viernes, 26 de agosto de 2016

       

Serie Naciones y Estados

                                    EL MUNDO:

Geografía, Historia y Algo Más
        Capítulo 5
    Arabia Saudita (Parte 2)                        
          Danilo Antón

          Mahoma y el surgimiento del Islam

Mahoma nació en La Meca, en un ambiente espiritual complejo donde se mezclaba una antigua religión lunar con el cristianismo y el judaísmo. Corría el año 570 de la era común.
En esa época, la ciudad era un lugar de transferencia de las mercaderías transportadas por las caravanas que venían desde el Sur de Arabia y las que partían hacia Siria y Palestina.
A una edad juvenil (tal vez con poco más de 20 años) Mahoma se casó con una rica viuda llamada Khadija (quien había heredado su fortuna de dos maridos anteriores), y se encargó de organizar e incluso acompañar algunas de las caravanas que transportaban las mercaderías pertenecientes a su esposa.
Su interés religioso se generó a partir de sus contactos con las comunidades cristianas y judías que existían en las ciudades árabes desde hacía varios siglos. Con los años fue desarrollando una visión religiosa que habría de expresarse en una nueva religión que denominó Islam (sumisión).
Debido a que su prédica entraba en contradicción con la religión de la elite gobernante local, la situación de Mahoma se fue haciendo difícil, y decidió abandonar la ciudad con sus seguidores. Su destino fue la ciudad de Yathrib, que luego pasaría a llamarse Medina. La migración se produjo en el año 622 de la era común, en lo que se dio en llamar la Héjira y que marca el año 0 del calendario musulmán.
En Medina la difusión de la nueva religión fue exitosa y el número de fieles aumentó rápidamente.
Al cabo de varios años de prédica, negociaciones e incluso enfrentamientos armados, el movimiento islámico naciente logró ampliar su área de influencia a otras zonas de Arabia, incluyendo la propia ciudad de La Meca.
Mahoma murió en el año 632, y dejó un sistema religioso y una comunidad organizada de creyentes que a su muerte se dedicaría a difundir sus enseñanzas.
Al principio las revelaciones de Mahoma y sus dichos fueron tan sólo registradas en la memoria de sus seguidores y cronistas siguiendo el estilo de la antigua poesía árabe.
A medida que pasaban los años resultaba imperativo registrar las palabras del Profeta de todas las fuentes posibles.
Veinte años después de la muerte del fundador se organizó un libro, el primero escrito en lengua árabe, que se denominó Corán (o Qur’an), que quiere decir “lectura” o “recitado”.
A diferencia de la Biblia y el Talmud que han sufrido modificaciones a lo largo del tiempo, el Corán ha permanecido inalterado desde su primera redacción representando no sólo el fundamento de la religión musulmana sino también la base del lenguaje árabe clásico en todas las naciones donde se usa dicha lengua.
El Corán predica la existencia de Alá, su misterio inaccesible, su unicidad y omnipotencia. De acuerdo al Corán, los artículos de fe del Islam son la creencia en un solo Dios, en los ángeles, en los libros revelados, en el Profeta Mahoma y en el Día del Juicio Final.
Los musulmanes tiene cinco deberes obligatorios, los “cinco pilares” del Islam. Son la profesión de fe, las cinco oraciones diarias, el pago del zakat (equivalente a “limosna”), el ayuno en el mes lunar de Ramadán (que quiere decir “abrasador”) y el peregrinaje a la Meca.
La profesión de fe se expresa en la frase árabe “la ilah illa’ Allah: Muhammad rasul Allah” que se traduce “No hay Dios sino Alá, Mahoma es el mensajero de Alá”.
Proclamada en voz alta con una comprensión y aceptación completa de su sentido transforma en musulmán a cualquier persona que la pronuncie.
Las oraciones diarias son cinco, que se llevan a cabo al amanecer, al medio día, a la media tarde, a la puesta del sol y a la caída de la noche. Los creyentes deben lavarse manos, pies y cara antes de rezar enfrentados hacia La Meca. Las oraciones se pronuncian en lengua árabe independientemente del idioma que hable la persona que reza..
El zakat (traducible literalmente como “purificación”) se ha vuelto una caridad obligatoria o impuesto que legitima a nivel religioso y legal el derecho de propiedad de las personas.
El ayuno es requerido durante el mes lunar de Ramadán
Durante este período del año está prohibido consumir alimentos o bebidas y tener relaciones sexuales a partir del amanecer y hasta la desaparición del último vestigio de luz en el atardecer.
El peregrinaje a La Meca o hajj es una obligación para todos los musulmanes aunque sea una vez en la vida. Durante el hajj el creyente debe ponerse dos túnicas sin costuras, caminar descalzo y no cortarse la barba, el pelo o las uñas. El peregrino debe visitar la mezquita sagrada, besar la Piedra Negra, caminar alrededor de la Ka’ba , ascender y recorrer el camino entre el Monte Safa y el Monte Marwa siete veces, escuchar un sermón en el Monte Arafat, arrojar piedras en los 3 pilares en Mina, y tomar parte de un sacrificio ceremonial.
Aparte de los cinco pilares de la fe, la práctica más importante de la fe islámica es la shari’a, una forma integral de vida ordenada por Alá.
En su acepción beduina original shari’a quiere decir “el camino hacia el lugar del agua”.
El Día del Juicio Final depende de la resurrección del cuerpo. Los infieles condenados que van al infierno deberán pasarse la eternidad sufriendo varios grados de tormento. Suplicarán por agua y se les negará.
En el paraíso, en cambio, todo es vida y placer, los ríos fluyen entre jardines floridos, la vida transcurre entre banquetes de frutas y ambrosía, y son acariciados por esposas de pureza inmaculada.

Los primeros califas
Durante los últimos años de la vida de Mahoma, desde el 622 al 633 de la era común, el principal consejero del profeta fue su suegro, Abu Bakr.
Al morir Mahoma, los fieles de Medina lo eligieron khalifat rasul-Allah, el califa, sucesor del mensajero de dios.
A pesar de su título, el califato no fue una posición de privilegio religioso. Podía dirigir en carácter de imán en la ceremonia de oración de los viernes (ium al juma o día de la reunión) aunque cualquier musulmán podía desempeñar esa función. En los hechos, el califa era el protector de la fe. La naturaleza del cargo era sobre todo militar y política.
Para asumir el califato, Abu Bakr debió enfrentar la resistencia de los seguidores de Ali, yerno de Mahoma (casado con Fatima, hija del Profeta), quienes argumentaban que la posición de califa sólo podía ser trasmitida por vía de la sangre, y no por la elección, como sostenían los partidarios de Abu Bakr.
Las primeras tareas del nuevo califa fueron, en el Najd, apagar la revuelta de las tribus beduinas y, en el Hejaz, controlar la rama aristocrática del clan Qurayshi, conocidos como los Omayades.
Inesperadamente, apenas un año después de su designación, Abu Bakr murió, siendo nombrado en su lugar el califa Omar quien asumió el poder con el título de amir al-mu’minin (comandante de los fieles).
Durante los primeros años del califato de Omar las noveles fuerzas musulmanas desencadenaron avances en varios frentes. En el año 637 derrotaron a los persas en Kadisiya, conquistaron la mesopotamia iraquí y continuaron avanzando por el territorio de Persia hasta la caida final del Imperio en el año 651.
En 638 lograron apoderarse de Jerusalén abriendo el camino para la ocupación de Palestina primero, y luego de Siria.
Un año después, las fuerzas islámicas, comandadas por Amr ibn al-As, se dirigieron a Egipto arrebatando Heliópolis y Alejandría de manos bizantinas en los años 640 y 641. La conquista del resto de Egipto, los territorios de Nubia al sur, y la Cirenaica y Tripoli al oeste, ocurrieron durante los siguientes cuatro años.
Al morir asesinado Omar, en el año 644, los dos aspirantes a sucederlo eran Ali, y Othman, quien era casado con otra hija de Mahoma, Ruqaya.
El cónclave de los fieles eligió a Othman, y Ali fue nuevamente relegado.
Durante su califato de 6 años Othman continuó las políticas expansionistas de sus predecesores hasta que fue asesinado en el año 656.
La muerte de Othman dio lugar a una lucha por el poder entre Ali, quien fue elegido por ciertos sectores como califa, y Aisha, la viuda de Mahoma e hija de Abu Bakr, quien procuró evitar su ascensión al poder. Algunos líderes se opusieron al nuevo califa, mientras que otros lo apoyaron. Al cabo de cinco años de inestabilidad, Ali también fue asesinado (661).
Fue en ese momento que se desencadenó el principal cisma del movimiento islámico que habría de durar hasta nuestros días.
Los seguidores del califa muerto fundaron el movimiento shi’ah Ali (el “partido de Ali”) que sostenía que sólo Ali y sus descendientes podían ser verdaderos califas. Con el tiempo los shi’ah o shiitas desarrollaron su propia línea religiosa que se impondría en ciertas regiones del mundo musulmán, particularmente en Irán, y a lo largo de los emiratos de la costa del Golfo.
Los otros musulmanes se autodenominaron sunnis o sunnitas, o sea los seguidores del “camino” de Mahoma tal como era definido en las tradiciones registradas en el transcurso de la vida del profeta.
La división entre sunnitas y shiitas, que continúa en la actualidad, se expresa también en un enfoque diferente de la organización de la comunidad islámica. Para los shiitas, el califa debe ser infalible, e incluso hay algunas sectas shiitas marginales que sostienen que Ali es la encarnación de Dios. De acuerdo al movimiento shi’a el liderazgo carismático pasó de Mahoma a Ali, y de Ali a sus hijos Hasan y Husein, y por ende también a los descendientes de Husein. En el movimiento shiita también se desarrolló la creencia en la aparición próxima de un mahdi (“el que es divinamente guiado), un mesías que iba a aparecer para guiar o redimir la humanidad.
A pesar del fortalecimiento del poder shi’a en ciertas zonas del mundo islámico, la mayor parte de las poblaciones musulmanas permanecieron apegadas al poder y orientación de los líderes sunnitas.
Hoy, casi todas las poblaciones islámicas, desde Marruecos a Indonesia, se consideran sunnitas, con algunas excepciones alrededor de la zona del golfo, al Sur de Irak y en Irán.

Los kharijitas
Durante los años de inestabilidad provocada por la lucha por el poder del califato, se desarrolló una secta fundamentalista que se oponía tanto al lider Ali como al lider sunnita, Mu’awiya. Los adeptos de esta secta tomaron el nombre de kharijitas (“los que se fueron”). Los kharijitas adoptaron un sexto pilar de la fe: la guerra santa o jihad. Según los kharijitas el juicio de Dios solo podía ser expresado a través de la libre elección en toda la comunidad musulmana. Sostenían que cualquiera, incluso un esclavo, podía ser elegido califa si poseía la pureza moral necesaria. Del mismo modo, cualquier persona, incluyendo el califa, que cometiera un pecado mayor, podía ser sujeto al ostracismo y en los casos merecidos la propia muerte.
Se prohibían los juegos, la música y el concubinato sin el consentimiento de las esposas. El Corán fue adoptado en forma literal, e incluso desarrollaron su propio sistema legal y su colección de tradiciones (hadith).

Las ideas kharijitas sobrevivieron en los Ibadis del norte de Africa, Omán y Zanzíbar y tuvieron gran influencia en el desarrollo del movimiento wahabi de Arabia.
(continúa)
Extraido de "Una Clave de una Guerra de Culturas", Danilo Antón, 2001, Editorial Fin de Siglo.


Serie Naciones y Estados
EL MUNDO:
Geografía, Historia y Algo Más
Capítulo 5
Arabia Saudita (Parte 1)

Danilo Antón

La gran península de Arabia, patria de Mahoma, origen del Islam, es un país de dimensiones geográficas desmesuradas. Posee una superficie de 2,250,000 km2. Los 1,800 kilómetros  que separan sus constituidos por enormes extensiones de terrenos áridos rocosos y arenosos, sin ríos ni bosques.
El territorio es una sucesión de paisajes desérticos desolados y secos. En verano la temperatura del aire puede superar los 50 grados y el suelo se pone tan caliente al mediodía que se podría hervir el agua en las anfractuosidades de las rocas expuestas al sol.
Hay lugares de Arabia como el Rub’al Khalli, donde los pluviómetros instalados hace más de 40 años, no han registrado jamás una lluvia y la humedad del aire desciende a menos de 10%.
Los seres humanos tienen una gran capacidad para adaptarse a los ambientes más inhóspitos, aún en las condiciones de sequedad extrema y calores excesivos.
Desde ese punto de vista los pueblos que habitan el desierto de Arabia o beduinos son un ejemplo admirable. Han logrado utilizar las napas subterráneas, desarrollaron cultivos que toleran la soledad, la salinidad y el calor extremo, y seleccionaron animales domésticos perfectamente adaptados a las difíciles condiciones del desierto.
Los beduinos han logrado sobrevivir, e incluso llevar una vida próspera y agradable, en un sitio que a primera vista parece  hostil y poco acogedor. Su existencia transcurre entre las casas de los pueblos de los oasis, bajo la sombra de las palmas datileras, donde plantan algunos cultivos utilizando el riego, y el pastoreo trashumante de camellos y cabras que les permiten obtener leche y carne para su alimentación. La vida en el desierto es inspiradora. El sol ardiente y el calor del mediodía obligan a realizar las tareas de trabajo temprano en la mañana, o al caer la tarde. Las noches estrelladas son nítidas y claras, permitiendo descifrar las configuraciones estelares hasta en sus menores detalles.
Cuando sale la luna el desierto se ilumina y se dan las condiciones para la vida social y religiosa. La luna nueva indica el comienzo de un nuevo mes y el cuarto menguante su terminación próxima.  Por esa razón son tan importantes las fases lunares en el calendario de los pueblos árabes, y se ha impuesto la imagen de la luna creciente como símbolo del Islam. La luna creciente figura en banderas y escudos nacionales, y hasta la propia “Cruz Roja” se ha adaptado transformándose en “la Luna Creciente Roja” en todas las naciones musulmanas.

Extraido de "Una Clave de una Guerra de Culturas", Danilo Antón, 2001, Editorial Fin de Siglo.
                                     El autor en Arabia

jueves, 18 de agosto de 2016

El calentamiento global es pseudociencia

El Premio Nobel Dr. Ivar Giaever analiza el cambio climático y el calentamiento global y los define como pseudociencia.(Ref. 1)

Danilo Antón
La medición de los cambios de temperatura atmosférica media como un parámetro climático requiere una red muy sofisticada y densa estable y confiable de estaciones de observación, que no existen en el mundo, ni siquiera en los países desarrollados. También se necesitan, por lo menos, 30 años de registros. Claro, 30 años muestran cómo es el clima local, pero pueden necesitarse otros 30 años para comprobar si efectivamente ha cambiado.
Es posible también para obtener los registros de temperatura  a partir de los satélites. Ha habido mediciones de temperatura con satélites durante aproximadamente 40-56 años y los resultados son mixtos. Hubo algunos cambios de temperatura en los diferentes niveles de la tropósfera-estratósfera, pero es difícil  integrar estos resultados en un número preciso de temperatura media global.
Además se debe considerar que los cambios de temperatura del aire son principalmente el resultado de los cambios de temperatura oceánicas. Sin embargo, las temperaturas oceánicas han aumentado o disminuido, pero no hay una tendencia bien definida.
En algunos lugares de la Antártida y Groenlandia se ha producido fusión del hielo, sin embargo, hay muchos datos que muestran que en ambos lugares el volumen de hielo ha aumentado.
¿Por qué algunos científicos, y especialmente muchos políticos, insisten en algo que no se ha probado?
Por supuesto que hay intereses económicos. La venta de créditos de carbono que dan derecho a emitir una tonelada de dióxido de carbono por cada bono es un gran negocio. También hay mucho dinero en proyectos para estudiar el calentamiento global o cambio climático. Por eso algunos científicos no se atreven a negar algo que les está dando un buen ingreso.
Este nueva «religión del cambio climático», como ha sucedido en el pasado, no necesita justificación. Se basa en la propaganda y la publicidad. La gente tiene miedo de este horrible futuro y los políticos dinero del premio para ofertas de cualquier proyecto con esta catástrofe mundial.
El Premio Nobel de Ivar Giaever explica estos temas muy claramente. Aquí hay una reproduccíón de un artículo relativo a este tema.
    
(Ref. 1)
El Dr. Ivar Giaever: ganador del Premio Nobel en física dice:  "El calentamiento global es un problema inexistente'' 
Le dice a Barack Obama: Disculpe, señor Presidente, pero se equivoca. Está completamente equivocado.'

El Dr. Ivar Giaever, ganador del Premio Nobel de Física en 1973, declaró su desacuerdo relativo a las declaraciones del calentamiento global artificial en foro de ganadores de premios Nobel el 1 de julio de 2015.
"Yo diría que el calentamiento global es básicamente un no-problema," Dr. Giaever anunció durante su discurso titulado "Calentamiento Global re-examinado".
Giaever, un ex profesor de la Facultad de Ingeniería y Facultad de Ciencias de Rensselaer Polytechnic Institute, recibió el Nobel de Física 1973 por su trabajo en túnel cuántico. Giaever presentó su discurso en la 65ª Conferencia Nobel en Lindau, Alemania, que atrajo a 65 destinatarios del premio. Giaever también se ofrece en el nuevo documental "El apuro climático", que se estrenará en el otoño de 2015.
Giaever era uno de los apoyos científicos clave del presidente Obama en 2008 cuando se unió a más de 70 premios Nobel de Ciencia para respaldar a Obama en una carta abierta el 29 octubre, 2008. Giaever firmó su nombre a la carta que decía en parte:
"El país necesita urgentemente un líder visionario ... Estamos convencidos de que el senador Barack Obama es un líder, e instamos a que se unan a nosotros en apoyo a él."
Pero siete años después de firmar la carta, Giaever ahora se burla presidente Obama para advertir que "ningún desafío plantea una amenaza mayor para las generaciones futuras que el cambio climático". Giaever lo llamó una "declaración ridícula".
"Eso es lo que dijo. Esta es una afirmación ridícula ", explicó Giaever.
"Digo esto para Obama: Disculpe, señor Presidente, pero estás equivocado. Totalmente equivocado ", dijo Giaever. 
"¿Cómo puede decir eso? Creo que Obama es una persona inteligente, pero ha sido mal aconsejado. El calentamiento global está ahogándose", agregó.
"Obama dijo el año pasado que 2014 fue el año más caliente. Pero no es cierto. No es el más caliente ", señaló Giaever. 
El Nobel de física pone en duda la base para el aumento de los temores por el aumento del dióxido de carbono.
"Cuando se tiene una teoría y la teoría no está de acuerdo con el experimento entonces usted tiene que cortar la teoría. Te equivocaste con la teoría ", explicó Giaever.
El Calentamiento Global es 'una nueva religión'
Giaever dijo que su investigación sobre el clima era reveladora. "Yo estaba horrorizado por lo que he encontrado" después de investigar el tema en 2012, anotó.
"El calentamiento global se ha convertido realmente en una nueva religión. Porque no se puede hablar de ello. No es adecuado. Es como la Iglesia Católica ".
"Me preocupa mucho que ver con la conferencia [de la ONU] en París en noviembre. Realmente me preocupa eso. Debido a que laconferencia fue en Copenhague  [2009 de la ONU]  y que casi se convirtió en un desastre pero nada se decidió. Pero ahora creo que los alarmistas están en una posición muy fuerte ", dijo Giaever.
"El hecho es que en los últimos 100 años hemos medido las temperaturas que han subido 0.8 grados y todo el mundo ha mejorado. Entonces, ¿cómo pueden decir que va a empeorar cuando tenemos la evidencia? Vivimos más tiempo, mejor salud y la calidad de vida es mejor. Pero si sube otra 0.8 grados vamos a morir, supongo ", ha apuntado.
Giaever acusó a la revista Nature de "querer sacar provecho de la moda [climática."
"Mis amigos me dijeron que no debería burlarme de la Naturaleza, porque entonces no van a publicar mis trabajos", explicó.
"Nadie menciona la importancia que tiene el CO2 para el crecimiento vegetal. Es una cosa maravillosa. Las plantas están realmente hambrientas. No se habla de lo bueno que es para la agricultura que el CO2 está aumentando ", añadió.
"La otra cosa que me sorprende es que cuando se habla de cambio climático eqsue siempre va a ser para peor. Tiene que ser para mejor en algún lugar por amor de Dios. No siempre puede ser para peor ", dijo.
"Luego viene el factor decisivo. Si el cambio climático no asusta a la gente, podemos asustar a la gente hablando de las condiciones meteorológicas extremas ", dijo Giaever.
"Durante los últimos cien años, el nivel del océano ha aumentado 20 cm en los últimos 100 años, pero ha subido 20 cm por cada siglo en los últimos 300 años. Así que no ha habido aumento inusual del nivel del mar. Y para asegurarse de que se entiende que lo voy a repetir. No hay un aumento inusual en el nivel del mar ", dijo Giaever.
"A pesar del alarmismo sobre la frecuencia de los huracanas, ahora hemos entrado en un periodo de escasos huracanes. Estos son los hechos ", continuó.
"Usted no 'tiene que ser aún un científico para ver estas cifras y entender lo que dicen", agregó.
"Lo mismo es para los tornados. Estamos en un período de pocos tornados en EE.UU. "

Ref (1):

A continuación se incluye un discurso pronunciado por el Dr. Ivar Giaever sobre este tema:



martes, 16 de agosto de 2016

REFLEXIONES
Cercano Oriente: religión, política, violencia (y petróleo)
Comencé a desarrollar el Proyecto Estados y Naciones del Mundo y en mi blog ya fueron subidos los cuatro primeros capítulos: Líbano, Jordania, Egipto y Siria, incluyendo los aspectos geográficos, históricos y políticos que, desde mi punto de vista, son los más relevantes para comprender la situación de esa región tan importante del mundo.
Reflexionando sobre el tema hay algunas conclusiones que se pueden sacar:
1) La historia del Cercano Oriente es muy prolongada y compleja
2) El poder político ha estado históricamente asociado a la fuerza militar.
3) Las religiones han jugado un rol preponderante a lo largo de toda la historia, en particular en los enfrentamientos políticos y militares.
4) Los últimos 1400 años están marcados por los conflictos y guerras entre organizaciones religiosas e iglesias, en particular, las creencias monoteístas: cristianos con musulmanes, chiitas con sunitas, musulmanes con judíos, entre otras. En conclusión, la religión aparece despojada de su contenido espiritual y filosófico y se transforma en un instrumento de poder. 
5) También han influido las diferencias étnicas y culturales que junto a las distintas creencias religiosas, han permitido justificar guerras, matanzas y genocidios..
6) Las guerras actuales están relacionadas con los antiguos conflictos religiosos y étnicos.
7) Los conflictos del Cercano Oriente han sido a menudo fogoneados por potencias externas (Francia, Reino Unido, Rusia, el Imperio Austro-Húngaro, Italia, etc)
8) Generalmente el poder político ha surgido de la fuerza militar, los reyes, califas, sultanes, dictadores y presidentes llegaron a sus posiciones por el control de las armas.
9) El poder suele ser hereditario, formándose dinastías que pueden durar varias generaciones. 10) Esta herencia puede ser de padres a hijos, pero también puede pasarse a otros miembros de las familias dinásticas: sobrinos, nietos, tíos, hermanos, etc.
11) El poder tiende a ser masculino. Son muy raras las mujeres que lo ejercieron en la región.12) Siempre ha habido clases dominantes muy minoritarias, que disfrutan de los privilegios que le otorga el poder, y mayorías dominadas y empobrecidas.13) El poder se obtiene y se conserva por la fuerza. Es común que se mate a los enemigos y adversarios, se les torture para obtener información o simplemente, para hacerlos sufrir.
14) La esclavitud y la servidumbre han sido comunes a lo largo de toda la historia del Cercano Oriente. Solamente en los últimos 100 años estas disposiciones han sido derogadas aunque en la práctica aún subsisten sus efectos sobre la sociedad.
15) La discriminación por razones de religión, creencias, etnia o género fue la regla a lo largo de la historia y todavía lo es.
16) Los procesos democráticos han sido prácticamente inexistentes.
17) Los pocos procesos electorales que han tenido lugar dieron lugar a fraudes que a veces son muy evidentes.
18) Dada la antigüedad de esta evolución histórica y política no parece probable que se logre establecer sistemas democráticos fidedignos en el corto plazo.
19) La presencia de importantes recursos naturales (hidrocarburos) ha agudizado los conflictos y las intervenciones extranjeras.
20) En el mundo global de hoy los conflictos del Cercano Oriente afectan y afectarán a todos los países y regiones del mundo, ya sea económicamente, políticamente o por el influjo de emigrantes y refugiados.
21) Se puede predecir que estos conflictos continuarán y que incluso se agravarán debido a las insostenibilidad de las sociedades regionales, con altas densidades de población, extensas zonas áridas improductivas y estructuras sociales extremadamente marcadas con pocos privilegiados y una enorme cantidad de gente empobrecida.
Danilo Anton







Serie Naciones y Estados
EL MUNDO:
Geografía, Historia y Algo Más
Capítulo 4
Siria, reflexiones sobre una historia compleja
Danilo Antón                           

Siria está viviendo un momento difícil.
Destrucción, guerra, muerte, orfandad, exilio, pobreza se han extendido al hermoso país de Oriente obligando a cientos de miles, incluso millones de personas a abandonar su tierra cuya economía está destrozada y la inseguridad y el peligro son una permanente amenaza.
Otra vez las potencias del momento, sobre todo los EEUU e Israel, pero también la Unión Europea, Rusia, Turquía, Irán y los estados petroleros árabes están dirimiendo sus enfrentamientos a costillas del pueblo sirio como ocurrió tantas veces en el pasado.
 
. 
Siria, un poco de geografía      Jardín botánico de Damasco

El nombre “Siria” ha sido generalmente aplicado a toda la región de “Levante” (o sea el “este”) y se refiere a la vez a la posición del territorio al “este” del Mar Mediterráneo. Se trata de la costa más oriental de este gran mar a través del cual se unen tres continentes y innumerables culturas y civilizaciones.
Ese territorio está actualmente constituido por Siria (propiamente dicha), Líbano, Jordania, Palestina e Israel).                                                                                                                                            Playa en Latakia

El territorio de Siria contemporánea tiene una costa poco extensa (unos 160 kilómetros) donde están las ciudades de Tartus (al sur) y Latakia (al norte) que son además los principales puertos y salidas al mar de la República Siria.  
Desde el punto de vista orográfico se compone de cadenas montañosas en el oeste y una zona esteparia hacia el interior  Más al este se encuentra el desierto de Siria que ocupa una quinta parte del país y en el sur los montes de Jabal Al--Druse.
El desierto oriental es atravesado por el valle del río Éufrates.
                                                 Imagen del desierto de Siria
Una presa construida en 1973 en el Éufrates creó un Embalse llamado Lago Assad, el lago más grande de Siria.
El punto más alto en Siria es el monte Hermón (2.814 m) en la frontera con el Líbano.
Entre la costa mediterránea húmeda y las regiones áridas del desierto se encuentra una zona de la estepa semiárida que se extiende a través de tres cuartas partes del territorio. Esta zona recibe vientos cálidos y secos que soplan a través del desierto.
                                                                  Aleppo antes de la guerra
Las tierras cultivables en Siria son menos de la cuarta parte, mientras que la mitad se utiliza para pastoreo. Las zonas forestales ocupan apenas un 3% del país.
En el interior se encuentran las ciudades más importantes, Damasco al Sur, Aleppo al norte y Homs en el centro del país.
    
                    Vista de Damasco, capital de Siria


Siria, un poco de historia
Desde tiempos históricos tempranos la región siria fue un foco de civilización en el Mediterráneo Oriental. En Siria se han encontrado testimonios arqueológicos de algunas de las culturas urbanas más antiguas que se conocen, como la cultura Mureybet en el norte del actual territorio sirio. Desde el siglo XIII a.e.c. se establecieron en el litoral los grupos arameos conocidos como “fenicios”. Fue allí que se desarrollaron varias ciudades-estado fenicias (Amrit, Simyra, Arwad, Paltos, Ramitha y Shuksi) extendiéndose luego a todo el mar Mediterráneo hasta el norte de Africa (Cartago, Tanger), Italia (Génova, Venecia), Francia (Marsella), península ibérica (Cádiz, Málaga). El arameo de los fenicios de Siria fue la lengua madre que dio origen al primer alfabeto fonético (luego modificado por los griegos y de allí a todos los alfabetos latinos y cirílico-eslavos). Del arameo también derivan el idioma árabe y el hebreo. O sea que toda la escritura occidental contemporánea deriva de los fenicios de Siria.
El término Siria fue utilizado por primera vez por los griegos y abarcaba mucho más que el territorio del actual estado de Siria incluyendo el Líbano actual y extendiéndose hacia el este hasta Asiria en el norte de Mesopotamia (de la corrupción lingüística de Asiria sale el nombre Siria).
Siria formó parte del imperio macedónico de Alejandro y del reino helenístico seléucida. De esa época es la ciudad de Palmira que fue un centro político y cultural durante varios siglos. Sus ruinas son un importante patrimonio arqueológico (desafortunadamente destruidas en parte por el ejército fundamentalista de ISIS). Fue también una importante provincia romana a partir del siglo I y luego formó parte del Imperio Bizantino hasta que la expansión musulmana instauró su influencia político-religiosa. En la era islámica Damasco (actual capital de Siria) fue el centro político del Califato Umayad que regía un inmenso territorio de 15 millones de km2. En esa época las comunidades cristianas (que eran mayoría) tenían relaciones armónicas con el gobierno musulmán que era tolerante con los cultos de otras religiones.
En tiempos de las Cruzadas (siglos XI a XIII) el territorio fue testigo del enfrentamiento de los ejércitos provenientes del Occidente cristiano con fuerzas diversas que incluyeron a Saladino (de origen kurdo, fundó la dinastía 
de los Ayúbidas, originaria de Egipto), los mongoles y finalmente los mamelucos también provenientes de Egipto. En esa época se estableció el Principado (cristiano) de Antioquía. En el año 1400 Tamerlán invadió Siria saqueó Alepo y mató a la mayoría de la población de Damasco. A partir de fines del siglo XV se agotó el rol comercial de Siria como sitio de pasaje de las caravanas al Lejano Oriente debido a la apertura de las rutas oceánicas.
Luego de 1516 Siria pasó a formar parte del imperio otomano constituyéndose en provincia importante de los dominios turcos. Los otomanos respetaron la lengua local (árabe) y al ser musulmanes ellos mismos promovieron la religión islámica. Damasco se constituyó en un nudo comercial sobre todo para las caravanas de peregrinos que partían a La Meca.
Ante la derrota de los otomanos en la Primera Guerra Mundial, a principios del siglo XX, la provincia de Siria fue incorporada por las potencias europeas y el territorio pasó a ser administrado por Francia que recién resignó su control en 1941 cuando se estableció la República Siria.
La constitución del Estado de Israel en su frontera sur dio lugar sucesivos enfrentamientos de la República Siria con el nuevo estado judío.
El primero fue en 1948-9 llamado Al Nakba (el desastre) en que Israel consolidó sus fronteras norte y se afirmó como estado independiente.
Luego hubo enfrentamientos en 1964 y 1966 culminando en la llamada “Guerra de los seis días” cuando Israel se apoderó de las “Alturas del Golán” que estaban bajo soberanía Siria.
En 1973 estalló la Guerra del Ramadán (Yon Kippur) donde Siria, ya bajo la presidencia de Hafez Assad del Partido Baath, junto a otros estados árabes enfrentaron al ejército de Israel sin lograr derrotarlo. Sucesivas batallas aéreas y terrestres entre Siria e Israel tuvieron lugar en varias ocasiones durante las siguientes décadas.
En estas instancias Siria obtuvo el apoyo de la Unión Soviética primero y de Rusia después autorizando la instalación de una base en Tartus a partir de 1971.
En 2011, apoyada por las potencias occidentales (Estados Unidos, Unión Europea) estalló una rebelión armada de varios grupos opositores contra el gobierno de Bashar Assad (hijo de Hafez que había sucedido a su padre luego de su muerte en el año 2000).
Esta guerra civil dio lugar a un ambiente de gran inestabilidad donde diversos grupos aprovecharon para reclamar territorio y poder. Esta situación fue estimulada por la conflictividad en Iraq que no ha cesado desde la invasión de los EEUU.en el año 2003.
Uno de las principales organizaciones que ha sentado base en territorio sirio (y en el vecino Iraq) es el ISIS (Estado Islámico de Iraq y el Levante) organización fundamentalista extrema que ha tenido éxito implantando políticas de terror a través de ejecuciones sumarias, decapitaciones, lapidaciones y control estricto en las ciudades en donde impuso su dominio.
                                         La ciudad de Homs destruida
Las religiones de Oriente no ayudan. A pesar que los libros sagrados de musulmanes, cristianos y judíos hablan de paz y compasión, sus fieles parecen hacer todo lo contrario. Se matan los unos a los otros por poder, por territorio o simplemente debido a una enfermiza intolerancia. Esto que ocurre en Siria no es novedad para este sufrido pueblo. Su historia está impregnada de conflictos, de sucesivas guerras y enfrentamientos, de destrucción de patrimonios e infraestructuras, de masacres de poblaciones civiles, de éxodos forzados, de campos de refugiados, de pobreza, de desempleo y condiciones de vida de elevada inseguridad.
                                                     Aleppo, después de la guerra
Estas situaciones han impedido la generación de políticas de desarrollo a largo plazo por lo que no es extraño que millones de sirios escapen de su actual situación de extrema degradación, indigencia y peligro inminente.
Con todo, a pesar de esta larga sucesión de conflictos sangrientos, a menudo ocasionados por diversos grupos religiosos intolerantes o fanáticos (incluyendo musulmanes, cristianos y judíos) Siria ha dado a la humanidad hombres y mujeres de gran valor intelectual y ético.
Oriundos de Siria fueron los astrónomos medievales Sadia Habal y Posidonius, los matemáticos Domninus of Larissa y Philonides de Lodicea, los filósofos al Faradi, Zarmarus y Rashid ad-Din Sinán (el Viejo de la Montaña), el geógrafo al-Dimaschi y Constantin Zureiq, el historiador Khalil al-Muradi, las cantantes y artistas Amal al-Atrash y Fayza Ahmed, las novelistas Ulfat Idilbi y Colette Khoury y una larga lista de personalidades que vivieron en los últimos siglos. 

Resurgir de lss ruinas
La guerra civil siria provocó mucha destrucción. No es la primera vez que las ciudades y comunidades humanas en Siria han sufrido desolación  y muerte. Esperemos, que por fin, luego de muchos siglos de violencia, destrucción y muerte, el pueblo sirio, que ha demostrado una gran resiliencia, puede conseguir la paz duradera que merece.

Serie Naciones y Estados
EL MUNDO:
Geografía, Historia y Algo Más
Capítulo 3
Egipto contemporáneo
Danilo Antón                                      Parte 5

Influencia británica: el Protectorado             Soldados británicos en Egipto


Cuando Gran Bretaña entró en guerra con el Imperio Otomano, del cual Egipto era parte nominalmente, Gran Bretaña decidió hacer oficial su influencia sobre los sultanes egipcios y declaró su protectorado sobre el país deponiendo al jedive.
En el año 1914 lo reemplazaron por un hijo de Ismail Pasha, Hussein Kamel, y lo obligaron a declararse Sultán de Egipto, independiente de los otomanos.,  
El protectorado británico formal sobre Egipto no duró mucho tiempo. Se terminó por la declaración unilateral de independencia de Egipto el 28 de febrero de 1922.
Poco después, el sultán Fuad I se declaró rey de Egipto, pero, de acuerdo con varias cláusulas de reserva en la declaración de independencia, la ocupación británica continuó, La situación se normalizó en el tratado anglo-egipcio de 1936, que concedió a los ingleses el derecho a estacionar tropas en Egipto para la defensa del Canal de Suez. Gran Bretaña también continuó controlando la formación del Ejército egipcio.
Durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), aunque Egipto se mantuvo neutral hasta el final de la guerra, el país fue atacado por el ejército italiano de Libia a causa de la presencia británica.

La revolución de 1952           Nasser es aclamado por la multitud

La revolución del Movimiento de Oficiales Libres comenzó el 23 de julio de 1952. Era un grupo de oficiales del ejército encabezados por Muhammad Naguib y Gamal Abdel Nasser. La revolución fue dirigida inicialmente para derrocar el rey Faruq. Sin embargo, el movimiento tenía más ambiciones políticas, se abolió la monarquía constitucional y la oligarquía, se estableció la república, se decidió poner fin a la ocupación británica del país, y asegurar la independencia de Sudán (que era un condominio anglo-egipcio).
El gobierno revolucionario adoptó un programa antiimperialista, nacionalista expresado principalmente a través del panarabismo y el no alineamiento internacional.
Después de la revolución egipcia de 1952, los británicos aceptaron  retirar sus tropas y en junio de 1956 ya lo habían hecho.
La revolución se enfrentó a las amenazas de las potencias imperiales occidentales, en particular el Reino Unido, que había ocupado Egipto desde 1882 y que estaba intranquilo por el sentimiento nacionalista en los territorios bajo su control en todo el mundo árabe y África.
Estas amenazas se concretaron cuando Egipto fue invadido por Gran Bretaña, Francia e Israel en la crisis de Suez de 1956.
A pesar de grandes pérdidas militares, la guerra fue una victoria política para Egipto, especialmente porque el canal de Suez quedó bajo control egipcio.
En los primeros 15 años de la revolución se iniciaron proyectos de reforma agraria y programas de industrialización, lo que llevó a un período sin precedentes de construcción de infraestructura y de urbanización.
En la década de 1960, el socialismo árabe se había convertido en un tema dominante, la transformación de Egipto a una economía de planificación centralizada, la preocupación oficial por una posible contra-revolución promovida por Occidente, el extremismo religioso interno, la potencial infiltración de inspiración comunista y el conflicto con Israel fueron las razones de peso para implantar restricciones a los procesos democráticos, así como la implantación de un sistema de partido único. Estas restricciones se mantuvieron hasta la presidencia de Anwar Sadat en la década de 1970.
Los primeros éxitos de la revolución egipcia estimularon movimientos nacionalistas en otros países árabes y africanos, como Argelia y Kenia, donde hubo rebeliones anticoloniales contra los imperios europeos. También sirvió de inspiración para la caída de muchas monarquías y gobiernos pro-occidentales en otras partes del mundo.
El líder principal de la revolución, Gamal Abdel Nasser, tuvo iniciativas panarabistas con escaso éxito. La fusión con Siria formando la República Árabe Unida duró poco tiempo y en 1961 ya se había  desintegrado.
También procuraba apoyar a los movimientos revolucionarios en otros países del mundo embarcándose en iniciativas de apoyo político, financiero y militar, como ocurrió en Yemen adonde envió fuerzas expedicionarias con el fin de expulsar a los británicos de Adén.
Nasser gobernó como un autócrata, pero siguió siendo extremadamente popular en Egipto y en todo el mundo árabe. Su disposición para hacer frente a las potencias occidentales y a Israel le ganó el apoyo de toda la región.

Las guerras con Israel                              Expansión de Israel

Tanto la política exterior y militar de Nasser como la agresividad del gobierno de Israel apoyado por los Estados Unidos llevó a la Guerra de los Seis Días en 1967. En este conflicto las fuerzas armadas egipcias, sirias y jordanas se enfrentaron a las israelíes.Como resultado de la misma Egipto se vio obligado a retroceder y perdió el control de Sinaí y Gaza. Por su parte, Israel se expandió, ocupando además las alturas del Golán de Siria y la Cisjordania, que hasta entonces era parte de Jordania.
Esta derrota fue un duro golpe para el prestigio de Nasser, tanto en Egipto como en el extranjero. Después de la derrota, Nasser propuso renunciar y solo retiró la renuncia debido a las manifestaciones de masas instándole a quedarse.
Gamal Abdel Nasser murió en 1970 y subió al poder Muhammad Anwar al-Sadat que ejerció la presidencia por once años hasta que fuera asesinado por oficiales fundamentalistas islámicos del ejército en 1981.
Sadat modificó algunos de los principios económicos y políticos del nasserismo, rompiendo con la Unión Soviética, aliándose con los Estados Unidos, iniciando un proceso de paz con Israel, instituyendo el sistema multipartidista y abandonando el socialismo..
Por otra parte, Sadat alentó el surgimiento de un movimiento islamista que había sido suprimido por Nasser. Ese apoyo le dio una gran autonomía cultural e ideológica a cambio de apoyo político.
En 1972 y principios de 1973 Sadat llevó a cabo una ofensiva diplomática y logró obtener el apoyo de más de un centenar de estados, incluyendo la mayoría de los países de la Liga Árabe, el Movimiento de Países No Alineados y la Organización de Unidad Africana.     
                                              Los egipcios cruzan el canal de Suez

En octubre de 1973 en coordinación con Siria, el ejército egipcio atacó las zonas ocupadas por Israel, cruzó el canal y sus tropas avanzaron 15 kilómetros al interior de Sinaí. Las fuerzas egipcias continuaron su avance pero al carecer de cobertura aérea, sufrieron enormes pérdidas.  El ejército de Israel a través de una división de tanques logró abrir una brecha y penetró las líneas egipcias llegando hasta la ciudad de Suez.
Una resolución de la ONU con el apoyo de los Estados Unidos y la Unión Soviética, propuso el fin de las hostilidades y el comienzo de  conversaciones de paz.
El 5 de marzo 1974 Israel se retiró de la zona oeste del Canal de Suez y 12 días más tarde, los ministros árabes de petróleo anunciaron el fin del embargo contra los Estados Unidos que se había declarado al comenzar la guerra.
Para Sadat y muchos egipcios la guerra era mucho más una victoria que un empate, ya que se logró el objetivo militar de capturar un punto de apoyo del Sinaí.

Los acuerdos de Camp David
En 1977 Sadat trató de aliviar tensiones con su vecino israelita y visitó Jerusalén. Esto condujo a la invitación del presidente Jimmy Carter de los Estados Unidos al presidente Sadat y el primer ministro israelí, para comenzar negociaciones trilaterales en Camp David en Estados Unidos.
El resultado fueron los históricos acuerdos de Camp David, firmados por Egipto e Israel el 17 de septiembre de 1978. Los acuerdos condujeron a la firma del Tratado de Paz entre Egipto e Israel el 26 de marzo de 1979 bajo el cual Egipto recuperó el control del Sinaí en mayo de 1982. Las relaciones entre Estados Unidos y Egipto mejoraron significativamente y Egipto se convirtió en uno de los mayores receptores de ayuda exterior de Estados Unidos.

Las reformas económicas
Sadat utilizó su popularidad con el pueblo egipcio para promover reformas económicas que pusieron fin a los controles socialistas del nasserismo. Permitió una mayor libertad política y una nueva política económica con un control menor de la economía y alentando la inversión privada.
Si bien las reformas crearon una clase alta rica y exitosa y una pequeña clase media, estas reformas tuvieron poco efecto sobre la mayoría de la población egipcia que comenzó a mostrar insatisfacción con el gobierno de Sadat, estallando disturbios masivos espontáneos.
Sadat desmanteló gran parte de la maquinaria política existente y llevó a juicio a varios ex funcionarios del gobierno acusados ​​de excesos durante la era de Nasser. En los últimos años de su vida, Egipto fue sacudido por la violencia derivada de descontento con su gobierno y alentó mayor represión incluyendo detenciones extrajudiciales.
Otro cambio que Sadat impulsó fue el apoyo al renacimiento islámico, incluyendo a la organización islamista Hermanos Musulmanes,
A finales de 1970, comenzó a llamarse a sí mismo `el Presidente Creyente` y a firmar su nombre Mohammad Anwar Sadat.` Ordenó a la televisión estatal de Egipto interrumpir los programas con el llamado a la oración en la pantalla cinco veces al día y aumentar la programación religiosa. Bajo su gobierno los funcionarios locales prohibieron la venta de alcohol, excepto en los lugares que atendían a turistas extranjeros.
El 6 de octubre de 1981, el presidente Sadat fue asesinado por extremistas islámicos.
Hosni Mubarak, vicepresidente desde 1975 y comandante de la fuerza aérea durante la guerra de octubre de 1973, fue elegido presidente ese mismo mes. Fue posteriormente confirmado por referéndum popular varias veces en plebiscitos de validez cuestionables (Mubarak era candidato único en todos con excepción de la elección del 2005).
Mubarak mantuvo el compromiso de Egipto con el proceso de paz de Camp David, mientras que al mismo tiempo restableció la posición de Egipto como líder árabe. Fue readmitido en la Liga Árabe en 1989. También jugó un papel moderador en foros internacionales como la ONU y el Movimiento de los No Alineados.
Llevó a cabo un ambicioso programa de reforma económica interna para reducir el tamaño del sector público y ampliar el papel del sector privado. Durante la década de 1990, aceptó una serie de acuerdos con el Fondo Monetario Internacional, junto con la reducción de la deuda externa masiva resultante de la participación de Egipto en la coalición de la Guerra del Golfo, Egipto ayudó a mejorar sus resultados macroeconómicos, aunque a nivel de la microeconomía la mayor parte de la población egipcia se debatía entre la pobreza y la indigencia.
La economía de Egipto se estabilizó durante los años 1990 y 2000 mejorando el PBI pero sin que la disparidad social se viera atenuada.
A nivel político no hubo mayores progresos. El Partido Nacional Democrático de Mubarak en los hechos es un partido único.
El presidente Mubarak tenía un control estricto, autocrático sobre Egipto. Sin embargo su popularidad disminuyó cuando se supo que su hijo era extremadamente corrupto en el manejo de las licitaciones de obra pública.

El descontento popular y el golpe de estado militar
                                            Manifestaciones de noviembre 2012 

A partir de enero de 2011 hubo una serie de manifestaciones en las calles, protestas y actos de desobediencia civil coincidiendo con el, levantamiento de Túnez.
Los problemas sociales eran inmensos. Los índices de pobreza, la desocupación, los salarios muy bajos, el precio de los alimentos, la corrupción, la falta de libertad de expresión y las malas condiciones de vidas llevaron a incentivar las protestas para derrocar al régimen.
El 11 de febrero de 2011 el vicepresidente Omar Suleiman anunció que Mubarak había renunciado y que los militares egipcios asumirían el control de los asuntos de la nación en el corto plazo. Celebraciones jubilosas estallaron en la plaza Tahrir
El 13 de febrero de 2011, el mando militar de alto nivel de Egipto anunció que tanto la constitución y el parlamento de Egipto se habían disuelto. Un referéndum constitucional se llevó a cabo el 19 de marzo de 2011. El 28 de noviembre de 2011, Egipto celebró sus primeras elecciones parlamentarias desde que el régimen anterior había estado en el poder. La participación fue alta y no hubo reportes de irregularidades o de violencia.
Una asamblea constituyente, constituida el 26 de marzo de 2012, comenzó a trabajar para la implementación de una nueva constitución.

El triunfo electoral de los Hermanos Musultmanes
Las elecciones presidenciales, se celebraron en marzo y junio de 2012. El 24 de junio de 2012, la comisión electoral de Egipto anunció que Mohammed Morsi de los Hermanos Musulmanes había ganado la segunda vuelta.
El 8 de julio de 2012, el nuevo presidente de Egipto, Mohamed Morsi, dijo que derogaba el edicto militar que disolvió el parlamento y llamó a sesión parlamentaria.  Esta decisión fue impugnada por la Corte Suprema Constitucional.
El 22 de noviembre de 2012, Mohamed Morsi emitió una declaración constitucional temporal a finales de noviembre que, en efecto, le concedió poderes ilimitados y el poder de legislar sin supervisión o revisión de sus actos judiciales.
La declaración constitucional temporal fue llamada a un referéndum, un acto que sus oponentes le conoce como "golpe de Estado islamista.

Protestas y un nuevo golpe de estado militar
El 30 de junio de 2013, estallaron las protestas en todo Egipto donde se pedía la renuncia del presidente. En respuesta a los acontecimientos, Morsi recibió un ultimátum de 48 horas de los militares para satisfacer sus demandas y resolver las diferencias políticas, o de lo contrario habrían de intervenir mediante la "aplicación de su propia hoja de ruta" para el país.
Finalmente Morsi fue derrocado, el ejército suspendió la constitución y establecieron una nueva administración encabezada por el presidente del Tribunal Supremo.
Como consecuencia del golpe estallaron protestas en diferentes puntos del país y en El Cairo se expresaron mediante sentadas que la policía reprimió fuertemente (14 de agosto de 2013). A raíz de la operación policial murieron varios centenares de manifestantes y 10 policías.
El 24 de marzo de 2014, 529 seguidores de Morsi fueron condenados a muerte.  Algunas de estas condenas fueron rechazadas por la Corte Suprema en febrero del 2016 pero muchos juicios todavía continúan.
La Hermandad Musulmana está prohibida desde 2013 y la represión contra sus miembros ha sido intensa en todo el país.

El conflicto político con sus componentes sociales y religiosas es hoy una constante en Egipto. La insostenibilidad económica y ambiental de este país superpoblado se expresa en la constante inestabilidad política y no hay indicios que disminuya en el futuro.