jueves, 13 de octubre de 2016


El petróleo NO es de origen fósil

Una teoría sobre la dinámica del interior de la Tierra que se ajusta a los datos de la realidad

Danilo Antón
Uno de los principales procesos del dinamismo interno de estos astros es la desgasificación. Ésta implica el ascenso gradual de ciertos elementos o compuestos relativamente livianos, que asumen estado gaseoso en rangos de presión y temperatura subsuperficiales y superficiales. Las principales moléculas que forman parte de las envolturas gaseosas de los planetas son de nitrógeno, metano, dióxido de carbono y agua. El nitrógeno es relativamente abundante y por lo tanto al contraerse y calentarse el interior planetario tiende a exudarse hacia el exterior formando «atmósferas nitrogenadas» (cuando la gravedad del planeta es suficiente para retenerlas). Debido a su carácter químicamente estable no se combina mayormente en su ascenso o en su estancia en la atmósfera.
El carbono y sus compuestos hidrogenados, por el contrario, suelen tener un comportamiento químico mucho más activo, particularmente en presencia de algunos minerales oxigenados, como son los óxidos metálicos y los sulfatos. Las fracturas producidas en el interior planetario por la compresión, distención y calentamiento así como por las mareas astronómicas, facilitan el ascenso.
Al combinarse con el oxígeno, el metano: CH4 (que es la molécula más común en los interiores planetarios) genera CO2, CO y H2O, dependiendo de la disponibilidad de oxígeno. Los fluidos carbonosos así formados se inyectan en las masas sólidas generando presiones laterales en las fracturas, ensanchándolas y lubricándolas. De esa forma se posibilita el movimiento de los bloques rocosos, con producción de sismos y eyecciones de gases.
Se considera que la mayor parte del carbono atmosférico y oceánico terrestre se ha inmobilizado bajo la forma de carbonatos. Esta composición puede ser explicada lógicamente a través de las teorías de la desgasificación planetaria, del origen mineral del petróleo y gas y de la ocurrencia de procesos de oxidación en las capas subsuperficiales. Algunos autores (Thomas Gold, 1992 y 1999) atribuyen al metabolismo de poblaciones hipertermobacterianas subterráneas la ocurrencia de dicho proceso. Cuando el metano en su ascenso llega a los 5-10 kilómetros de profundidad con temperaturas por debajo de los 150 grados centígrados se encuentra con una numerosa flora subterránea de bacterias. A estas bacterias se las denomina hipertermobacterias pertenecientes al Dominio de las Archea. Estas bacterias basan su metabolismo en la oxidación del metano, produciendo H2O y CO2 a partir de óxidos, sulfatos y otras sales. De esa manera se generan óxidos reducidos (p.ej. magnetita), sulfuros (pirita, calcopirita, etc) y otros Parte del metano sobrevive y emerge en los fondos oceánicos y continentes oxidándose en la atmósfera (formando CO2). La oxidación de gran cantidad de CH4 da lugar a la formación de agua que también se incorpora a la atmósfera. Esta agua de origen "bioquímico" se agrega a las aguas aporttadas por ometas, asteroides y meteoritos. 


La surgencia de este conjunto de aguas profundas (o "juveniles") arrastra sales diversas y se acumula en la superficie formando océanos y otros cuerpos acuáticos. El metano presenta surgencias en todos los sitios donde hay conductos (fracturas) que alivian la presión y permiten su ascenso. En el fondo marino, donde la corteza es más delgada, existen innumerables fuentes de emanación de metano y subproductos (vapor de agua, dióxido de carbono). En presencia de aguas frías el metano se mezcla con éstas dando lugar a la formación de hidratos de metano.que en algunos fondos oceánicos puede tener espesores de varias decenas de metros.

No hay comentarios: