jueves, 4 de agosto de 2016


CONTRA EL OLVIDO
El genocidio de los ache guayakí en Paraguay
D.Antón

La nación indígena de los aché guayakí o simplemente aché (ellos no aceptan el término guayakí) está integrada por comunidades de la región este de Paraguay que habitan allí desde tiempos inmemoriales. Es un pueblo más antiguo que los propios guaraní. Los guaraní se asentaron en Paraguay y zonas de influencia hace unos 2,000 años. Los aché ya estaban allí hacía mucho tiempo. Tenían su propia lengua pero gradualmente se guaranizaron y desarrollaron su propio dialecto sincrético. A pesar que fueron desalojados de sus tierras ancestrales lograron sobrevivir a la conquista y colonización española internándose dentro de las selvas, en particular los bosques de Canindeyú. Su drama se agudizó a finales de los años ´60, durante la dictadura militar de Alfredo Stroessner, la política de expansión de carreteras y el avance del sector agroganadero hacia la región oriental arrinconó a los últimos aché “no contactados” de los bosques de Canindeyú. Los aché eran un “problema” para los ocupantes de las nuevas tierras (que eran ancestralmente el territorio aché). A finales de los años ´60 se había extendido por parte de los nuevos colonos que se establecieron en la zona la práctica de organizar cacerías de aché.
El régimen dictatorial comenzó en ese momento una campaña de sedentarización forzada de la comunidad para expulsarlos de la región y concentrarlos en la Colonia Nacional Guayakí, bajo mando militar dependiente del Departamento de Asuntos Indígenas y del Ministerio de Defensa Nacional. Los que se negaron a su traslado a la Colonia fueron capturados a la fuerza en “correrías” organizadas por los mandos militares de la Colonia, siendo muchos víctimas de asesinatos, capturas masivas, desplazamientos forzosos, etc. ejecutándose una verdadera limpieza étnica de la nueva zona de desarrollo agroganadero con el traslado de la comunidad a la Colonia Nacional Guayaki. Una vez en la Colonia muchos fueron entregados como mano de obra prácticamente esclava, sobre todo para el trabajo en estancias en el caso de los hombres. Particularmente doloroso fue el caso de la venta y entrega de muchos de esos niños a familias paraguayas, suprimiendo su identidad, terminando en la mayoría de los casos como criados domésticos.
La población aché disminuyó rápidamente. En tiempos pre-coloniales eran tal vez 20,000 o 30,000 personas. En el último censo de 2012 quedan poco más de 1,000 aculturados, discriminados y sometidos a la pobreza. 



No hay comentarios: