viernes, 9 de junio de 2017

El absurdo bloqueo saudita a Qatar con la insólita complicidad de los EEUU (Donald Trump)
Danilo Antón

Qatar es un emirato muy particular de la costa d
el Golfo Pérsico. 
Una de sus particularidades es que, con 145,000 U$S dólares por persona y por año, es el estado con el mayor ingreso per cápita del mundo.
Otra particularidad es su pequeño tamaño, apenas 11,580 km2 con 2,600,000 habitantes de los cuales solamente 300,000 son oriundos de Qatar, 2,300,000 son extranjeros, generalmente trabajadores migrantes de países asiáticos.
Su territorio es extremadamente árido, con temperaturas estivales muy elevadas (pueden llegar a 50 grados Centígrados). Prácticamente no hay suelos agrícolas naturales, la escasa producción estaba limitada a palmas datileras, cría extensiva de camellos y cabras, pesca en sus costas del Golfo y buceo para la extracción de ostras perlíferas. 
Con esos limitados recursos naturales no extraña que tradicionalmente la población fuera muy escasa. En 1904 ascendía apenas a 27,000 habitantes.
Tampoco había demasiado interés de apoderarse el territorio por parte de las potencias. Con todo. a fines del siglo XIX, Qatar fue incorporado al Imperio Otomano y a partir de 1916 fue integrado al Imperio Británico con el status de “Protectorado”.
En el año 1971 el Emirato obtuvo su independencia. En ese momento la población ascendía a 112,000 habitantes. 

Desde 1940 se había descubierto petróleo, al principio la producción creció lentamente, pero en los últimos 25 años, tras el descubrimiento de potentes yacimientos de gas natural, creció significativamente transformando a Qatar en uno de los más acaudalados del mundo, llegando a ingresos de 145,000 dólares por persona (per capita). 
Esos cuantiosos ingresos permitieron que el país invirtiera sus recursos financieros de múltiples formas, obras públicas, creación de una gran aerolínea de alcance mundial, compra de equipos deportivos profesionales, establecimiento de una agencia de noticias (Al Jazeera) y colaboración con otros gobiernos y organizaciones politicas aumentando su influencia regional y global.
Arabia Saudita ha experimentado algunos cambios a nivel gubernamental. El rey actual es Salman ibn Abdul Azizhijo pero el gobierno efectivo lo lleva a cabo su hijo Mohammed ibn Salman (aunque formalmente el príncipe de la corona y sucesor del rey es Muhammed bin Nayef que en este momento no tiene ningún poder habiendo quedado al margen de las decisiones políticas.

A partir de la toma del poder por Mohammed bin Salman Arabia Saudita comenzó a desarrollar políticas expansionistas agresivas. Ello se ha podido comprobar en los continuos bombardeos en Yemen (combatiendo al gobierno houthi con tendencias shiitas) al frente de una coalición controlada por el reino saudita y con apoyo decidido de los EEUU.                                                                                                                Principe Mohamed ibn Salman
La torpe visita de Donald Trump a Arabia Saudita, aceptando irresponsablemente las sugerencias sauditas del rol de Qatar en el fomento al terrorismo, creó las condiciones para la crisis actual. Con el visto bueno de los EEUU, Arabia Saudita decidió una ofensiva generalizada contra Qatar, incluyendo ruptura de relaciones, expulsión de diplomáticos y ciudadanos qataríes, prohibición de sobrevuelo del espacio aéreo por la aerolínea Qatar Airways, cierre de las oficinas de Al Jazeera en Arabia, etc. La decisión saudita fue acompañada por los Emiratos Árabes, Bahrein, y Egipto, Maldivas y varios movimientos pro-sauditas del Medio Oriente.
El bloqueo a Qatar deja al emirato parcialmente aislado con una única salida aérea y marítima por el territorio y aguas continentales de Irán. Al mismo tiempo, el presidente de Turquía decidió aprovechar la ocasión para intervenir “apoyando” al gobierno de Qatar estableciendo una base en territorio qatarí y enviando tropas. 
                                                                                     Tamim bin Hamad Al Thani, Emir de Qatar
En resumen, Qatar está obteniendo el apoyo de Irán y Turquía. Si la situación se pone más tensa puede aparecer el apoyo indirecto de Rusia.
Si fuera así, ocurriría una situación geopolítica insólita. Los hiper-enemigos de toda la historia: Persia (Irán), Turquía (Imperio Otomano) y Rusia (Imperio Zarista), que casi siempre han estado enfrentados millitar y políticamente, podrían aliarse apoyando al Qatar.
Del otro lado estarían Arabia Saudita (y sus países dependientes económicamente, incluyendo Egipto y Bahrein), los Emiratos Árabes e insólitamente, los Estados Unidos.
Los EEUU entrarían en un conflicto regional en una posición de gran torpeza y alta vulnerabilidad. Tal vez Trump dé marcha atrás, pero probablemente no lo haga generando una situación de gran incertidumbre para la región y para el futuro.

No hay comentarios: