jueves, 28 de julio de 2016


En el norte de Canadá
Danilo Antón
Hace mucho tiempo tuve la oportunidad de trabajar en una evaluación de impacto ambiental de una mina de uranio en el norte de Canadá. En el lago Wollaston al norte de Saskatchewan. Está en el límite de la tundra con el bosque boreal. Poquísima gente, la densidad es muy baja (tal vez menos de 1 habitante por km2), Está habitada por nativos de la nación Dene. Las comunidades de la zona viven en 2 pueblos y tienen (según el último censo) 1,300 habitantes en total. El lago Wollaston es un gran lago (2,500 km2) con su propio oleaje pero escasamente utilizado por los dene que habitan sus orillas.




Acerca de la nación Dene
En la provincia de Saskatchewan hay 120,000 nativos pertenecientes a los grupos étnicos algonquinos y atabaskaa. Otros 120,000 viven en Manitoba, Alberta, Territorios del Noroeste y Alaska. Los atabaskas constituyen aproximadamente la mitad. Entre ellos los Denes son aproximadamente 50,000 (no hay cifras exactas disponibles).

Una referencia al secuestro de niños indígenas en Canadá
Desde tiempos coloniales las comunidades Dene fueron desplazadas de sus tierras, discriminadas. El gobierno canadiense secuestró miles de niños para excluirlos de la formación indígena tradicional, lejos de sus familias. Estos niños fueron obligados a rezar a dioses extraños y a olvidarse de su lengua y cultura. Estas políticas duraron desde 1876 hasta 1996.  Varios miles de niños dene fueron víctimas de este proceso genocida.

En la actualidad
Hoy las cosas han comenzado a cambiar. Las escuelas de asimilación fueron cerradas. La nación Dene está organizada y activa,  tiene su propio sitio en internet, ha logrado que una lengua atabaska-dene haya sido considerada idioma oficial en los Territorios del Noroeste.
La lucha no ha terminado. En realidad recién empieza. En algún momento, en el futuro los dene podrán recuperar y enriquecer su propia cultura, juntos con el resto de los grupos atabaskas podrán obtener por fin el reconocimiento de sus derechos por tanto tiempo desconocidos.




No hay comentarios: