jueves, 28 de julio de 2016

Intolerancia y genocidios en el Medio Orient
Danilo Antón
En los países de Medio Oriente asiático se desarrollaron muchas culturas, creencias y religiones. Por diversas razones, en general de orden político y económico, se ha gestado una intolerancia mutua entra los diferentes grupos que ha llevado a la discriminación, persecución e incluso genocidios. Religiones, en general monoteístas, supuestamente tolerantes han derivado en enfrentamientos, agresiones e incluso genocidios. Tomo tres ejemplos de grupos minoritarios cruelmente perseguidos en Siria, Irak y Afganistán: los yazidis, los asirios y los hazaras.
Los yazidis son una comunidad étnica religiosa muy antigua vinculada a las antiguas religiones mesopotámicas. Habitan principalmente el norte de Irak donde hay más de medio millón, y otro medio millón se distribuye en Siria, Turquía, Irán, Armenia y en varios países europeos, sobre todo en Alemania. A pesar de que son étnicamente kurdos, los yazidis son una comunidad religiosa distinta e independiente, con su propia cultura. Viven principalmente en la provincia de Nínive de Irak aunque hay algunas comunidades en Armenia, Georgia, Turquía, Irán y Siria. El número de yazidis en sus países de origen ha estado en declive desde la década de 1990 como resultado de la persecución y discriminación. Muchos yazidis migraron a Europa, especialmente a Alemania. Los yazidis son monoteístas, creen en Dios como creador del mundo, colocado bajo el cuidado de siete seres santos, el principal de los cuales es Melek Taus, el Ángel del pavo real, que hace tanto el bien como el mal. Debido a tener creencias diferentes otros grupos religiosos locales los rechazan y a partir de agosto de 2014, los yazidíes fueron atacados por el Estado Islámico de Irak y el Levante en su campaña para "purificar" Irak y eliminar a estos “adoradores del diablo”. Mataron varios miles de yazidis y secuestraron y esclavizaron muchas mujeres. Para evitar este genocidio cruel muchos yazidis debieron emigrar de sus territorios tradicionales.
Los asirios o siriacos, también conocidos como “caldeos”, son un grupo etno-religioso cristiano muy antiguo que habita el norte de Irak, Siria y sureste de Turquía. Durante la Primera Guerra experimentaron un ataque sistemático, considerado genocida, por el Imperio Otomano, sufrieron las políticas represoras de la revolución islámica en Irán, el autoritarismo de los regímenes baathistas en Siria e Irak y la dictadura de Sadam Hussein en Irak. Más recientemente a partir de la guerra de 2003 en Irak y desde 2011 la guerra civil siria se han enfrentado a la persecución étnica y religiosa a manos de extremistas islámicos. Del millón o más de personass que han huido de Irak desde la ocupación estadounidense casi el 40% son asirios. De acuerdo con un informe oficial de 2013 se estimaba que permanecían en Irak solamente 300,000 asirios.
Los hazaras son un grupo étnico-religioso que aparentemente son descendientes de los ejércitos mongoles de Gengis Khan que quedaron luego de su retirada de Afganistán y se mezclaron con la población local. Habitan una región montañosa central en el país denominada Hazarjat de unos 50,000 km2. Si bien tienen ciertos rasgos que muestran su origen mongol hablan un dialecto (hazaragi) emparentado con el idioma farsi (persa) y practican la versión shia del Islam. Si bien eran el grupo dominante antes del siglo XIX muchos fueron muertos en 1893. En la actualidad hay aproximadamente 2.7 millones de hazaras representando el 9% de la población del país. Desde que fueron desplazados de posiciones de poder a fines del siglo XIX comenzaron a ser discriminados y pasaron a ocupar el fondo de la jerarquía social en el actual Afganistán. Han permanecido relativamente aislados y su identidad se ha mantenido. De todas maneras sufren una permanente discriminación social que en algunos casos llega al extremo de la agresión e incluso de su eliminación física. Muchos hazaras han sido muertos por los talibanes (sunitas) durante las dos últimas décadas debido a su pertenencia religiosa shia.

No hay comentarios: