sábado, 5 de diciembre de 2015


¿Porqué  América y no Columbia? (2)

 Historia  de un fraude poco conocido  (Segunda Parte)


Danilo Antón


6) Una expedición secreta desembarca por primera vez en las costas de Amerrique
El rey Fernando, que nunca estuvo muy a gusto con los títulos y prerrogativas que se habían asignado a ese extranjero, decidió averiguar de fuentes fidedignas las características y potencialidades de estas nuevas tierras, sin la intermediación poco confiable del marino genovés.
Con la ayuda financiera de la Casa Berardi, ahora bajo la responsabilidad de Albérico Vespucio, ordenó organizar una expedición bajo el mando de navegantes españoles experimentados y de confianza. La designación de la jefatura de la empresa recayó en Vicente Yáñez Pinzón, quien había sido capitán de La Niña en el primer viaje colombino. Las otras naves iban bajo el comando de Juan de la Cosa (quien también había participado en el 1er viaje de Colón y se había revelado como excelente cartógrafo) y Juan Díaz de Solís. Albérico Vespucio acompañaría la expedición en su doble calidad de representante de la agencia financiadora y geógrafo de solvencia reconocida.

7) La Banca de los Medici financió los principales viajes
La banca de los Medici era sin lugar a dudas el conglomerado comercial y bancario más importante de Europa durante la última mitad del siglo XV y principios del siglo XVI. Herederos de la agudeza financiera de los caballeros de la Orden de los Templarios, los Medici construyeron un imperio económico de gran poder y proyección histórica. En gran medida, el origen de la fortuna de los Medici se debió a su función de administradores de los bienes papales y a varios monopolios obtenidos gracias a sus relaciones con los autoridades de la iglesia y a las hábiles gestiones en los corredores del Concilio de Constanza a fines del siglo XIV y principio del siglo XV.
Cuando cayeron los reinos moros de Andalucía y se abrieron los caminos comerciales del océano Atlántico, hacia las islas Canarias, Madeira, África y las Indias, los Medici estaban presentes en Sevilla comisionando expediciones, comprando y vendiendo esclavos, oro, marfil y telas. A partir de 1489 su principal representante en Sevilla era Gianeto Berardi, recomendado por el propio Albérico Vespucio durante su primer viaje a Sevilla en ese mismo año.
Luego de la caida de Granada y del primer viaje de Cólon a América la casa Berardi- Medici orientó sus inversiones hacia la financiación de las expediciones a las Indias. Se otorgaron numerosos préstamos con elevados intereses (más del 10% anual) que habían de ser repagados debidamente a medida que fueron llegando las riquezas de las tierras americanas

8) Los expedicionarios llegan al nuevo continente
La expedición zarpó del puerto de Cádiz el 10 de mayo de 1497. Luego de atravesar el Atlántico y el Caribe, las naves llegaron a las costas de Cariari en septiembre u octubre de ese mismo año.
A la distancia se veía la silueta inconfundible de lejanas montañas y una línea horizontal de costa que parecía abarcar casi la mitad del horizonte.
Tal vez, éste era el continente asiático de que hablaba el Almirante de las Indias, o tal vez se tratase, como sospechaba el propio Vespucio, de nuevas tierras separadas de Asia por mares aún más vastos.

9) Los nativos de Cariari lucían ornamentos de oro
Al desembarcar las chalupas lo hicieron en una larga playa arenosa que culminaba en una punta rocosa (probablemente, el actual puerto de Limón). Los nativos del lugar, que habitaban en aldeas de madera y paja, se acercaron amistosamente a los españoles, indicándoles que estaban en un país llamado Cariari (hoy, Costa Rica). Muchos de los indígenas ostentaban ornamentos, collares, brazaletes y colgantes de oro, despertando la codicia de los recién llegados.

10) Amerrique era la tierra de donde provenía el metal
Cuando preguntaron el origen de las joyas, los informantes nativos les señalaban las montañas a la distancia, y al señalarlas repitían una palabra: “Amerrique”.

11) Se comprobó la existencia de un nuevo continente
Los expedicionarios prosiguieron su viaje a lo largo de la costa centroamericana, el Golfo de México y la Florida. Fue en ese momento que Juan de la Cosa, autor del primer mapa del continente americano, se enteró que Cuba era una isla y no una península de China como pensaba Colón. Al cabo de 17 meses de viaje regresaron a España en octubre de 1498 proporcionando al rey Fernando un informe detallado de sus experiencias y observaciones.
Poco antes del retorno de Yáñez Pinzón, Colón había partido en su tercer viaje (iniciado en junio de 1498) que habría de culminar ignominiosamente con su retorno a España encadenado en octubre del año 1500.
La expedición de Yáñez Pinzón y Vespucio quedó registrada para la posteridad en la segunda carta de Vespucio, escrita en 1504, y publicada en Italia en 1506, ocho años después de la finalización del viaje.

12) La noticia se conoce en los corrillos marineros de España
En 1598, al regresar a Sevilla la expedición, los ciento cincuenta marineros que habían integrado la tripulación contaron la historia en los corrillos de las tabernas andaluzas. Se había descubierto una nueva tierra, mucho más rica y extensa que Santo Domingo, cuyo nombre era Amerrique. En la jerga castellano- mozárabe del Sur de España, la palabra pasó a ser pronunciada “América”.

13) Pronto el nombre de América es conocido en toda Europa
Durante el año de 1499, la noticia se difundió como reguero de pólvora en los puertos italianos, en Génova, Florencia, Pisa, Venecia y Nápoles. De allí partían los correos al resto de Europa, y ya en el 1500 mucha gente en Francia, en Alemania y hasta en Inglaterra, sabía que se había descubierto un riquísimo continente con mucho oro más allá del océano. Se llamaba América.

14) Florencia y el gobierno de Macchiavello

Florencia, capital de la Toscana, era la principal potencia financiera de Europa a fines del siglo XV. Allí se encontraba la banca de los Medici, administradora de los bienes papales que habían hecho una fortuna cobrando una abultada comisión por sus servicios.

15) La política florentina
Recientemente los avatares de la política toscana habían debilitado su fuerza frente a su adversario tradicional: Génova. En 1494 había tomado el poder en Florencia, el austero y sectario fraile Savonarola, y en 1498, cuando Savonarola fuera ejecutado en la plaza pública, subió al gobierno como Gonfaloniero (Presidente de la República), Piero Soderini. El secretario de estado de Soderini era un joven y talentoso administrador llamado Niccolò Machiavelli.

16) Machiavelli y Agostino Vespucci
A pesar de su juventud, Machiavelli había escrito varios trabajos, los cuales fueron publicados en la propia Florencia por un colaborador, que además de editor, era amigo de su familia. Se llamaba Agostino Vespucci y era primo de Albérico.

17) La lucha comercial y de prestigio entre Génova y Florencia
Durante los primeros años de la década de 1500, Machiavelli había recibido las noticias de las hazañas de los navegantes genoveses con bastante preocupación. Génova era la rival comercial de Florencia y estaba adquiriendo gran prestigio por los viajes de Colón en España, Perestrelo en Portugal, y Caboto en Inglaterra. Esto podría fortalecer a Génova, en detrimento de la reputación florentina, ya bastante dañada durante el infeliz gobierno del Fraile Savonarola.

18) Florencia necesitaba un nombre que rivalizara con Colón
Colón, el genovés, había sido nombrado Almirante de las Indias por las autoridades españolas, y, en ese carácter, había llevado a cabo cuatro viajes a las nuevas tierras de América, el último de los cuales había terminado en forma bastante catastrófica en el año de 1503.
Florencia necesitaba un mérito similar, y para ello era imprescindible encontrar una figura importante, un navegante de la talla de Colón, y que, por otra parte, no tuviera los inconvenientes de inestabilidad emocional por los que era conocido el Almirante.

19) Y Machiavelli pensó en Albérico Vespucci
En ese momento (1504 o 1505), Niccolò pensó en Vespucio. Albérico era una persona de confianza, pertenecía a una familia conocida de Toscana, era un sabio, y había realizado varios viajes al nuevo continente tanto con los españoles, como con los portugueses. Además, su nombre Albérico era muy semejante a Amerigo. Con una pequeña modificación se podía hacer creer que el nombre de América, del cual no se sabía el origen, era un tributo al geógrafo florentino.
Por otra parte, Vespucio ya era conocido, pues una de sus cartas había sido publicada recientemente, y otra estaba siendo divulgada en los meses finales de 1504 y principios de 1505.

20) Una nueva versión “modificada” de la Carta de Vespucio
Bastaba publicar una nueva versión cambiando el nombre de Vespucio, de Albérico a Amerigo, o incluso a Amerrigo, para que la gente pudiera considerar desde ya y para siempre el nombre de un florentino como el origen del nombre americano, logrando para la posteridad un homenaje al genio toscano.
El propio Vespucio habría de colaborar en esta empresa firmándose a partir de ese momento como Amerigo, o más bien, como se ve en alguna de sus firmas, con la doble r española: Amerrigo.

21) El rol de Agostino Vespucci y la consolidación del fraude
Fue Agostino Vespucci, quien alteró el nombre Albérico por Amerigo en una nueva publicación de la segunda carta, y tal vez haya sido él mismo, en conjunción con Macchiavello, quien oportunamente distribuyera copias a otros impresores europeos, entre los cuales se encuentra la imprenta de St Dié, Lorena, que habitualmente, aunque equivocadamente, es considerada como la primera que utilizó el nombre América en un documento impreso.
El fraude estaba en marcha.

22) La Sierra de Amerrique en la actualidad
La Sierra de Amerrique todavía conserva su nombre. Se encuentra ubicada en el departamento de Chontales en Nicaragua. La ciudad de Juigalpa (que quiere decir país del oro, según Marcou), capital de Chontales, se encuentra al pie de la Sierra.
En la Sierra hay todavía varias minas de oro en explotación. Las dos principales son Santo Domingo y La Libertad.
Los bosques de Amerrique han sido talados, y el territorio es utilizado sobre todo para la cría de ganado.

23) ¿Quienes eran los nativos de Amerrique?
La población nativa de Amerrique, los “Amerriques” estaba relacionada con los
lencas de Honduras, y lejanamente emparentada con los mayas. Las voces ike o ik quieren decir viento o aire, e incluso aliento vital, en la mayor parte de los dialectos mayas, mientras que Amerrique significaría la “tierra donde sopla el viento”. A pesar que los exploradores no consignaron este nombre en ningún documento por su necesidad de mantener el secreto, hay numerosos documentos posteriores que confirman la existencia de esta nomenclatura pre-colombina.
Los amerriques sobrevivieron hasta principios del siglo XX, y su lengua se hablaba en Matagalpa durante la primera mitad de ese mismo siglo.

24) El mundo se ha olvidado de la humilde cordillera
Están por cumplirse cinco siglos que se instaurara el fraude del nombre americano.
Nadie se acuerda de la cordillera de Amerrique que le diera la denominación al continente. La palabra América representa sin lugar a dudas un símbolo de inmensidad y riqueza.

25) Llegó la hora de poner las cosas en su lugar
Creemos que llegó la hora de reconocer la verdad histórica y hacer justicia a aquellos pueblos de Nicaragua antigua y a sus descendientes mestizos reconociendo su maternidad sobre la más importante de nuestras toponimias: América.



1 comentario:

Gustavo Luis Sotelo dijo...

Honestamente, es totalmente novedoso y clarificador esta interesante versión que creo; se ajusta y mucho a la Verdad Histórica. Muy buen artículo por no decir, excelente.-