domingo, 7 de febrero de 2016

¿De  donde viene el carbono existente en la Tierra?
D.Antón
En algunas ocasiones la importancia del elemento carbono en los procesos planetarios y geológicos se ha subestimado. En el Sistema Solar el carbono se encuentra en forma no oxidada en los planetas gigantes exteriores como Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. En esos planetas el carbono se manifiesta como metano, etano y otros hidrocarburos. Eso mismo ocurre en Titán, el satélite de Saturno, donde el carbono aparece como metano, etano y otros hidrocarburos en forma alternativamente líquida, sólida o gaseosa dependiendo de la temperatura. En Venus y Marte el carbono aparece oxidado en CO2 representando más del 95% de las masas atmosféricas. En la Tierra, una parte del carbono se encuentra bajo formas no oxidadas (carbón, petróleo crudo, gas natural, etc) y otra parte bajo formas oxidadas como el CO2 en la atmósfera (400 ppm) y los carbonatos en calizas y otras formaciones geológicas calcáreas.
La pregunta que surge es la siguiente: ¿De dónde viene el carbono de la Tierra? Las respuestas son varias, pero hay dos explicaciones posibles. Puede ser un compuesto original existente desde el momento en que se formó el planeta o resultó del ascenso de metano (y otros hidrocarburos) a través de la corteza. La primera teoría se relaciona con la teoría biogénica de formación del petróleo y la segunda a la hipótesis del origen abiótico. Thomas Gold fue un partidario enérgico de la segunda teoría. Aquí reproducimos sus puntos de vista sobre el ciclo del carbono y la formación de los carbonatos en la corteza terrestre.

Evicencias que se pueden obtener del registro geológicos de los carbonatos terrestres (1)
Thomas Gold
Los sedimentos superficiales y subsuperficiales en la Tierra son aproximadamente cien veces mayores que el total de carbono que se habría derivado de la molienda de todas las rocas de los basamentos cristalinos del planeta que habrían contribuido a formar dichos sedimentos.
La superficie terrestre está por lo tanto enormemente enriquecida en carbono. Este enriquecimiento requiere una explicación. La cantidad total de carbono contenido en los sedimentos y en la superficie se estima promedialmente en alrededor de 200 toneladas por cada metro cuadrado de la superficie de la Tierra.
Una quinta parte de todo este carbono se presenta en forma no oxidada, incluyendo varias formas de carbón, petróleo crudo, kerógeno (compuestos carbonosos distribuidas difusamente en las rocas) y gas natural, ya sea como gas libre o en forma de hidrato de metano congelado. Además, hay una fina capa de material biológico vivo o en descomposición. Esta última categoría, en mi opinión, la única forma de carbono demostrablemente de origen biológico y que representa sólo una fracción muy pequeña del carbono no oxidado total.
Los otros cuatro quintos de carbono están bajo forma oxidada, principalmente por compuestos de caliza (carbonato de calcio), y dolomita (una mezcla de carbonato de calcio y de magnesio). Gran parte de este carbonato fue depositada en los oceános, derivada del carbono del complejo atmosférico-oceánico de CO2.. En los océanos el carbono precipita como carbonato, naturalmente en la columna de agua a partir de dióxido de carbono disuelto y de varios óxidos de calcio y magnesio, o biológicamente por la acción de organismos que lo utilizan para construir conchas o esqueletos.
De “The Deep Hot Biosphere”, Thomas Gold, 2001.

Se puede ampliar la información en “¿Inagotables?.Petróleo y Gas Natural.”,Danilo Antón, Piriguazú Ediciones.

No hay comentarios: