jueves, 27 de octubre de 2016

El gas y el petróleo son prácticamente inagotables, 
los precios son políticos y especulativos
Danilo Antón
Una de las noticias más importantes y permanentes en los medios de difusión periodísticos nacionales y mundiales son las variaciones irregulares de los precios del petróleo. Cuando la tendencia es ascendente toma cuerpo una alarma generalizada de que el aumento se debe a la disminución de las reservas existentes y de que el petróleo se va acabar muy pronto. ¿Que vamos a hacer?.
De pronto, en forma inesperada el precio del barril que superaba los 120 dólares comenzó a bajar hasta arañar los 20 dólares y luego comenzó a subir nuevamente. ¿Como se explica?
Los vaticinios de la escasez de hidrocarburos, que por ser fósiles (hipotéticamente) estaban limitados solamente a las capas superiores de la corteza terrestre estaban en vías de agotamiento, han sido refutados por la terca realidad.
A la luz de muchos datos (que rompen los ojos) la creencia del origen fósil de petróleo se ha transformado en unpresupuesto de tipo dogmático cuya veracidad es, por lo menos, dudosa.
En realidad, los precios de los hidrocarburos, en particular los precios del petróleo líquido, están muy poco relacionados a la abundancia o la escasez, y en cambio son el resultado de decisiones políticas y movimientos financieros especulativos.
Cuando convenía aumentar los precios para incrementar las ganancias de las empresas petroleras, se tomaban las medidas políticas para que ello ocurriera, generalmente por el desencadenamiento (a veces muy artificial) de guerras en los países petroleros (p.ej. Irák, Irán, Kuwait, Libia).
Luego los vaivenes de la geopolítica internacional, y debido a la renovación de la Guerra Fría, resultó conveniente bajar los precios como instrumento para debilitar a los enemigos de EEUU en la escena internacional: Rusia y sus aliados, Irán y en menor grado Venezuela.
Este descenso de precios, también artificial, produjo solo en parte las consecuencias esperadas por los grandes poderes (sobre todo los grupos económicos que controlan los Estados Unidos y Europa Occidental) porque terminó afectando también a Arabia Saudita, que aunque parezca mentira está teniendo problemas financieros.
Debido a ello, están habiendo conversaciones de aliados supuestamente irreconciliables:
Rusia e Irán, por un lado, y Arabia Saudita por el otro, y a través de posibles acuerdos de congelación de la producción lograron subir el precio del barril a 50 dólares.
Como se ve la política internacional es cada vez menos cuestión de ideas, y al final de cuentas, los intereses económicos y políticos son los que mandan.


Más info en los libros “Petróleo y gas: ¿Inagotables?” y “Tierras de Pocas Lluvias y Mucha Sangre” de Piriguazú Ediciones que se pueden obtener a través de dantonster@gmail.com.


No hay comentarios: