jueves, 17 de diciembre de 2015

Las plantas psicoactivas y sus efectos

Danilo Antón
 Los contenidos necesarios para que estas sustancias tengan efectos apreciables son variables. Se necesitan unos 500 mg de mescalina o 0.1 mg de LSD para desencadenar procesos de psicoactividad en un individuo adulto. La psilocibina actúa a los 20-30 minutos de ingerida y su efecto dura unas 5 a 6 horas. La mescalina comienza a tener resultado a las dos o tres horas, pero su influencia dura más de 12.
Con el tiempo, y luego de su consumo repetido, los individuos desarrollan una cierta tolerancia fisiológica para la mayoría de las sustancias psicoactivas.
En un marco ambiental y social apropiado, la persona que se somete a la experiencia psicoactiva puede sentirse inundada con experiencias visuales y auditivas, la luz y los sonidos se perciben intensificados, los colores se ven vivos y brillantes, las imágenes son numerosas y persistentes, los detalles agudos y la percepción del espacio se acentúa. Al mismo tiempo, se produce un cambio en los sentimientos y en la conciencia, se funden el objeto y el sujeto, se tiene la sensación de flotar, la persona puede sentirse vacía o en comunión con el universo.
Todas estas sensaciones varían de acuerdo al tipo de sustancia, dosis, personalidad del individuo receptor y contexto en que ocurre la experiencia.
Cuando la administración o ingestión del compuesto se hace en condiciones inapropiadas, o en dosis excesivas, los efectos pueden ser negativos, y en casos extremos, letales.
De todas maneras, estas características no son únicas de las plantas psicoactivas. Todas las sustancias naturales pueden causar daños en la salud e incluso la muerte cuando se las consume inadecuadamente.

Comunicación entre ciertas plantas especiales y los seres humanos

Algunas plantas con propiedades psicoactivas, tal vez todas, son capaces de comunicarse de alguna forma con los seres humanos que se ponen en contacto con ellas, ya sea ingiriéndolas, masticándolas o fumándolas. Las experiencias obtenidas parecen ser el resultado de algún tipo de intercambio. Es difícil saber si se trata de un mensaje real que proviene de la planta, ya sea químico o electromagnético, si es simplemente una reacción del invididuo que experimenta la visión, o si se producen ambas cosas a la vez.
Para el paradigma científico oficial, las alucinaciones no son más que eso, alucinaciones. Para los chamanes del pasado y del presente son mensajes que provienen de las plantas. De acuerdo a ellos, las plantas son las "Maestras"; en ellas están contenidos el conocimiento, la sabiduría, las esencias del pasado y las verdades del futuro.
Del libro "Pueblos, Drogas y Serpientes", Danilo Antón, Piriguazú Ediciones
Blog in English:


No hay comentarios: