lunes, 15 de agosto de 2016

  
Egipto 4    Serie Naciones y Estados
EL MUNDO:

Geografía, Historia y Algo Más
Capítulo 3
Egipto: Período Otomano

Danilo Antón                                      Parte 4

Introducción                                                             Eyalat otomano de Egipto


A partir de 1517 Egipto pasó a formar parte del Imperio Otomano debido a la victoria del ejército otomano sobre el Sultanato Mameluco.
Bajo los otomanos el país fue administrado como una provincia (eyalet) del Imperio con una interrupción durante la ocupación francesa de 1798 a 1801.
El eyalet egipcio fue siempre difícil de controlar para los sultanes otomanos, mayormente porque la influencia del antiguo régimen todavía continuaba.  La casta militar mameluca había gobernado el país por siglos y continuó resistiendo sistemáticamente la administración otomana. Esto hizo que en los hechos Egipto fuera una provincia semiautónoma bajo poder mameluco hasta la invasión francesa en 1798

La dinastía de Mohamed Alí Pasha

Después que los franceses fueron expulsados, en 1805, ascendió al poder Mohamed Ali Pasha, un comandante albanés del ejército otomano.
Bajo el reinado de Mohamed Ali Egipto se mantuvo como provincia otomana solo nominalmente.  
Muchos lo  consideraron como el fundador del Egipto moderno, debido a las reformas radicales en la militar, económico y cultural.
También participó, con el beneplácito de los sultanes otomanos, en las guerras de Arabia, donde logró derrotar al ejército de la familia Saud que se había apoderado de Medina y Meca (1815). En esa guerra la mayor parte de la familia saudí fue capturada. El líder de la familia, Abdallah Ibn Saud, fue enviado a Estambul y ejecutado.
                                                                              Mohamed Alí Pasha en su corte

Las ambiciones imperiales de Alí Pasha lo llevaron a invadir Sudán. donde veía recursos valiosos que significaban territorio, oro y esclavos. En ese momento Sudán no tenía ninguna autoridad central real, las diferentes tribus utilizaban armamento primitivo en sus luchas internas. En 1820 Muhammad Ali envió un ejército de 5.000 soldados comandados por su tercer hijo, Ismail, hacia el sur con la intención de conquistar el territorio y someterlo a su autoridad. Las tropas de Mohamed Ali avanzaron en 1821, pero se encontraron con una fuerte resistencia. En última instancia, la superioridad del ejército egipcio y sus armas de fuego se impusiieron y logró conquistar el Sudán.                                                      
Mohamed Ali tenía ahora un puesto de avanzada para expandirse a la fuente del Nilo en Etiopía y Uganda. Su administración ya había capturado esclavos en las montañas de Nubia y los había incorporado en un regimiento de infantería.
El reinado de Mohamed Ali y el de sus sucesores inmediatos, es recordado en Sudán como brutal habiendo contribuido al desarrollo de las luchas independentistas locales.
En esa época el Imperio Otomano era desafiado por rebeliones étnicas en sus territorios europeos. El ejército otomano resultó ineficaz en sus intentos de sofocar la revuelta de las provincias griegas que comenzó en 1821. La violencia étnica se extendió hasta Constantinopla. Con su propio ejército demostrando ineficacia, el sultán Mahmud II ofreció a Muhammad Ali la isla de Creta, a cambio de su apoyo para sofocar la revuelta.
Muhammad Ali envió 16.000 soldados, 100 transportes, y 63 buques de escolta al mando de su hijo, Ibrahim Pasha.
Gran Bretaña, Francia y Rusia intervinieron para proteger a los griegos. El 20 de octubre 1827, en Navarino, toda la armada egipcia fue hundida por la flota europea de los aliados bajo el mando del Almirante Edward Codrington (1770-1851).
Con su flota esencialmente destruida, Egipto no tenía forma de apoyar a sus fuerzas en Grecia y se vio obligado a retirarse.
Para compensar esta pérdida, Muhammad Ali se preparó para la conquista de Siria.
Al igual que otros gobernantes de Egipto antes que él, Mohamed Ali deseaba controlar el Levante, tanto por su valor estratégico como por la riqueza de los recursos naturales; Además Siria era deseable como un estado tapón entre Egipto y el sultán otomano.
Una nueva flota fue construida, se organizó un nuevo ejército y el 31 de octubre de 1831 comenzó la Primera Guerra turco-egipcia.
Los egipcios invadieron la mayor parte de Siria y su interior con facilidad. La resistencia más fuerte tuvo lugar en la ciudad portuaria de Acre. El ejército egipcio finalmente capturó la ciudad después de un asedio de seis meses (1831-1832). Después de la caída de Acre, las fuerzas egipcias marcharon hacia el norte en Anatolia.
En la Batalla de Konya (21 de diciembre 1832), Ibrahim Pasha derrotó al ejército otomano dirigido por el visir Sadr Azam Reshid Pasha, con lo cual desaparecieron los obstáculos  para llegar a la propia ciudad de Constantinopla.                          Ibrahim Pasha en Acre

A través del curso de la campaña, y ante el temor de otra intervención proveniente de las potencias europeas, Mohamed Ali se manejó cautelosamente. Continuó la práctica de utilizar el nombre del sultán en las oraciones de los viernes en los territorios recién capturados y continuó circulando las monedas otomanas
Mientras las acciones no amenazaren causar el colapso completo del estado otomano, las potencias de Europa se mantuvieron como observadores pasivos.
El objetivo de Mohamed Ali era eliminar el actual sultán otomano Mahmud II y reemplazarlo con el hijo del sultán, el infante Abdülmecid.
Esta posibilidad alarmó tanto a Mahmud II, que aceptó la oferta de ayuda militar de Rusia, lo que a su vez resultó en la intervención directa del Reino Unido y Francia.
Las potencias europeas negociaron una solución por la cual Mohamed Ali se retiraría de Anatolia, como compensación recibiría la isla de Creta y el Hijaz, e Ibrahim Pasha serían nombrado Wali de Siria.
El Sultan Mahmud Ii, que no aceptaba la dominación egipcia en Siria, ordenó a sus fuerzas avanzar en la frontera.
Ante el avance de las fuerzas del Sultán Ibrahim las atacó y las destruyó en la batalla de Nezib (1839) cerca de Urfa. Constantinopla quedó nuevamente vulnerable a las fuerzas de Mohamed Ali. Agravada ´porque la flota otomana defeccionó al bando egipcioi.
Ya con la situación dominada Mohamed Alí exigió numerosas concesiones territoriales y autonomía política para él y su familia.
Sin embargo, los británicos y austríacos no estaban de acuerdo con el fortalecimiento de Mohamed Alí y despacharon sus armadas para bloquear la costa del delta del Nilo, bombardearon Beirut y tomaron la ciudad de Acre.  
Muhammad Ali se vio forzado a renunciar su control sobre Creta y el Hejaz y reducir su armada y ejército. A cambio obtendría la aceptación de su reinado hereditario sobre Egipto y Sudán. Luego de estas derrotas en Siria y la debacle económica en que se encontraba su reino, Mohamed Alí tuvo un deterioro físico y mental que finalmente terminó con su muerte en 1949.                                                                      Invasión napoleónica de Egipto
Lo sucedió su nieto Abas Pashaque reinó brevemente de 1849 a 1854 año en que fue muerto por dos de sus esclavos. Su lugar lo tomó su tío Said Pasha (que era menor que él).  Said gobernó por 9 años hasta 1863 y fue sucedido por Ismail Pasha que rigió Egipto como un estado cuasi-independiente bajo la soberanía nominal tomana hasta la ocupación británica de 1882.
Ismail, al igual que su abuelo Mohamed Ali Pasha, modernizó considerablemente Egipto y Sudán durante su reinado, invirtiendo fuertemente en el desarrollo industrial y económico, la urbanización y la expansión de las fronteras del país en África.

La influencia británica y la decadencia final del Imperio Otomano

En 1879, el Sultán otomano forzado por la presión británica, depuso a Ismail  y su lugar lo ocupó su hermano Tewfik. Éste se caracterizó por su debilidad en los asuntos de estado facilitando aún más el control de la política de Egipto por parte de las potencias europeas.
Al morir Tewfik, en 1892, lo sucedió su hijo, Abbas II, quien fue el último jedive de Egipto y Sudán. Gobernó desde el 8 de enero 1892 al 19 de diciembre de 1914
En 1914, después de que Turquía se unió a las Potencias Centrales en la Primera Guerra Mundial, los británicos eliminaron a Abas II por considerarlo demasiado nacionalista y pro-otomano y lo sustituyeron por su tío más pro-británico, Hussein Kamel, En ese momento Egipto fue declarado Sultanato bajo protección británica, marcando el final de la era otomana en el país que había comenzado casi 400 años antes en 1517

(continúa)

No hay comentarios: