jueves, 26 de enero de 2017


El frío y la soledad 


D.Antón

El cero absoluto también llamado cero Kelvin ocurre cuando las partículas que constituyen la materia no tienen ningún movimiento. Medida en grados centígrados el 0 Kelvin tiene lugar a -273.15 (grados bajo cero).
La temperatura promedio en la superficie de la Tierra es 285 grados Kelvin o 14 grados centígrados sobre cero. La temperatura promedio en la   superficie de Marte es 213 grados Kelvin o 60 grados centígrados bajo cero. Plutón, que está mucho más lejos muestra temperaturas muy bajas de 44 Kelvin o 229 grados centígrados bajo cero.
La nave Horizons que fue enviada a Plutón tuvo que atravesar enormes distancias. En ellas, sin sistemas de calefacción internos, la temperatura de la nave hubiera descendido a 270 grados centígrados bajo cero o sea aproximadamente 3 grados sobre el 0 absoluto.
O sea que el espacio interplanetario es frío, MUY FRÍO.
Pero además de frío, es un espacio fundamentalmente vacío, MUY VACÍO. Una nave como el New Horizons destinada al planeta Plutón (distante unos 6,000 millones de km de la Tierra) recorrió 9 años (sí, más de 3,300 días) a una velocidad de 30,000 a 15,000 kilómetros por hora, sin encontrar ninguna partícula de dimensiones visibles. Únicamente la soledad del espacio. La GRAN SOLEDAD DEL ESPACIO.
Solo llegó a Pluto porque fue dirigida en esa dirección. En cualquier otra dirección hubiera seguido de largo al espacio interestelar. 
Pero la historia del New Horizons no terminó allí.
Desde Pluto la sonda fue redirigida rumbo a un pequeño asteroide de un centenar de kilómetros de diámetro distante unos 2,000 millones de kilómetros de Plutón, al que llegará en unos tres años más, continuando su marcha a través del espacio vacío.
Frío y vacío. La más grande de las soledades. Solo la débil luz de las estrellas lejanas.
Incomprensible para nosotros, pequeños seres humanos, en este planeta hospitalario, acompañados solo por nosotros mismos.
Frío y soledad. Así es el universo.

No hay comentarios: