la estimulación de la cocaína o la del café –distintas entre ellas–, y menos aún con los efectos de los enteógenos tipo ayahuasca u hongos psilocíbicos –también con notables diferencias internas.  Cualquier substancia biológicamente activa es una droga. Que cause malestar o placer, curación, cambio de ánimo, visiones maravillosas o varios efectos a la vez es harina de otro costal. Muy a menudo, la variación no depende tanto de una substancia sino de la dosis que se ingiere, del individuo que la consume con todo lo que lleva dentro y de las expectativas previas que lo guían. Quinientos miligramos de ácido acetilsalicílico –una aspirina– permite desentendernos por unas horas de nuestros dolores; cinco gramos –diez aspirinas— aseguran un buen susto gastro-intestinal por varios días. En farmacología botánica se entiende por droga algo tan anodino como la parte de la planta que se usa. De ahí que denominar drogas a las substancias prohibidas es, en farmacología al igual que en medicina, un genérico en extremo confuso. A pesar de todo, droga aún podría ser un término aceptable pero drogadicto ya está más lejos ¿Cómo denominar al que, al igual de los dioses clásicos, usa de ciertas substancias para buscar el placer, la ebriedad o la compensación farmacológica de sus déficits biológicos? ¿Drogófilo? ¿Farmacófilo? ¿Dionisíaco? ¿Farmatrapado? J. Ott propone denominarlos “usanos” –derivado del inglés user– en lugar del correcto usuarios. Se trata de un inaceptable barbarismo anglófono, pero retengamos su propuesta. La casi totalidad de nuestra cosmovisión gira alrededor de una autocomplacencia alimentada con química legal: drogas fácilmente adictivas y aceptadas por todos, no nos engañemos. Es muy corriente el personaje que, para dormir, ingiere una pastillita blanca; a la mañana siguiente le es preciso activarse rápido y bebe un tazón de oscuro café, previa dosis de algún antidepresivo pariente del Prozac para soportar el sinsentido de su vida. Más tarde debe evacuar sus heces ayudado de un nuevo fármaco en forma líquida o sólida; por la tarde ingiere una buena dosis de alcohol para desinhibirse en sus relaciones sociales y sentirse más seguro; y por la noche, antes de la pastillita blanca para dormir, toma una aspirina que le borrará la sensación de migraña proveniente del alcohol bebido. Cuando alguien regula su relación con el mundo y consigo mismo por medio de drogas, sean o 6 no legales ¿Cómo debe ser denominado? ¿Drogadicto? ¿Débil de carácter? ¿Enfermo, tal vez? Nadie llamaría convaleciente ni indispuesto a alguien por tomar los fármacos citados en las líneas anteriores. Hay millones de personas en Occidente que viven así. Más de la tercera parte de nuestros congéneres necesitan ingerir hipnóticos a diario para poder dormir ¿Por qué tachar de toxicómanos, pues, a aquellos que actúan de la misma forma solo que prefiriendo otras substancias, muchas de las cuales son incluso más interesantes e inocuas desde diversos puntos de vista que las recetadas por los médicos? No es que no existan toxicómanos. Los hay. Pero en muchos casos lo son más los que señalan (que usan a diario barbitúricos, alcohol, tabaco, estimulantes, hipnóticos…) que los señalados, y ello al margen del estatus legal de las substancias objeto de compulsión
Reproducido de "El arduo problema de la terminología en los psicotropos" 
Dr. Josep Mª Fericgla, 2004
Societat d’Etnopsicologia Aplicada

miércoles, 14 de agosto de 2019

Pueblos indígenas de Brasil
Los guaraní: extrema pobreza, expectativas de vida de apenas 40 años. El actual gobierno de Brasil de Jair Bolsonaro está agravando  estas condiciones.
Al presidente de Brasil no le importan los pueblos nativos
Los guaraní representan una de las naciones indígenas más importantes de Brasil, tanto histórica como demográficamente.  Sin incluir a sus parientes cercanos, los tupí, la población total de las comunidades guaraní ascendía a varios millones (tal vez del orden de 10 M), extendiéndose desde las selvas del norte de Mato Grosso hasta el delta del río Paraná. Su existencia se basaba en la pesca y la aplicación de prácticas agrícolas de tala y quema en los ambientes selváticos donde habitaban. Los principales cultivos eran el maíz, la mandioca, el boñato, el maní, los frijoles y el zapallo Nunca constituyeron sociedades urbanas ni estados centralizados. Generalmente las comunidades mantuvieron su autonomía, aunque podían establecerse alianzas durante las guerras.
Hay actualmente varios sub-grupos guaraníes que habitan el territorio de Brasil, e incluso se extienden a algunos países vecinos. Los principales son los kaiowá o pai tavytera con 30,000 integrantes, los m’bya guaraní con 20,00 y los ava chiripa con 10,000.  Los kaiowá habitan el sur de Mato Grosso y noreste de Paraguay, los m’bya guaraní, que han adoptado comportamiento migratorio, se extienden por el sur de Brasil, Paraguay, Argentina y ocasionalmente Uruguay. Los ava chiripá se encuentran sobre todo en Paraguay oriental.
En Brasil tanto los kaiowá como los m´bya han perdido prácticamente todas sus tierras tradicionales, manteniendo los kaiowá algunas pequeñas reservas en Mato Grosso do Sur y en gran medida habitando los barrios marginales de algunas ciudades del estado, como Dourados o Campo Grande. Los kaiowá que viven en las ciudades son extremadamente pobres y los adolescentes tienen una de las tasas de suicidios mayores del Brasil y de América.
Los m’bya por su parte sobreviven a orillas de los cursos de agua y al costado de los caminos vendiendo artesanías viviendo en una gran pobreza cn una expectativa de vida que apenas excede los 40 años.  
Con el gobierno anti-indígena de Bolsonaro los pueblos guaraníes han visto disminuir sus escasos márgenes de opciones de vida y subsistencia, los kaiowá no podrán recuperar las tierras tradicionales que reclaman e incluso pueden perder algunas de sus reservas actuales frente al avance de las grandes corporaciones y latifundios.
Con un gobierno intolerante los m’bya guaraní van a encontrar más dificultades en sus migraciones o para establecerse en tierras públicas o privadas.
Estos pueblos nativos requieren la mayor de las solidaridades, particularmente con las nuevas políticas anti-indígenas que se están observando.

martes, 13 de agosto de 2019

La vida es información
Danilo Antón 
La vida se basa en las moléculas del ADN y del ARN. En el ADN están contenidas las “instrucciones” para el desarrollo de las actividades metabólicas vitales y la reproducción de los organismos y el ARN actúa en general como mensajero de dichas instrucciones para la síntesis de las proteinas y otras funciones. Estas moléculas presentan una flexibilidad informacional que permite reproducirse superando en cada nueva generación los inconvenientes funcionales de las generaciones pasadas: una propiedad que podemos llamar "adaptabilidad".
El ADN es una molécula muy larga, que se enrolla en el interior de los microorganismos y núcleos celulares. Su dimensión longitudinal es cientos de miles de veces mayor que la transversal. La longitud del ADN de cada célula humana es de 2 metros. Si se sumara la longitud del ADN de todas las células de una sola persona (1013) se podría rodear la circunferencia terrestre 500,000 veces.  El genoma humano contiene 3,400 millones de bytes de información, por lo que se puede estimar la información genética de todas las células de un solo individuo de la especie en más de 1024
Los demás organismos complejos poseen masas de información análogas. Incluso las especies más simples, como las bacterias, tienen varios millones de bytes en su código genético. Estas cifras permiten aquilatar el inconmensurable volumen de información contenido en los entes vivos.  En un cm3 de agua suelen pulular de miles de organismos (por ejemplo protozoarios, bacterias, virus) con varios millones de bytes de información cada uno. En una sola gota de agua, por lo tanto, hay millones de unidades de información. Si pensamos en el volumen total de agua que existe en la superficie del planeta (superior a los 2,000 millones de kilómetros cúbicos) podremos vislumbrar la apabullante cantidad de información que está contenida en la hidrosfera terrestre.  Por esa razón, a la afirmación anterior de que “el agua es vida”, podemos agregar que “la vida es información”, y que por lo tanto, “el agua es información”.
De "Sequía en un Mundo de Agua", D.Antón, Piriguazú Ediciones  

lunes, 12 de agosto de 2019

Plantaciones agrícolas en el Sur de América 
Hay abundantes datos acerca del carácter trashumante de los pueblos de las costas del Para Guazú (nombre guaraní del Río de la Plata) antes de la invasión europea. 

Al referirse a los pueblos que habitaban las orillas del gran río, los cronistas españoles señalaron repetidas veces que las naciones que y allí vivían no cultivaban, que sólo se alimentaban de la pesca y de la caza,  que no conocían población ni asiento fijo, en fin que eran pueblos nómades.
Sin embargo, en el continente del maíz y del tabaco, y en una zona de comunicaciones fáciles como era la región del Para Guazú, es inimaginable que pudieran existir pueblos que no conocieran la agricultura. 
Los propios cronistas europeos, al referirse a las producciones de varias comunidades locales -por ejemplo chandules-carios-guaraníes y chaná-timbúes- señalaron repetidas veces que éstos eran pueblos cultivadores de abatí o maíz, zapallo, mandioca y otros cultivos. Dada la cercanía geográfica entre los pueblos antes mencionados y los charrúas y otras naciones similares (vivían en la misma zona) y sus relaciones estrechas, que fueron probadas por el propio Ulrico Smidtl, cronista de la expedición de Pedro de Mendoza en 1535-15362,  es seguro que mantuvieran contactos frecuentes, incluyendo actividades de intercambio comercial. Por esa razón, no hay duda que los charrúas y miinuanes consumían habitualmente productos agrícolas, ya sea plantados por sus vecinos y obtenidos a través del comercio o cultivados por ellos mismos. Si bien no hay descripciones concretas de cultivos en las aldeas charrúas, no hay que olvidar que los primeros contactos de los que guardamos crónicas tuvieron lugar en un marco de agresión militar que impidió averiguar con precisión cómo funcionaba la economía de estos pueblos nativos. Por otra parte, la parcialísima y fragmentaria versión española acerca de la cultura original charrúa- minuán estaba limitada a los campamentos costeros (en donde la pesca constituía la actividad central). Es muy probable, al igual que sucede en varios pueblos chaqueños que fuera del ámbito de la costa, la agricultura constituyese una actividad complementaria asociada a pequeñas chacras escondidas en los montes, a lo largo de los itinerarios trashumantes anuales. Ello era seguramente así en el caso de las antiguas comunidades guenoas- minuanes quienes, según creemos, habitaban la región hoy conocida como «de los Cerritos de Indios» en la región  atlántico- lacunar.
Por lo menos, es seguro que la agricultura constituía una actividad secundaria en casi todos los pueblos. Si bien en el caso de algunas comunidades ésta podía ser prácticamente inexistente, en otras era una práctica habitual. 
En los últimos años, precisamente en los estudios arqueológicos de los «Cerritos de Indios» se encontraron silicofitolitos de maíz, porotos, zapallos y achiras, confirmando la existencia de actividades agrícolas antes de la  invasión europea. 
El gas y el petróleo no se van a agotar en el futuro inmediato, 
los precios son políticos y especulativos
Danilo Antón
Una de las noticias más importantes y permanentes en los medios de difusión periodísticos nacionales y mundiales son las variaciones irregulares de los precios del petróleo. Cuando la tendencia es ascendente toma cuerpo una alarma generalizada de que el aumento se debe a la disminución de las reservas existentes y de que el petróleo se va acabar muy pronto. ¿Que vamos a hacer?.
De pronto, en forma inesperada el precio del barril que superaba los 120 dólares comenzó a bajar hasta arañar los 20 dólares y luego comenzó a subir nuevamente. Ahora está a 63 dólares el barril. ¿Como se explica?
Los vaticinios de la escasez de hidrocarburos, que por ser "fósiles" (hipotéticamente) estaban limitados solamente a las capas superiores de la corteza terrestre estaban en vías de agotamiento, han sido refutados por la terca realidad.
A la luz de muchos datos (que rompen los ojos) la creencia del origen fósil de petróleo se ha transformado en unpresupuesto de tipo dogmático cuya veracidad es, por lo menos, dudosa.
En realidad, los precios de los hidrocarburos, en particular los precios del petróleo líquido, están muy poco relacionados a la abundancia o la escasez, y en cambio son el resultado de decisiones políticas y movimientos financieros especulativos.
Cuando convenía aumentar los precios para incrementar las ganancias de las empresas petroleras, se tomaban las medidas políticas para que ello ocurriera, generalmente por el desencadenamiento (a veces muy artificial) de guerras en los países petroleros (p.ej. Irák, Irán, Kuwait, Libia).
Luego los vaivenes de la geopolítica internacional, y debido a la renovación de la Guerra Fría, resultó conveniente bajar los precios como instrumento para debilitar a los enemigos de EEUU en la escena internacional: Rusia y sus aliados, Irán y en menor grado Venezuela.
Este descenso de precios, también artificial, produjo solo en parte las consecuencias esperadas por los grandes poderes (sobre todo los grupos económicos que controlan los Estados Unidos y Europa Occidental) porque terminó afectando también a Arabia Saudita, que aunque parezca mentira está teniendo problemas financieros.
Debido a ello, están habiendo conversaciones de aliados supuestamente irreconciliables:
Rusia e Irán, por un lado, y Arabia Saudita por el otro, y a través de posibles acuerdos de congelación de la producción lograron subir el precio del barril a 50 dólares.
Como se ve la política internacional es cada vez menos cuestión de ideas, y al final de cuentas, los intereses económicos y políticos son los que mandan.

Más info en los libros “Petróleo y gas: ¿Inagotables?” y “Tierras de Pocas Lluvias y Mucha Sangre” de Piriguazú Ediciones que se pueden obtener a través de dantonster@gmail.com.

viernes, 9 de agosto de 2019

Las grutas y el mundo de las calizas


Los acuíferos kársticos y los sistemas de grutas
Las calizas (rocas carbonatadas) son abundantes en todo el mundo. Algunas se encuentran en los fondos marinos y cerca de la costa, a diferentes profundidades (lodos oceánicos orgánicos, corales, llanuras de marea y playas calcáreas). Otras están en ambientes lacustres, palustres o incluso aluviales. Su origen puede ser ígneo (carbonatitas)  o pueden haber estado sujetas a transformaciones  metamórficas (mármol).
Algunos acuíferos carbonatados contienen materiales de alta porosidad primaria, como las formaciones de corales, las lumaquelas, las calcarenitas y otras calizas detríticas escasamente consolidadas. La mayor parte de los acuíferos calcáreos, en cambio, basan su potencial en la porosidad secundaria, desarrollada a través de procesos de disolución química a lo largo de las fracturas, como sucede en las calizas y dolomitas compactas.  
Hidrogeológicamente, las rocas carbonatadas suelen ser muy dinámicas. Con el tiempo, los procesos diagenéticos tienden a reducir su porosidad primaria. En la masa de la roca se van produciendo disoluciones graduales y recristalizaciones de los minerales carbonatados. A nivel de las fracturas, la circulación de agua tiende a disolver los minerales de las paredes, “erosionándolas” y formando cursos subterráneos, cuya dimensión se va incrementando. Dado que estos procesos pueden suceder simultáneamente, algunos acuíferos carbonatados tienen una porosidad primaria relativamente alta, todavía no completamente afectada por procesos diagenéticos, y una porosidad secundaria en desarrollo, en las fracturas.
Estas rocas pueden contener volúmenes considerables de agua en sus espacios intergranulares y redes de fracturas. La acción del agua aumenta el tamaño de las fractura y, por lo tanto, tiende a facilitar su propia circulación. Estos mecanismos son conocidos como procesos kársticos, por lo que los acuíferos contenidos en tales formaciones se denominan a menudo acuíferos kársticos. Cuando los pozos o los manantiales se conectan con los principales cursos kársticos, estos acuíferos pueden resultar sumamente productivos y muy convenientes como fuentes de agua
para su uso destinado al consumo de grandes ciudades y al riego.
No obstante, cabe señalar una serie de limitantes para la utilización de este recurso. En primer término, dado que los acuíferos carbonatados suelen ser discontinuos, no todas las perforaciones resultan ser productivas. En estos casos los pozos pueden secarse rápidamente si no están en contacto con los sistemas de fracturas
principales. En segundo lugar, si bien los rendimientos inmediatos pueden ser impresionantes, a veces resultan incapaces para sostener la extracción de grandes volúmenes de agua. En muchos casos sus reservóreos contienen menos agua, a veces mucho menos, que otro tipo de formaciones que presentan menores rendimientos.
Por último, otro elemento a tener en cuenta es el rápido flujo del agua subterránea a través de las fracturas abiertas. Este flujo veloz no permite la degradación de los contaminantes que pueden llegar de la superficie y ser consumidos sin tiempo de tomar medidas correctivas.
Aún a pesar de estos problemas, los acuíferos kársticos siguen siendo de las mejores y más confiables fuentes de agua para el consumo a nivel urbano.
Las formaciones carbonatadas están muy difundidas en todo el mundo. Son especialmente abundantes en casi toda Europa, desde la península ibérica a la región alpina. Los sistemas kársticos son comunes a lo largo de la costa del Adriático, en el Jura y en muchas otras zonas del perímetro mediterráneo (p.ej. el Magreb, en la cuenca del Mar Egeo).
En América Latina, los acuíferos carbonatados altamente productivos se encuentran sobretodo en el Caribe y en el Golfo de México. Hay sistemas kársticos en Barbados, en Cuba, en Jamaica, en Puerto Rico, en varias islas del archipiélago de Las Bahamas, en las proximidades de las penínsulas de Yucatán y Florida, en varias zonas del interior mexicano (Nuevo León, Tamaulipas, Coahuila,
Guerrero, Morelos y en el propio estado de México) y en las áreas costeras del norte de América del Sur.
Bridgetown (Barbados), La Habana (Cuba), Montego Bay (Jamaica), Mérida (México) y Miami (EE.UU.) dependen exclusivamente del agua subterránea obtenida de los acuíferos carbonatados. Otras de las ciudades que dependen en gran medida de este tipo de acuíferos son: Nassau (Las Bahamas), donde también se utiliza agua desalinizada, Kingston (Jamaica) y varias de las mayores ciudades de Puerto Rico, como San José, Ponce y Arecibo.
3.22 Potencial de los acuíferos kársticos. Las formaciones carbonatadas de América Latina son heterogéneas por su composición y génesis, poseen variada porosidad, grado de fractura y consolidación.
Igualmente diversas son sus propiedades hidrogeológicas. Algunas de ellas son muy compactas, de baja porosidad y un volumen casi nulo de agua utilizable, como las calizas o dolomitas no fracturadas.
Por el contrario, existen numerosas formaciones carbonatadas de alta porosidad, intensamente fracturadas, que pueden suministrar grandes volúmenes de agua y tienen un excelente potencial para el abastecimiento de zonas de alto consumo.
En las cuencas molásicas (de conglomerados) de la Sierra Madre del Sur, en México (por ejemplo, en la cuenca del Río Huacapa, cerca de Chilpacingo), en las laderas bajas de las tierras altas de Jamaica hacia la parte norte de la isla, en el sur de Puerto Rico y a lo largo de la costa de Venezuela, se encuentran acuíferos carbonatados altamente porosos. Los acuíferos kársticos típicos, con flujo de fractura, se dan en numerosos sitios del continente: en el sur de La Habana (Cuba), en Montego Bay (Jamaica), en la península de Yucatán, en la zona de Torreón- Gómez Palacio, México y en muchas otras zonas.
Estos acuíferos son muy vulnerables a la contaminación debido a la rápida circulación del agua en el interior del sistema que no permite una adecuada infiltración y purificación del agua de recarga., sobre todo cuando se encuentran localizados en las proximidades de las ciudades. En estos casos los reservóreos subterráneos pueden ser fácilmente alcanzados por desechos de origen industrial y oméstico.
En las zonas de agricultura también existen riesgos debido al uso de agroquímicos.
Estos problemas están presentes en todas las regiones kársticas del continente.
Es así que los acuíferos urbanos de Kingston, en Jamaica, y Mérida, en México, están contaminados por desechos industriales y domésticos. Se cree que la intensa actividad agrícola que se desarrolla en el área de recarga del sur de La Habana puede perjudicar la calidad del acuífero kárstico, que constituye la principal fuente de agua de esa ciudad y de las áreas vecinas.
Los acuíferos carbonatados son muy sensibles a las interferencias antropogénicas, por lo que requieren de un manejo cuidadoso para su uso en forma continua.
Del libro "Los acuíferos de América Latina", Danilo Antón, Piriguazú Ediciones.

jueves, 8 de agosto de 2019

La nación charrúa
(fragmento de Los Pueblos del Jaguar)


Danilo Antón

La nación charrúa fue la más importante de la región estuárico-ribereña del Paraguazú
Debido a su localización a la entrada de la gran cuenca uruguayo-paranaense fue una de las primeras naciones contactadas por los europeos. De acuerdo a las descripciones de Gaboto, Pero Lope de Souza, Schmidl y otros cronistas, se trataba de un pueblo de pescadores, hábiles canoeros que vivían en aldeas de unos pocos cientos de habitantes, en la zona que se extendía a lo largo de la costa estuárica y fluvial en los actuales departamentos uruguayos de San José, Colonia y Soriano, en la costa de Buenos Aires, en ciertas islas del delta del Paraná y al sur de la actual provincia de Entre Ríos. 
Es difícil conocer los datos demográficos precisos de la población charrúa. Algunos indicios permiten estimar que era relativamente numerosa, probablemente del orden de 20,000 a 30,000 individuos.
Antonio de Herrera en su Historia señalaba que al llegar la expedición de Juan Díaz de Solís “descubrían muchas casas de indios, y gente que con mucha atención estaba mirando pasar el navío, y con señas ofrecían lo que tenían, poniéndolo en el suelo, Juan Díaz de Solís quiso en todo caso ver que gente era esta, y tomar algún hombre para traer a Castilla” 
En 1530 llegó la expedición portuguesa de Pero Lope de Souza a las costas de los actuales departamentos de Colonia y San José donde encontró una aldea, probablemente charrúa, que según estimaciones estaba constituida por un grupo de canoeros. El testimonio. De acuerdo a la crónica de esta incursión, al llegar ésta a la costa norte del río de la Plata la salieron a recibir cuatro almadías (canoas) que tenían entre 16 y 20 metros de largo aproximadamente (10 a 12 brazas) y poco men”os de un metro de ancho (media braza). En cada una de ellas venían cuarenta remeros de pie. En su segundo encuentro salieron seis almadías. Es decir, que tan sólo los remeros sumaban unos 240 hombres. Anota de Sousa que había muchas almadías más en tierra, y finalmente estima la población masculina de ese grupo en unos 600 hombres. Si le agregamos mujeres, niños y ancianos, podríamos llegar a una cifra total de alrededor de 2.000 a 2,500 personas en esa sola aldea.

Según esta misma crónica los nativos expresaron gran alegría y demostraron su amistad a través de obsequios y demostraciones de júbilo, nadando rápidamente cerca de las naves, y enviando varias canoas enormes con unos cuarenta remeros cada una para recibir a los visitantes,. «estaban tan felices que parecían locos».
Con todo, los expedicionarios, que seguramente tenían referencias de la experiencia trágica del navegante español Juan Díaz de Solís prefirieron no arriesgarse a desembarcar y prosiguieron viaje.
Esta descripción es probablemente la más ilustrativa de una comunidad charrúa en condiciones “pre-coloniales”.
Si imaginamos que había una veintena o poco más de comunidades charrúas en el estuario y delta y reduciendo el promedio poblacional de cada una a unas mil personas, la población charrúa total puede ser estimada razonablemente entre 20,000 y 30,000 personas, lo cual sería coherente con la cantidad de guerreros que describe en 1536 el aventurero y cronista alemán Schmidl que acompañó la expedición de Pedro de Mendoza afirmaba que en el sitio de Buenos Aires. En su crónica Schmidl describe unos 23,000 guerreros de cuatro naciones: “vinieron los indios contra nuestro asiento de Buenos Aires con gran poder e ímpetu hasta veintitrés mil hombres y eran en conjunto cuatro naciones; una se llamaba querandíes, la otra Guaraníes, la tercera Charrúas, la Cuarta Chaná- timbúes.”
Si los charrúas hubieran sido una cuarta parte de ese total que menciona Schmidl, cosa que parece probable, los guerreros charrúas involucrados en el sitio serían unos 5,000- 6,000 guerreros, lo que correspondería efectivamente a una población total de unos 20,000- 30,000 habitantes.
Setenta años más tarde, en 1607, cuando los charrúas se habían desplazado hacia el noroeste para alejarse de los centros de poder españoles, el gobernador de Asunción, Hernando Arias de Saavedra, todavía se refería a la región del Uruguay como “una provincia muy fértil y de gran suma de indios....”20 . 
 Poco después, en 1610, en la recientemente establecida ciudad de Buenos Aires, el gobernador Marín Negrón envió una carta al rey en que estima la población charrúa en unos “cuatro mil indios infieles”. Aunque no sabemos si en ese número se incluía toda la población o solo los “indios de armas” como solía hacerse se puede apreciar una cierta disminución de la población, seguramente relacionada al impacto de la colonización.
De "Los Pueblos del Jaguar". D-Antón, Piriguazú Ediciones.

Más info en daniloanton.blogspot.com

miércoles, 7 de agosto de 2019

Los ainus, una minoría discriminada de Japón

Al igual que los nativos americanos de los EE. UU. Y los aborígenes de Australia, el pueblo ainu de Japón ha sufrido discriminación, asimilación forzada y estrictas políticas gubernamentales que amenazaron con despojarlos de su herencia cultural y su idioma. 
A pesar de las medidas que brindan bienestar y promoción cultural, los ainu permanecen al borde de la oscuridad en la conciencia pública. 
En 2014, el asambleísta de la ciudad de Sapporo, Kaneko Yasuyuki, tuiteó que el pueblo ainu ya no existía, lo que provocó que una asociación ainu preguntara cuándo exactamente dejaron de existir.
Este año, el gobierno está tratando de poner a los ainu en el centro de atención. Un proyecto de ley que codifica a los ainu como "pueblos indígenas" de Japón fue presentado a la Dieta para su revisión el 5 de febrero, y luego aprobado por el Gabinete. Expertos, profesores, economistas, etc., elogiaron cómo el proyecto de ley finalmente legitimaría a los ainu como pueblo indígena; que una pelea que los ainu habían luchado por años finalmente había terminado.
Los ainu, sin embargo, tenían otras cosas que decir. En una conferencia de prensa para el Club de Corresponsales Extranjeros de Japón, varios ainu ekashi (la palabra ainu para "ancianos") denunciaron la vaga redacción del proyecto de ley y la notable ausencia de derechos indígenas. Exigieron que el gobierno retire el proyecto de ley de la consideración de Dieta y lo revise a fondo.
Otros grupos de derechos han cuestionado los motivos del gobierno detrás de la presentación del proyecto de ley. The Sankei News informó cuál era la intención principal del proyecto de ley: atraer al mundo promoviendo a los ainu a los visitantes extranjeros antes de los Juegos Olímpicos de Tokio en 2020. Otros medios informaron resúmenes similares de este proyecto de ley, dejando la preservación de la cultura ainu como una ocurrencia tardía . Eso no es nada nuevo, dada la larga historia de Japón de degradar y subyugar a los ainu.
Por Alyssa Pearl Fusek
Referencia:
https://medium.com/@unseenjapan/why-japans-ainu-recognition-bill-upsets-the-ainu-facbc582e8b5